Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2017-12-11
Tipo:   Suplemento
Página(s):   8-9
Sección:   Suplemento - reportaje
Centimetraje:   38x55

Pie de Imagen
Expertos en agricultura sustentable y orgánica se dieron cita en seminario dictado en la Universidad de La Frontera. Este evento también fue organizado por la Fundación Alerce 3000.
Con ejemplos internacionales demuestran que es posible desarrollar cultivos tradicionales de manera sustentable
Derribando los mitos sobre la agricultura sustentable a gran escala
El Diario Austral _Osorno - Campo Sureño
La agricultura orgánica no sólo permite tener mayores retornos, sino que también mejorar SUS re- cursos naturales para perpetuar los campos a las futuras generaciones.
Derribar mitos y demostrar que es ciento por ciento posible el desarrollo de cultivos tradicionales de manera sustentable e incluso orgánicos en la zona sur. Esa fue la misión que se propuso la Universidad de La Frontera en conjunto con la Fundación Alerce 3000, quienes organizaron el seminario "Agricultura sustentable a gran escala, un negocio creciente",

Para ello, invitaron a Chile, a destacados exponentes, quienes se han convertido en referentes mundiales en esta materia. Este es el caso del agricultor y productor de granos Allen Williams, quien actualmente maneja 800 hectáreas en el centro de Illinois, EE.UU., del cual un tercio tiene certificación orgánica desde 1996.

EXPERIENCIA EN ESTADOS UNIDOS

Williams -quien cultiva maíz, soya, trigo, centeno, calabaza, girasol- asegura que han trabajado mucho para lograr los estándares orgánicos exigidos en su país.

"Hemos tomado el conocimiento del pasado, pero lo combinamos con tecnología de punta para lograr alimentos de alta calidad. Mucha gente piensa que trabajar con agricultura orgánica es retroceder, pero no es así. Utilizamos tecnología moderna, tractores, máquinas grandes, para ser más eficientes y abarcar más superficie", recalca.

Este productor asegura que el desarrollo de la agricultura orgánica no sólo les permite tener mayores retornos, sino que también mejorar sus recursos naturales para preservar los campos a las futuras generaciones.

Para no erosionar los suelos se trabaja con rotación de cultivos, además para el control de plagas se utiliza mucho la siembra de cobertura.

"Esta es la parte interesante de este sistema, porque cuando se logra un equilibrio en el ecosistema, no existen pestes, porque que se controlan con los procesos naturales. Por ejemplo, existe un insecto, una larva europea que rompe la planta, pero como nosotros sabemos que esta peste existe plantamos una cobertura abajo del maíz que atrae al controlador de esta plaga",

En este contexto, el agricultor recomienda, a quien quiera comenzar con este negocio, conocer muy bien sus cultivos, conocer sus enemigos y actuar en forma proactiva. Se debe monitorear constantemente la plantación, ya que no se cuenta con las herramientas químicas para frenar la aparición de las plagas.

En cuanto a la posibilidad de desarrollar en el mismo predio, de forma paralela, agricultura orgánica y convencional, Williams recalcó que sí es posible. De hecho él posee una superficie importante destinada a la agricultura convencional.

"Es más difícil, pero con buen manejo se puede hacer, respetando la superficie de separación, usando algunos cercos vivos, trabajando con distintos momentos de floración para no tener polinización cruzada", aconseja.

Eso sí, advierte que en su caso desarrolla ambas agriculturas, porque el predio en el que trabaja es arrendado y los dueños de esa tierra no se atreven a dejar atrás lo convencional.

"Ellos no quieren ver ni una sola maleza en su campo, por eso no permiten la agricultura orgánica, pese a que pudiesen estar ganando el doble", dice.

YEO VALLEY FARM

Garth Clark, el CEO de Yeo VaIley Farm, la marca de productos lácteos más grande del Reino Unido, con una producción de 2.700 toneladas de yogurt semanales, también contó su experiencia.

Garth Clark tiene relación con el campo desde que tiene memoria. Se crió en una familia ligada al campo, estudió agricultura y luego tuvo la oportunidad de trabajar para propietarios de grandes tierras. Así fue como fue aprendiendo sobre el trabajo en terreno.

En 1960 comenzó con su sueño, el que fue mutando hacia la sustentabilidad en su afán de ser más autosuficientes.

"Cuando yo era mucho mas joven conocí lo alternativo y en la medida que crecía tomé la decisión de conocer las prácticas orgánicas. Comencé con insectarios, así creábamos nuestros propios hábitat, por ejemplo de chinitas. Situación que también podíamos aplicar en campos más grandes y que resultaran más comercial".

Clark finalmente cambió su modelo convencional a uno orgánico (con más de 10 años de certificación) con tanto éxito que es el número uno en esta materia . Esta empresa ha gozado de éxito económico y ha generado grandes mejoras en el uso de suelo, usando técnicas de conservación en todos los campos.

Su experiencia no sólo involucra la ganadería y lechería, sino que también el cultivo de cereales. Han logrado desarrollar hábitat completos para el control de plagas y la protección del suelo.

"Por ejemplo, poseemos pajareras para controlar plagas.También cuidamos el suelo. Tenemos cereales y estamos preocupados de producir todo lo que necesitan las vacas", dice.

En Yeo Valley Farm trabajan con el uso de rotaciones de cultivos tradicionales, la siembra de trébol rojo y blanco, y la conservación de nutrientes naturales a través del estiércol y la dispersión del compost.

Se preocupan del posible impacto ambiental en todo lo que hacen. Por ello utilizan el sol en paneles fotovoltaicos para generar electricidad, cuentan con una política de cero residuos desde el negocio al vertedero.

Cuidan el suelo agregando diversidad de pastos. Al mezclar ayudan a mantener el suelo, las vacas y las ovejas sanas y la hierba crecen en condiciones aún más extremas.

VENTAJA AGRICULTURA SUSTENTABLE

Francisco Calabi, director Ejecutivo de la Fundación Alerce 3000, afirma que una de las principales ventajas de este sistema sobre el tradicional, es económico. Por ejemplo "la fruticultura orgánica ha dado prestigio a Chile en los mercados desarrollados, y promovió el desarrollo de insumos y asesores para agricultura orgánica. Los cultivos tradicionales orgánicos tienen sobreprecio de 100 a 240%".

Allen Williams coincide con Calabi. Asegura que no sólo se gana más, sino que con la agricultura orgánica se está protegiendo el medio ambiente: se cuida el suelo y hay mucha más fauna. Otro punto es el aporte social, porque se le está dando trabajo a más gente y además el dinero se está quedando en la zona en vez de irse a cualquier lugar.

Al respecto, Clark enfatiza en que parte de los ahorros en los costos de producción, se pueden invertir en tecnología, en imágenes satelitales para ver por ejemplo dónde los tractores deben trabajar y esparcir los nutrientes.

"El dinero se invierte en la agricultura, en tecnología y en tomar todo ese conocimiento en el desarrollo del cultivo orgánico", dice.

POTENCIAL DE CHILE

En cuanto al potencial de Chile para desarrollar este tipo de agricultura a gran escala. Calabi sostiene que Chile está en el momento indicado para tomar esta oportunidad.

"Si se hace bien, resulta un muy buen negocio. Desarrollar una producción orgánica puede reducir costos y aumentar la producción. A nivel global, en el período 2015-2016 el mercado de los productos de alimentos y bebestibles ecológicos llegó a 81,9 billones de dólares, mostrando una tendencia al alza con un crecimiento sobre el 10% en los últimos 10 años", precisa.

El director ejecutivo de la Fundación Alerce 3000 precisa que entre las condiciones favorables de Chile están sus suelos, los agricultores, la metodología, la infraestructura de exportación, y el acceso a la tecnología debido a que no existen barreras de importación de maquinaria.

Al respecto, Allen Williams, pese a no poder recorrer los predios de la zona sur, asevera que está enterado de la calidad de los suelos. "Sólo queda tomar la decisión y ser capaces de romper paradigmas. La mayoría de la fruta que consumimos en Estados Unidos fuera de estación proviene de Chile. Ahí hay una oportunidad", dice.

En tanto Garth Clark dice que Chile ya ha dado los primeros pasos. "En inglaterra estamos en un punto en que podríamos extender las prácticas orgánicas. Tienen un buen suelo, pero creo que deberían desarrollar la agricultura de una manera más holística y sustentable", concluye el empresario.






Recuadro
UNIVERSIDAD DE LA FRONTERA

Rodolfo Pihán, decano de la Facultad evaluó positivamente el seminario y recalcó que como Facultad de Ciencias Agropecuarias y Forestales están seguros que es factible hacer producción orgánica a escala comercial y con métodos que sean rentables para la agricultura.

"En ese sentido, a nuestros estudiantes los formamos en sustentabilidad, fortaleciendo un programa de conservación del medio ambiente, que está en el centro de nuestra formación", reiteró.
Pie de pagina
LEDA GAZALE-