Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2019-06-17
Tipo:   Prensa Escrita
Página(s):   42
Sección:   DONDE VIVIR
Centimetraje:   29x24

  • Pie de Imagen
    Wiking comenta que las mantas ayudan a dar calidez a las casas.

    Su rincón de trabajo casero tiene un chal para cubrirse y una lámpara de mesa Poul Henningsen.
    El danés Meik Wiking dirige el Instituto de Investigación sobre la Felicidad en Copenhague
    “Soy lo opuesto a Marie Kondo, me encantan los recuerdos, las cosas que me evocan algo”
    Las Últimas Noticias
    No tiene televisor en su departamento y la cocina abierta hacia el comedor es su espacio favorito. Además, tiene 70 velas, ninguna con olor.
    Más de 50 personas esperan, libro en mano y en una fila india su turno para intercambiar un par de palabras con el danés Meik Wiking (41 años). El licenciado en negocios y cientista político dirige el Instituto de Investigación sobre la Felicidad, en Copenhague, desde donde intenta saber cómo medir la felicidad, por qué unas personas se sienten más felices que otras y cómo mejorar la calidad de vida.

    En Chile se armó un círculo de seguidores tras la publicación de sus dos libros en que habla del Hygge (se pronuncia Jiuga), estilo de vida que se cultiva en Dinamarca y que podría explicar por qué ese país está entre los mejores rankeados en el tema que lo ocupa. Una definición muy gruesa del concepto sería las mil maneras de conseguir bienestar a partir de cosas reconfortantes, íntimas, simples y acogedoras.

    'Hace poco publicamos un informe del Buen Hogar, donde la conclusión general fue que nuestros hogares nos conforman a nosotros a partir de los recuerdos y emociones que nos hacen sentir. Pudimos ver que el 15% de nuestra felicidad general está vinculada directamente a lo felices que somos ahí. Y yo soy feliz en la mía y con cosas súper simples', cuenta el danés, cuando ha terminado su intervención en un seminario organizado por la Inmobiliaria FG y ya no quedan libros por autografiar.

    Vive con su novia en un departamento de 100 m2 en Copenhague y ahí aplica los tips que cree que convierten a una casa en un espacio más hogareño, como habilitar un rinconcito especial, tener un buen set de velas, algo hecho de madera, su buen lote de libros y un álbum con un centenar de fotos. '¿Por qué no eliges tus fotos preferidas de Facebook y las imprimes? Es mucho más hyggelig mirar un álbum de fotos impresas en una noche de lluvia intensa junto a una taza de té', explica en su primer libro.

    -¿Cómo se conjuga esto de tener recuerdos, libros y cosas que nos emocionen, con el fenómeno de Marie Kondo, que llama a tener lo menos posible? -Creo que Marie Kondo no dice que tengas lo menos posible, sino tener cosas que te den felicidad. Si tienes muchas cosas que te hacen feliz, libros, fotos, deberías mantenerlas.

    -Ha dicho que tener 30 o 40 libros es suficiente. -Creo que deberías tener más de 30 libros… podemos tener opiniones diferentes.

    -¿Aplica algo de ella? -Soy lo opuesto a Marie Kondo, soy su archienemigo (se ríe). Me encantan los recuerdos, las cosas que me evocan algo. Tengo una cámara fotográfica que mi papá recibió de su papá en los años 50. Tengo fotografías que tomé a los 20 años en España. Son cosas que me hacen muy feliz y que tienen sentido para mí. Tengo una silla favorita, ahorré mucho para comprármela, pero esperé a hacerlo cuando publicara mi primer libro para que fuera la manifestación de mi primer libro.

    No es sólo un mueble, son historias que están conectadas. Quiero mantener esas cosas que son parte de mi historia y así voy a seguir. En nuestra casa también necesitamos más clóset para guardar cosas. Nos gusta mucho nadar en el mar y tenemos mucho equipo de snorkel. Donde tengo mis zapatos, ahora hay un traje de neopreno entre medio, por ejemplo.

    -¿Cuál es el espacio que más le gusta de su departamento?
    -Lo más importante es la cocina, que está integrada al comedor porque me gusta que venga gente a comer y ser parte de la conversación cuando esté cocinando y no quedar aislado en la cocina. Me gusta mucho cocinar pescado y vegetales los fines de semana, en que invitamos a amigos.

    -¿Y el televisor?
    -No tengo hace diez años. Hay muchos livings que están diseñados en torno a un televisor, es el objeto principal esta al frente de las personas y las sillas o sillones lo rodean. Eso impide que uno pueda tener una conversación o que podamos conversar entre todos. Soy una persona rara en ese aspecto.

    -¿Por qué? ¿No es común no tener televisor?
    -No lo sé, pero es lo que me gusta. La tele estaba vieja, fea y ocupaba mucho espacio y cada vez la usábamos menos. Cuando nos cambiamos de casa decidimos deshacernos de ella y no ha sido problema.

    -Habla mucho de las velas para armar ambientes. ¿Tiene en su casa?
    -Sí, tengo un cajón con unas 50 a 70 velas, pero no es que las prenda todas, uso dos para la cena y otras para ocasiones distintas. Ayudan a crear una atmósfera bonita, porque dan una luz suave y temperatura. También me gustan las lámparas de pie en las habitaciones en vez de tener una tremenda luz blanca en el techo, por eso son importantes.

    -¿Y en qué se fija a la hora de escoger una vela?
    -No nos gustan las velas con olor porque no son naturales. Tiene que ser sin aroma. Tenemos muchas chicas redondas y unos cuantos velones más grandes que usamos para el área de la cena.
    Pie de pagina
    FRANCISCA ORELLANA-