Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2018-03-22
Tipo:   Prensa Escrita
Página(s):   32
Sección:   SOLO AUTO
Centimetraje:   32x26

  • Pie de Imagen
    El New C3 cuesta desde $10.690.000. Se puede elegir entre 36 combinaciones de colores.
    Al menos 10 marcas venden en Chile un modelo de estas características
    Crece oferta de autos con techo de otro color: tendencia busca atraer a los sub 35
    Las Últimas Noticias
    Están dirigidos a un público que busca diferenciación. Además, suelen traer asociada una mayor tecnología.
    Hace algunos años, el único auto con techo de color diferente al de la carrocería en el mercado nacional era el Mini. Pero eso cambió: actualmente hay al menos 10 marcas que ofrecen esta opción en alguno de sus modelos (ver tabla).

    La tendencia se aprecia desde el 2016, afirma Rubén Méndez, gerente de marketing de Movicenter. 'Los primeros en traerla al país fueron los de la marca china Haval. Luego le siguieron otras del mismo origen, como Changan y JAC. Pero Citroën es la que más fuerte ha concentrado su estrategia en estos modelos', afirma. La idea es, a su juicio, atraer al público joven (menos de 35 años).

    Riesgo e identidad

    Méndez afirma que estos autos están dirigidos a enganchar a usuarios que buscan diferenciación. 'Una gama más amplia de colores permite atraer un público de entre 25 y 35 años, con vehículos que salen del molde tradicional, que se pueden personalizar y con el que ellos se pueden identificar. Por ejemplo, un joven conservador puede escoger una carrocería azul con techo negro, pero uno más extrovertido escogería una roja con techo blanco, y cada uno de ellos sentiría su auto más propio', agrega.

    Alberto González, master en diseño de vehículos de transportes de la Universitat Pompeu Fabra (España) y académico de la UC, está de acuerdo. 'Es un público que está dispuesto a arriesgarse y a pagar más por un único atributo: el color. Es como andar con un pantalón de un tono y zapatos de otro para verse distinto', dice. Méndez agrega que, junto al tono bicolor, las marcas suelen ofrecen en esos modelos mayor tecnología. 'Citroën incorpora una función que permite que el auto lea en voz alta los mensajes de WhatsApp', dice.

    Homenaje a los 50 y 60

    Javier Oquendo, diseñador de piezas aerodinámicas y autos para el Sema Show (vehículos personalizados), cuenta desde Los Angeles (EE.UU.) que esta tendencia viene de los años 50 y 60. 'Trae de vuelta el diseño más elaborado de esas décadas, donde los autos siempre venían con dos tonos, o con el techo rotulado en vinilo. Se usaba mucho para acentuar las líneas del vehículo y las piezas cromadas', detalla.

    Alberto González profundiza en este aspecto. 'En esos años casi todas las marcas fabricaban autos bicolor por una razón muy simple: utilizaban diferentes materiales en su construcción. Por ejemplo, el techo podía ser de cuero, por lo que nunca iba a lograr el mismo tono que la carrocería, que era de metal', cuenta.

    Y agrega que en esa época las líneas de colores le daban al auto una sensación a la vista de 'aerodinámica y velocidad. Era un recurso muy usado por las marcas americanas'.

    Agrega que el cambio a los vehículos unicolor fue ocurriendo por la influencia de algunas marcas, como BMW, Audi y Volkswagen, que 'impusieron los colores plata para parecer formales, pero perdieron en juventud'. Méndez precisa los autos bicolor son una tendencia mundial que comenzó a verse en los distintos Salones de la industria. 'En Chile es algo que está empezando y no sabemos qué resultado tendrá, ya que en este país somos bastante conservadores', dice.


    Recuadro
    Si quiere, también lo puede pintar

    Si le interesa sumarse a esta tendencia, el costo de pintar el techo de un sedán mediano puede salir $170.000 (más IVA) en el taller AutoGroup SpA, donde se demoran tres días en este cambio de look. Alexis Rodríguez, ingeniero civil industrial y managing director del local, dice que el primer paso es evaluar la zona que se busca pintar, para después realizar un lijado que genere 'un espacio poroso y propicio a la adherencia'.

    Enseguida se utilizan promotores de adherencia, que 'son elementos químicos que se aplican en superficies reacias a recibir algún pigmento'. Luego vienen el líquido imprimante y la pintura.

    Existen modelos 'que tienen una tricapa que les da una sensación de tridimensionalidad a las partículas metálicas que suelen ir suspendidas en la pintura', explica. El proceso continúa con la aplicación de laca protectora y resistente a las abrasiones, luego de lo cual se pasa el auto al horno de secado. Allí permanece media hora a 75° C, después de lo cual 'pasa al pulido final, realizado con máquinas', precisa Rodríguez.
    Pie de pagina
    EQUIPO SOLO AUTO-