Nex Prensa Internet
Ayaan Hirsi Ali, “la infiel, nómada y hereje” que visitará Chile en enero
Ellibero.cl
Pais:   Chile
Fecha:   2018-12-26
Sección:   Actualidad Informática
URL: Link
Invitada por La Otra Mirada, la ex diputada holandesa de origen somalí estará en el país para abordar la necesidad del Islam de renovarse y hablar de cómo la sociedad musulmana ha tratado a las mujeres. "Ha dedicado su vida al activismo, a defender los valores de la sociedad occidental', señala el director de Relaciones Internacionales de la Fundación para el Progreso.
'Su vida ya dice mucho', explica Rafael Rincón-Urdaneta -director de Estrategia y Relaciones Internacionales de la Fundación para el Progreso y miembro del equipo de La Otra Mirada-, sobre la visita que realizará la intelectual y activista somalí Ayaan Hirsi Ali a Chile el próximo 15 de enero para dictar una charla organizada por la entidad creada por Nicolás Ibáñez.

'Infiel, nómada, hereje' se llama la cita que encabezará la activista, un nombre que para Rincón-Urdaneta resume muy bien la vida de la somalí que a los 23 años se refugió en Holanda para evitar evitar un matrimonio forzado. 'Ella es una persona valiente, que ha dedicado su vida al activismo, a defender la libertad en Occidente, a reivindicar los valores de la sociedad occidental', señala el director de Relaciones Internacionales de la FPP.

Nacida en 1969 en Mogadiscio, la capital de Somalia, Hirsi Ali tuvo una infancia marcada por el exilio que sufrió junto con su familia en diversos países de África y Medio Oriente. Arabia Saudita, Etiopía y Kenia fueron los países que los acogieron, a raíz de la militancia de su padre en el Frente Democrático de Salvación Somalí. Otro aspecto que marcó su niñez fue la mutilación genital femenina a la fue sometida -al igual que la mayoría de las niñas musulmanas africanas-, experiencia que la motivó a convertirse en una opositora de esta práctica.

En medio del exilio, Hirsi Ali abrazó el Islam impulsada por 'La Hermana Aziza', una profesora de religión de una escuela coránica en la estuvo durante su paso por Kenia. Aunque comenzaría a cuestionar su fe al terminar su formación escolar. No obstante, el giro en su vida se produciría en 1992, año en el que su padre concertó su matrimonio con un primo lejano que vivía en Canadá. Sería el comienzo de otro exilio.

Inicialmente estaba presupuestado que ella viajara hasta Alemania para luego tomar rumbo a América, pero el itinerario nunca se concretó pues la futura activista puso como objetivo Holanda, país en el que pidió refugio, condición que le sería concedida un año después.

En los Países Bajos, la joven somalí estudió Ciencias Políticas y trabajó en el Wiardi Beckman Stichting, el centro de estudios del Partido Laborista Holandés. Fue en 2001, tras los atentados del 11 de septiembre, que Hirsi Ali comenzó a a cuestionar su fe y a ganar protagonismo en la política holandesa. De hecho, dos años después fue electa como diputada del Parlamento, apoyada por el Partido Popular por la Libertad y la Democracia.

Fue en 2004, que la activista y política somalí publicó su primer libro The Caged Virgin (traducido al español como 'Yo acuso'), texto en el que recopila una serie de ensayos en los que expone la situación que viven las mujeres en las sociedades musulmanas, desde las mutilaciones genitales en la niñez pasando por los matrimonios forzados hasta los asesinatos de honor. En su libro no solamente critica la violencia y maltrato de la sociedad musulmana en general, sino que también lo hace a través de su propia historia y su familia.

El 29 de agosto de ese año, se emitió en la Televisión Pública Holandesa el cortometraje 'Sumisión', realizado por el cineasta Theo van Gogh a partir del guión de Hirsi Ali, en el que una actriz interpreta a cuatro mujeres que fueron abusadas de diferentes maneras. El metraje causó que varios musulmanes amenazaran a la entonces diputada holandesa e incluso motivó que los embajadores Arabia Saludí, Malasia, Sudán y Pakistán solicitaran que fuera expulsada de su partido. Tres meses después, el 2 de noviembre, Van Gogh fue asesinado por Mohammed Bouyeri, un musulmán holandés de origen marroquí, quien en el cuerpo del cineasta dejó una nota con amenazas a la activista somalí.



Su período como diputada terminó de forma anticipada en el 16 de mayo de 2006, cuando la ministra de Inmigración holandesa, Rita Verdonk, decidió retirar la nacionalidad a Hirsi Ali debido a que la activista somalí falsificó su nombre y fecha de nacimiento en la solicitud de refugio que presentó en 1992. La decisión de la secretaria de Estado, quien pertenecía al mismo partido que la ex diputada provocó una crisis en el gobierno neerlandés, debido a que la coalición política se dividió frente a la decisión de retirarle la ciudadanía. De hecho, el entonces Primer Ministro holandés, Jan Peter Balkenede, presentó su renuncia renuncia un mes después, luego que la escritora somalí recuperara la nacionalidad holandesa.

A raíz de este hecho, Hirsi Ali decidió radicarse en Estados Unidos, país en el que trabajó en la organización no gubernamental American Enterprise Institute, que asesoró al gobierno del Presidente George W. Bush. Ese mismo año publicó la primera parte de su autobiografía Infidel ('Mi vida, mi libertad', en español), la cual sería completada en 2010 con el libro Nomad ('Nómada').

Esto será parte de lo que la activista contará en su charla del próximo 15 de enero, comenta Rincón-Urdaneta, quien tuvo la oportunidad de hablar con ella y entrevistarla, en una publicación que saldrá próximamente. El director de Estrategia y Relaciones Internacionales de la Fundación para el Progreso además cuenta que Hirsi Ali abordará la advertencia que realiza sobre la necesidad del mundo musulmán de renovarse. Ideas que plantea en sus dos últimos textos: Heretic ('Hereje', 2015) y The Challenge of Dawa: Political Islam as Ideology and Movement and How to Counter It (2017).