Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2019-03-04
Tipo:   Prensa Escrita
Página(s):   C5
Sección:   NACIONAL
Centimetraje:   26x28

  • Pie de Imagen
    CAMPAÑAS .—Gran parte de las políticas públicas sobre cáncer busca la realización de exámenes preventivos para lograr un diagnóstico temprano
    Casos que se detectan en el sector público, además, son de mayor gravedad:
    Mujeres de Fonasa acceden a menos exámenes preventivos de cáncer que las de isapres
    El Mercurio
    Falta de médicos especialistas y equipamiento necesario, pero también carencia de información, aparecen como las razones de estas diferencias, según pacientes.
    La detección precoz del cáncer es fundamental para asegurar la sobrevida de los pacientes, quienes con distintos tratamientos o cirugías pueden evitar su desarrollo o superar la enfermedad. Sin embargo, aun cuando las pruebas diagnósticas están incluidas en el plan AUGE, no todos acceden a estas.

    Un análisis hecho por la consultora en salud Altura Management analizó la situación de tres cánceres que afectan a las mujeres: cervicouterino, de mamas y vesícula (que ataca al doble de mujeres que hombres). Y el estudio detectó que las afiliadas a Fonasa acceden menos a tratamientos preventivos. En el caso del cáncer cervicouterino, la investigación estimó que en isapres se realizan 33 mil papanicolau por cada cien mil mujeres mayores de 25 años.

    Es decir, las beneficiarias se realizan un examen cada tres años, tal como lo recomienda el Ministerio de Salud. En Fonasa, en cambio, la cifra es de 21 mil por cada 100 mil, lo que se traduce en uno cada 4,7 años. Al analizar las mamografías, la situación es similar: hay 220 exámenes por cada 100 mil afiliadas a Fonasa, mientras en isapres son 324. Y en cáncer a la vesícula, en el seguro público hay 802 colecistectomías por cada 100 mil y en el sistema privado son 881.

    Esta diferencia se manifiesta luego en que las mujeres de isapres deben recurrir a menos cirugías y hospitalizaciones por casos avanzados de cáncer cervicouterino y de vesícula (ver infografía). Y eso es porque, en general, los casos de tumores malignos detectados son de mayor gravedad en el sector estatal. Solo en el caso de cáncer de mama hay más egresos hospitalarios en isapres, lo que el estudio atribuye a que la pesquisa es más efectiva en las aseguradoras privadas.

    'Se detectan cánceres en etapas tempranas y se someten al tratamiento correspondiente', afirma la gerenta general de Altura Management, Victoria Beaumont . Agrega: 'En Fonasa, los casos que se pesquisan son de mayor complejidad: la tasa de carcinomas in situ de la mama en el seguro público quintuplica a la de isapre'. Para Beaumont las razones de esto son claras. 'En el sector público hay una falta de especialistas y equipamiento, como mamógrafos, lo que es urgente de solucionar'.

    Tatiana Corbeaux, directora ejecutiva de la Red de Pacientes Oncológicos Oncoloop, concuerda, pero agrega otros factores: 'La información que manejan las mujeres afiliadas a isapre y a Fonasa: hay diferencias en cuanto a la que reciben, y también a la forma en la cual se les entrega, que tiene que ser distinta. En Fonasa no basta con mandarles un e-mail a las pacientes'. Añade que las mujeres del sector público 'deben esperar mucho para encontrar una hora'. Margarita Orellana, vocera de la Agrupación Nueva Vida de Rancagua, que congrega a pacientes con cáncer de mama, apunta también a las asimetrías de información, aunque añade otro punto.

    'Las mujeres que están en isapre no toman el examen como un beneficio, sino como algo que tienen que usar porque están pagando. A lo gratis no se le da el mismo valor; lamentablemente, entonces, la gente en Fonasa no lo aprovecha'. El Ministerio de Salud está desarrollando un Plan Nacional del Cáncer que considera la compra de más equipamiento para aumentar la oferta de los exámenes y la formación de más especialistas. 'El Mercurio' consultó a la cartera sus opiniones sobre el análisis de Altura Management, pero hasta el cierre de esta edición no hubo respuesta.

    Recuadro
    Aunque los test sean gratuitos, varias prefieren pagar por ellos
    En el caso de los tres tipos de cáncer analizados, la pesquisa está garantizada dentro del plan AUGE y las mujeres pueden acceder a las pruebas de manera gratuita o con bajos costos. Sin embargo, por ejemplo, en el caso del papanicolau, de los 305 mil estimados que se realizan las afiliadas a aseguradoras privadas en un año, solo 452 se hacen mediante AUGE. La mayoría los hace usando las coberturas de su plan de isapre. Aunque en menor medida, en Fonasa también hay un grupo (156 mil de 830 mil al año) que prefiere la libre elección en el sector privado y no el AUGE. 'A pesar de que haya una alternativa gratuita, esta no siempre es la más elegida. Hay otras variables que influyen, como seguir con el médico que te ha atendido siempre o la relación que muchas veces se hace con el precio: existe la creencia de que si es más caro, es de mejor calidad', afirma Victoria Beaumont.
    Pie de pagina
    NADIA CABELLO-