Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2017-12-22
Tipo:   Prensa Escrita
Página(s):   16
Sección:   SERVICIOS - PSICOLOGÍA
Centimetraje:   33x28
Sepa qué hacer si su puntaje en la PSU no lo deja "saltando en una pata"
La Prensa _Tocopilla
Especialistas dicen que si el resultado que obtuvo no le permite quedar en la carrera deseada, busque una segunda opción. También recomiendan volver a preparar la prueba, en vez de tomar un año sabático.
La ansiedad por conocer los resultados de los cerca de 300 mil jóvenes que rindieron la Prueba de Selección Universitaria (PSU) terminará, por fin, el próximo martes, cuando se sepan los puntajes obtenidos en el examen. Claro que entonces comenzará una nueva ansiedad: la de saber si quedará en la carrera deseada.

La jefa de carrera de Psicología de la Universidad del Pacífico, Carmen Gutiérrez, sostiene que, si no obtuvo un buen puntaje, debe "evaluar las razones de ese resultado y diferenciar entre las causas; cuáles son las que se pueden modificar y cuáles no. Ese análisis va a definir los escenarios posibles y, con ello, los cursos de acción".

La experta advierte que los resultados de la PSU no son los únicos elementos para decidir una posible acción a seguir, y que tampoco definen las capacidades de una persona.

"En este punto es fundamental el rol de los padres", recalca.

La oferta académica

Sobre qué hacer tras obtener los resultados, Alejandra Cheyre, psicóloga de la Facultad de Educación de la Universidad del Desarrollo, plantea que "todo dependerá de la oferta académica que haya en ese momento. Hay algunas carreras afines a las cuales se puede ingresar, para luego cambiarse con la primera opción. Algunos estudiantes deciden preparar nuevamente la PSU, tomando conciencia de que la causa de un mal puntaje fue la baja preparación".

Añade que para optar por una alternativa hay que tener claro que "todas estas decisiones son muy relativas, ya que dependen del tipo de carrera a la que se postule, a las normativas y reglamentos de admisión que tenga cada universidad, y a las opciones de financiamiento universitario que tenga ese estudiante".

Segunda opción

El decano de Psicología de la Universidad San Sebastián, Claudio Orellana, recalca el valor de vivir la frustración y no entrar a una carrera sin estar convencido, "o sólo por satisfacer las expectativas de la familia. Lo anterior no quiere decir que no se pueda estudiar algo que no estaba en el horizonte de posibilidades iniciales; pero hay que hacerlo teniendo claro que puede que requiera un tiempo sentirse cómodo en esa carrera".

Sergio Espinoza Parra, psicólogo y académico de la Universidad Bernardo O'Higgins, dice que evaluar una segunda alternativa de carrera si es que no le alcanzó el puntaje de la PSU para su opción inicial, ayudará a preguntarse: ¿Para qué soy bueno? ¿Qué es lo que me gusta hacer? Esto, de manera de que "la posibilidad de encontrarle sentido a la segunda opción parta de una adecuada madurez vocacional, de saber cuáles son mis intereses, cuáles son mis motivaciones y necesidades".

"Cuando se logre saber para qué se es bueno, se define un área, de esta manera se puede tener una primera, segunda o tercera opción enmarcada en esa área y que tiene sentido para el joven postulante", destaca el académico.

Preuniversitario

El experto plantea que, en caso de estar indeciso, una buena opción es realizar un preuniversitario.

"Esto puede ayudar con la desesperación, la angustia, la desorientación, de no saber qué carrera tomar", dice Espinoza.

De esta manera, además de prepararse para rendir nuevamente la PSU y trabajar las áreas que resultan más difíciles, se puede recurrir a otras herramientas del preuniverstario, como las consultas con psicólogos.

Evitar el año sabático

Muchos de los postulantes que no obtienen los resultados esperados en la prueba, piensan en tomar la alternativa de un año sabático.

Sin embargo, Gutiérrez afirma que esto no es una buena idea, desde el punto de vista académico.

"Si pensamos en un joven que ha egresado recién del colegio, que está en proceso de construir su proyecto de vida, un año sabático, sin orientación, metas o propósitos, no es conveniente. Menos si la razón de ello es porque no pudo concretar sus planes. Los jóvenes necesitan estructura y un propósito. Si no pudo concretar su sueño, prepárese, haga lo que tenga que hacer para lograrlo", precisa Gutiérrez.

Añade que buscar un empleo podría ser otra forma de mantenerse activos y con una rutina diaria, y , además, contar con un ingreso propio.

Recuadro
>> "La posibilidad de encontrarle sentido a una segunda opción parte de una adecuada madurez vocacional, saber cuáles son mis intereses"
Sergio Espinoza, académico de la Universidad Bernardo O'Higgins"

>>¿CÓMO CONTAR QUE LE FUE MAL?

1.-Revisar qué tan impactado quedó con la noticia

"Dar la noticia de que nos fue mal en la PSU puede llegar a ser una situación causante de un gran malestar, tanto en la persona que la recibe como para la que la da", afirma el académico de la Universidad Bernardo O'Higgins, Sergio Espinoza. Afirma que, antes de hablar con el resto del tema, es necesario reflexionar sobre los sentimientos que generan en mí el no tener el resultado esperado y pensar en las posibles reacciones que tendrá el entorno.

2.-Elegir un buen momento

Otro punto relevante es escoger una instancia adecuada para conversar con la familia sobre los resultados obtenidos en la PSU: "Si es posible, elige bien el momento en el que la otra persona no esté ni muy estresada, ni especialmente excitada por cualquier circunstancia, ya que esto podría hacer que la noticia tenga un mayor impacto emocional y que, en ese momento, vaya a recordarse como una experiencia aún más desagradable", dice Espinoza a La Estrella.

3.-Empezar contando lo más importante

El especialista también advierte que, al revelar que se obtuvo un bajo puntaje, hay que preocuparse de estructurar bien el discurso: "Es fundamental que empieces hablando sobre la información que debes dar, sin rodeos, ya que eso enrarecerá el ambiente y será incoherente con todo lo que has hecho antes. Una vez que hayas dicho lo importante, puedes contar los detalles, si crees que es oportuno, y la otra persona está en disposición de seguir escuchando", dice el psicólogo.
Pie de pagina
Natividad E. y Camila E.-