Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2018-02-21
Tipo:   Prensa Escrita
Página(s):   15
Sección:   360º
Centimetraje:   32x24
SEGÚN UNA PUBLICACIÓN DE LA FUNDACIÓN PAÍS DIGITAL
Chile a paso lento en el desarrollo del Internet de las Cosas y será desplazado por Perú en diez años
El Diario Financiero
Brasil es el único país de América Latina entre los top ten mundiales. Su industria lechera destaca y tiene gran futuro en este ámbito.
El crecimiento del Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés), en sus múltiples usos, va en alza y la inversión en nuevos proyectos también. Según el estudio de Machina Research citado por Fundación País Digital en su libro 'Cómo emprender en Internet de las Cosas', ya en 2016 se esperaba que los ingresos totales por IoT en el mundo alcanzaran los US$ 3 trillones en 2025.

De estos, un 40% sería de aplicaciones y un 60% en servicios. Se sabe que por el lado de las empresas el interés por el IoT es creciente ya que una de cada tres firmas grandes está empezando a desarrollar distintas iniciativas o haciendo pilotos. Solamente un 15% de las industrias no cuenta con un plan de desarrollo en la materia, según Forbes, consignado en el documento de la fundación.

Los referentes regionales

En el mapa de los diez países que más recursos inyectan a proyectos IoT, Estados Unidos es líder indiscutido, seguido de Francia y Polonia. En América Latina, el único que resalta al final de la lista es Brasil, de acuerdo a ThingSpeak. Chile, por su parte, no figura en la lista. En el país más grande de América del Sur se desarrollan soluciones para monitoreo de refrigeradores, de energía y de calles. Como es el mayor productor de leche de vaca en el mundo, se monitorea a los animales para comprender sus hábitos diarios, y así saber si tienen que caminar más, aumentar su alimentación o qué deben hacer para producir más leche.

Si bien México no aparece en el ránking, es un caso sorprendente en el sector automotriz donde se sabe que la producción de autos es muy grande, según resalta el documento de la fundación. Ya en 2017 IDC pronosticaba en ese país un alza de 26% a US$ 4.158 millones comparado con el año anterior, donde el 50% de las inversiones corresponden a los sectores de transporte, manufactura y energía (Smart Grid).

El reto de Chile

El libro de Fundación País Digital proyecta para la región una gran oportunidad en IoT. La recomendación es que el despliegue de nuevas redes debe hacerse en entornos industriales, aspecto ventajoso para Chile cuyo porcentaje de cobertura geográfica es superior al 95%. Sin embargo, ante la falta de inversión, el país podría quedar rezagado por Perú en diez años más. 'El crecimiento en implementación de IoT está más relacionado con el desarrollo de la industria, y teniendo en cuenta que en Perú se proyecta un crecimiento exponencial en ese ámbito, se espera que se desarrolle más que Chile en el mediano plazo', afirma el director de Desarrollo Digital de la Fundación País Digital, Marco Terán. Las brechas son innegables y Fundación País Digital ha detectado algunas.

Una de ellas es la falta de oferta de empresas proveedoras de estos servicios. 'La oferta de desarrolladores está demasiado fragmentada y en general, no están especializados', aseguran. En Chiletec, por su parte, coinciden en que el país está creciendo más lento que Argentina, Colombia y Perú. El problema, según reseñan, estaría en los bajos niveles de inversión en Investigación y Desarrollo (I+D), subraya el director ejecutivo de la entidad, Marco Zúñiga. De hecho, Chile sigue muy por debajo de la recomendación internacional y del promedio OCDE como revela la VII Encuesta Nacional sobre Gasto y Personal en I+D, correspondiente a 2016 y que alcanzó a $ 613.475 millones, lo que equivale a un 0,37% del PIB. Llegar al 1% del PIB es la meta a largo plazo. Por eso, dice, la idea es que en pocos años sean las mismas empresas las que desarrollen conocimiento a partir de su industria básica. En ello, las alianzas con startups tienen un enorme valor.

'Las grandes compañías han identificado que colaborando con emprendimientos específicos generan rápidamente capacidades que sería muy lento y difícil hacerlo en forma propia y, de esta manera se empiezan a generar los ecosistemas de desarrollo empresarial', plantea Zúñiga. El análisis de la Asociación Chilena de Empresas de Tecnologías de Información (ACTI) tampoco se aleja mucho. 'Se necesita gente capaz de mezclar sensores, software, algoritmos, es decir, temas que no se están viendo en las universidades y centros técnicos', grafica su secretario general, Jaime Soto. Para Arturo Herrera, socio y gerente general de Innspiral, muchas empresas están desarrollando convocatorias de startups para dar con soluciones alineadas a sus objetivos, aunque repara en que no basta con ello pues lo difícil está en cómo estos emprendimientos finalmente se integran de manera fluida al negocio de las grandes compañías.
Pie de pagina
FABIOLA VENEGAS-