Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2019-06-26
Tipo:   Prensa Escrita
Página(s):   A8
Sección:   CULTURA - Crítica de música
Centimetraje:   34x6
  • WIENER KAMMERSYMPHONIE
    Un quinteto particular
    El Mercurio
    El conjunto Wiener Kammersymphonie fue el invitado en el concierto de este lunes en el Teatro Municipal de Las Condes, en el marco de la Temporada Internacional Fernando Rosas de la Fundación Beethoven. Su nombre es curioso, pero el apelativo refleja la intención que le anima. El programa de mano lo aclara: 'Se exhibe en formación de quinteto de cuerdas, pero se expresa conceptualmente —tanto en estilo como en repertorio— como una identidad orquestal'. Eso explica que no se adscriba al formato tradicional de un quinteto de cuerdas, con dos violas (modelo Mozart), o con dos violonchelos (modelo Schubert), sino que agrupa a los cinco instrumentos que constituyen la base de cuerdas de una orquesta sinfónica: a los violines, viola y violonchelo se agrega un contrabajo.

    El grupo está constituido por Lukas Mediam y Andreas Kaufmann, violines; Tomasz Wabnic, viola; Sergio Mastro, violonchelo, y Felipe Medina, contrabajo. Es una decisión arriesgada, porque casi no hay repertorio para una agrupación de este tipo, viéndose obligada a recurrir a arreglos. Además, la presencia del contrabajo crea desafíos de equilibrio y sonoridad. Pero las dudas se despejaron y las aprensiones desaparecieron cuando, gracias a la gran calidad de los intérpretes, los resultados fueron óptimos. Al inicio, la Obertura 'Coriolano' de Beethoven. Difícil pensar en una pieza menos apta para ser reducida a un grupo de cámara. La intensidad y tragedia expresada en el sinfonismo de la obra original, se pierden, y el sonido resultante, ralo y crudo, se transforma en una rareza.

    No obstante que fue muy bien ejecutada, pareció una obra experimental que causó desconcierto en los auditores. El programa continuó con los conciertos Nos 3 y 4 para violín, de Mozart, para lo que contó con la extraordinaria solista Francesca Dego, que demostró una maravillosa musicalidad llena de luz y Gracia, con mayúscula. Su fraseo, a veces casi veleidoso pero nunca arbitrario, fue de una elocuencia discursiva absoluta y su sonido, subyugante. El quinteto acompañó con tal calidad que no hizo echar de menos a los oboes y cornos de la partitura original.

    Al final, los 'Märchenbilder' ('Imágenes de cuentos de hadas'), de Erich Wolfgang Korngold (1897-1957), compositor judío-austríaco nacionalizado norteamericano que asentó su fama como compositor de música para películas de Hollywood (ganó dos Oscar). Su música es muy atractiva, llena de contrastes y hallazgos rítmicos y tímbricos. El conjunto realizó una versión espléndida. Fuera de programa, dos obras plenas de perfume vienés: 'Liebesleid' ('Pena de amor'), de Fritz Kreisler, y la exultante polca 'Unter Donnerund Blitz' ('Bajo truenos y rayos'), de Johann Strauss. El público, arrobado, brindó muy merecidas ovaciones a los excelentes intérpretes.
    Pie de pagina
    JAIME DONOSO A.-