Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2019-04-05
Tipo:   Prensa Escrita
Página(s):   C8
Sección:   NACIONAL
Centimetraje:   27x26
Archivos disponibles en la página web de la superintendencia:
Datos de Salud muestran alza de ganancias de isapres, pero también de licencias y atenciones
El Mercurio
Sobre la polémica de las llamadas 'cajas negras' en el sector, expertos afirman que, efectivamente, las aseguradoras privadas entregan información a la autoridad, pero que igualmente falta transparencia.
'Invito al ministro a revisar la Biblioteca Digital de esa Superintendencia (de Salud)', fueron las palabras que usó el presidente de la Asociación de Isapres, Rafael Caviedes, para responder a Emilio Santelices.

El secretario de Estado había sostenido que en el sector hay una 'caja negra', porque se desconocen los datos que expliquen el alza del precio de los planes anunciada por aseguradoras privadas de 5,1% promedio.

Una revisión a la información de la Biblioteca Digital de la Superintendencia de Salud muestra que esta cuenta con datos publicados (en algunos casos, actualizados a 2018; en otros, hasta 2017) sobre estadísticas financieras, de prestaciones y licencias médicas del sector.

Esta información está en la página web de la institución y es de acceso público. Allí, por ejemplo, se observa que si bien las utilidades del sector han oscilado en los últimos años, en 2018 llegaron a $64 mil millones —considerando las isapres abiertas y cerradas—, la cifra más alta al menos desde 2014 (ver infografía).

En el caso de licencias médicas, los últimos datos publicados son de 2017, y ahí se observa que el gasto de las isapres por este concepto fue de $550 mil millones ese año, mientras que en 2014 era de $437 mil millones, un aumento de 25% nominal. La mayor parte de esos fondos se destinan a financiar subsidios por trastornos mentales, enfermedades osteomusculares y males respiratorios, y es una cifra que ha ido en aumento.

Asimismo, en el sitio web hay datos sobre las atenciones de los usuarios. En 2014, los afiliados se realizaron 19,7 prestaciones de salud promedio al año, mientras que en 2017, 26,5.

Según el presidente de la Asociación de Isapres, Rafael Caviedes, es importante considerar estos datos para entender el reajuste de los precios. 'El año 90, las isapres bonificaban nueve prestaciones per cápita al año; hoy día son 27', afirma.

Agrega que 'lo mismo pasa con las licencias médicas. Hace cuatro años, el tope imponible (que define el máximo a pagar) era de 60 UF; hoy día está en 79,2 UF. Además, ha aumentado la frecuencia de uso, lo que hace que este ítem sea más caro'.

¿Es suficiente?

El director ejecutivo del Instituto de Salud Pública de la U. Andrés Bello, Héctor Sánchez, afirma que 'efectivamente, hay información disponible, pero igual existe una brecha de información respecto de cuáles son las causas del aumento de los costos (…). Las isapres nunca dicen por qué aumenta la frecuencia de uso y eso ocurre, en parte, por su responsabilidad, al mantener un modelo de libre elección y de pago (a prestadores) por acto médico'.

Por su parte, Victoria Beaumont, de la Fundación Politopedia, cuenta que también existe el Archivo Maestro de la superintendencia, que tiene más datos, aunque no es público. 'Si uno como investigador puede acceder, por cierto que lo puede hacer el Gobierno', dice. De todas maneras, afirma que 'a las isapres les ha faltado transparencia para informar los gastos de los usuarios y cómo unos subsidian a otros. Se han negado a hacerlo'.

Además de pedirle al ministro de Salud que revise la información en la superintendencia, Caviedes acusó que las autoridades de los últimos gobiernos han sido incapaces de resolver los problemas del sector. Ayer, Santelices tuvo una actividad pública, donde no quiso responder, y se retiró rápidamente del lugar.

Recuadro
Archivos maestros

Además de la información en la página web de la Superintendencia de Salud, esta tiene un archivo con más datos, aunque no son públicos.

El complejo momento del superintendente

Una serie de rumores sobre la eventual salida del cargo del superintendente de Salud, Ignacio García-Huidobro, se propagaron ayer. Aunque según fuentes de la superintendencia, ni este renunció ni se le pidió la renuncia.

Durante esta semana, varios hechos complicaron a la autoridad. Entre expertos y parlamentarios —especialmente de la DC— hubo críticas porque, luego de informar la readecuación de los precios de los planes de las isapres, García-Huidobro afirmó en distintas entrevistas que esto, en parte, se debía a la judicialización del sistema; es decir, por afiliados que buscan detener las alzas en tribunales.

'El tono pusilánime del superintendente termina irritando más que el abuso que él mismo reconoce', afirmó el secretario general de la DC, David Morales, el martes.

Luego, el miércoles en la noche, la Superintendencia de Salud informó que la instrucción de que las isapres bajen los precios de los planes a las personas que pasaron a un tramo de menor riesgo —que había sido pospuesta el año pasado hasta analizar apelaciones de las aseguradoras— entrará en vigencia recién en 2021. El presidente de la comisión de Salud del Senado, Rabindranath Quinteros (PS), sostuvo que, con esto, 'el Gobierno ampara los excesos de las isapres'.

Cuando los cuestionamientos a García-Huidobro aumentaban, el diputado Gabriel Silber (DC) salió a criticar a la superintendencia por no exigir el pago de dinero que la exisapre Masvida aún adeuda a afiliados de esa aseguradora y señaló que 'el desempeño del superintendente ha sido no solo cuestionable, sino claramente negligente y a favor de las empresas y no de las personas'.


Los afiliados podrían sufrir otro aumento este año

Aparte del alza de precio de los planes base de isapre conocida esta semana (de 5,1% promedio para el sistema), algunos afiliados podrían sufrir otro reajuste este año.

La razón es que el 1 de julio entrará en vigencia un nuevo decreto AUGE. Si bien este todavía no se conoce, la autoridad de Salud ha dicho que no se sumarán nuevas enfermedades, pero sí se mejorarán coberturas de algunas de las 80 patologías incluidas.

La última vez que cambió el decreto AUGE fue en 2016, cuando tampoco se integraron nuevos problemas de salud, pero se mejoraron coberturas. En esa oportunidad, las isapres hicieron reajuste de la prima AUGE que cobran por cada afiliado de entre 30% y 52%.

Victoria Beaumont, directora ejecutiva de la Fundación Politopedia, afirma que 'si el Estado incorpora nueva tecnología o coberturas, va a afectar el costo del AUGE y alguien tiene que pagarlo. Como el modelo de las isapres es traspasar ese costo a precio, va a subir la prima'.
Pie de pagina
Nadia Cabello -