Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2019-08-30
Tipo:   Prensa Escrita
Página(s):   A7
Sección:   VIDA - CIENCIA - TECNOLOGÍA
Centimetraje:   24x27

  • Pie de Imagen
    Los glaciares que se derriten darán primero demasiada agua y después muy poca a miles de millones de personas que dependen de ellos, según el informe. En la foto, el glaciar Apusiajik, en la costa sudeste de Groenlandia, es uno de los afectados por el aumento de temperatura.
    Borrador del documento sobre océanos de los científicos del IPCC:
    Cambio climático traerá gran mortandad de especies y trastornos en los ecosistemas marinos
    El Mercurio
    Informe completo sobre el estado de los mares, tema eje de la próxima COP25 en Santiago, será presentado a la ONU a fines del próximo mes.
    Los mismos océanos que contribuyeron a la evolución del ser humano acabarán aportando miseria a escala global si no se reduce pronto la contaminación de CO2 que está dañando el entorno marino. Así lo asegura el borrador del informe especial sobre océanos y zonas heladas que prepara el Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) para la ONU y que filtró ayer la agencia AFP. Los océanos absorben la cuarta parte de las emisiones de CO2, así como más del 90% del calor adicional que han generado las emisiones de gases de efecto invernadero desde 1970.

    Sin esta esponja marina, el calor en la Tierra ya sería insoportable para las especies. Pero esta acción tiene un costo: la acidificación está alterando la cadena de alimentación de los océanos y las olas de calor marinas están creando vastas zonas muertas. Se advierte que los cambios destructivos que están en curso pueden hacer declinar fuertemente las reservas de peces, multiplicar por mil los daños causados por las súper tormentas y dejar sin techo a cientos de millones de personas por la subida del nivel del mar producto del derretimiento de los glaciares y plataformas antárticas, así como por la pérdida del permafrost (suelo congelado). El futuro de los océanos será justamente el tema eje de la Conferencia de las Partes sobre Cambio Climático (COP25), que se realizará en Santiago en diciembre próximo.

    El informe indica que grandes ciudades costeras como Shanghái, Miami y Nueva York son muy vulnerables a la subida del nivel del mar, que se prevé sea de un metro comparado con fines del siglo XX si no se reducen las emisiones. A juicio de Carlos Gaymer, director del Núcleo Milenio Ecología y Manejo Sustentable de Islas Oceánicas (ESMOI), el informe se queda corto, especialmente en los impactos que sufrirán los ecosistemas y en el hecho de que, aunque se tomen medidas ahora, sus efectos se van a notar a mediano y largo plazo. 'Cuanto más se atrasen, más riesgo hay de que los efectos sean irreversibles'. El especialista de la UCN considera que, por ejemplo, se habla poco del impacto que tendrán estas grandes tormentas y marejadas en los organismos marinos, con riesgos de mortalidad masiva producto de las varazones.

    Esto podría afectar a bancos de machas y almejas, por ejemplo, importantes fuentes de alimento. El aumento de la temperatura, a su vez, generará cambios en la distribución de las especies, que se moverán de aguas más a menos cálidas. En el caso de Juan Fernández, se ha comenzado a ver con más frecuencia los atunes. 'Unos dicen que es bueno para la pesca, pero como se trata de un depredador tope, podría arrasar con especies que son fundamentales para la economía local', explica Gaymer. Aunque el futuro que se prevé es complicado, existen herramientas que ayudan a reducir tales impactos.

    A su juicio, una de las más importantes es la creación de áreas marinas protegidas. 'Son verdaderos amortiguadores del cambio climático. Al ser áreas en mejor estado de conservación, son más resistentes y resilientes', explica. Si bien Chile y muchos países han avanzado rápido en su creación, la mayoría se concentra en zonas oceánicas remotas y deshabitadas. En el caso nacional, apenas cubren un 1% de la costa. 'Un importante avance sería crear una gran área marina protegida en el sector del archipiélago Humboldt de la Higuera a Freirina, que es un sitio de prioridad mundial'.

    En opinión de Gaymer, si el país diera esta señal en la próxima COP, se luciría ante los ojos del mundo. Para el oceanógrafo Víctor Ariel Gallardo, de la U. de Concepción, lo fundamental es intensificar el estudio y monitoreo de los océanos, y que este se coordine sobre la base de grandes regiones o ecosistemas marinos del planeta. Sugiere aprovechar la cumbre para que la comunidad internacional apoye la creación en Chile de un gran centro o instituto oceanográfico regional internacional dedicado al estudio del gran ecosistema marino de Humboldt y el mar patrimonial adyacente. Este podría servir de modelo para centros o institutos oceanográficos de otras regiones.

    Recuadro
    - ‘‘¡Por favor, no culpemos ahora a los océanos de las catástrofes que vienen! Todo era perfectamente esperable tras la orgía ambiental que se ha prolongado a lo largo de dos o tres generaciones'. VÍCTOR ARIEL GALLARDO OCEANÓGRAFO U. DE CONCEPCIÓN
    Pie de pagina
    RICHARD GARCÍA-