Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2018-10-19
Tipo:   Suplemento
Página(s):   2
Sección:   Suplemento - INTRO - Opinión
Centimetraje:   19x11
La paradoja de las isapres
La Tercera - Pulso
RESULTAN paradójicas las críticas que se le hacen al sistema isapres. En los últimos días he recogido de algunos políticos y comunica-dores una fértil cosecha de calificativos, donde unos acusan a las isapres de ser entidades que lucran indebidamente a costa de sus usuarios; otros afirman que en el sistema se restringen los beneficios y que actúan arbitrariamente. Los más destemplados las catalogan de abusadoras y violadoras de derechos humanos.

Tampoco faltan quienes sostienen que las alzas de precio en los planes son ilegales, a pesar de que la ley así lo autoriza y el proceso inflacionario en medicina es evidente. El sistema existe desde 1981 y, pese a las constantes críticas, tiene una alta valoración de sus afiliados, al punto que muchos de los no usuarios aspiran acceder a este sistema.

Quienes critican la colaboración público-privada, jamás destacarán que diariamente resuelven complejas situaciones de salud de alto costo, financian trasplantes, incorporan la última tecnología médica o permiten el acceso a eficientes servicios médicos privados. Tampoco reconocerán que las isapres están obligadas a cumplir rigurosamente la ley según las instrucciones que emanan de la Superintendencia de Salud, entidad fiscalizadora y reguladora facultada para interpretar la ley, olvidando que las isapres son el sujeto regulado y no el ente regulador.

Lo paradójico es que casi ninguno de estos cuestionamientos surge por falta de servicios, beneficios impagos, listas de espera, colas, atrasos indebidos o porque las personas no pueden abandonar el sistema. Por cierto, es necesario reconocerlo, se producen ciertas deficiencias en las atenciones de contratos que son indefinidos y que financian 90 millones de prestaciones y 1,5 millones de licencias médicas al año.

Pero dado que ahora se legislará, es importante se tenga en cuenta que el sistema ofrece una buena protección al usuario, con arbitraje, y si ello no es suficiente, los usuarios incluso recurren a los tribunales de Justicia. Es precisamente paradójico que la conflictividad que hoy presenta el sector tiene su génesis en personas que desean ingresar al sistema isapres o permanecer en él. Por lo mismo, dichos calificativos constituyen un cuestionamiento dirigido a las personas más que a las isapres, pues en el fondo se está cuestionando duramente su capacidad de elección del sistema privado y su voluntad de decisión para administrar sus cotizaciones, sus beneficios y sus coberturas.

¡Si fuese tan imperfecto, no estarían libremente afiliadas en él 3,5 millones de chilenos que prefirieron la salud privada! Muchos de esos críticos son los mismos que no han logrado arribar a un acuerdo político para perfeccionar el sistema para igualar tarifas por sexo, crear un plan garantizado y un mecanismo de compensación de riesgos, que es la voluntad explícita de todos. Más allá de las descalificaciones de los últimos días, espero se avance hacia un sistema virtuoso que permita acoger a más chilenos que así lo deseen, para contribuir con las políticas de salud del gobierno.
Pie de pagina
RAFAEL CAVIEDES Presidente Isapres de Chile-