Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2018-12-18
Tipo:   Prensa Escrita
Página(s):   23
Sección:   FINANZAS & MERCADOS
Centimetraje:   28x16

Pie de Imagen
La oferta de metros cuadrados de oficinas clase A ha pasado de 870.000 en 2015 a 1.600.000 millones este año.
Crecimiento de mercado inmobiliario peruano despierta interés de los inversionistas chilenos
El Diario Financiero
Según Marc Royer, de Cushman & Wakefield, la clave está en la alta rentabilidad del mercado, por sobre la de los activos en Chile.
Para los inversionistas chilenos, ver lo que pasa con el mercado inmobiliario en Lima es ver cómo se repite la historia de lo que pasó en Santiago, con una industria crecientemente institucional. Así, son cada vez más inversionistas y fondos mirando al país vecino.

En Cushman & Wakefield, firma de servicios inmobiliarios con operaciones en los principales mercados de Latinoamérica, han visto un creciente interés por el mundo inmobiliario limeño, en particular por activos comerciales –centros comerciales, oficinas y bodegas–.

Si bien la participación de inversionistas chilenos es de larga data, comenta Marc Royer, managing partner de mercado de capitales de la compañía, pasó de una etapa en la que se concentró en el desarrollo y venta de viviendas a concentrarse en la renta comercial.

'Es un mercado que tiene un nivel de avance mucho menor que el de Santiago, con menos liquidez y con una tasa de vacancia más alta, y no tiene la misma profundidad del mercado chileno', resalta el ejecutivo, lo que hace que estos activos tengan mayores niveles de rentabilidad que sus equivalentes en Chile.

Si los retornos de las oficinas del segmento prime –con baja tasa de vacancia y en sectores codiciados de la ciudad– en Santiago ronda el 5% medido a través del llamado cap rate, métrica utilizada para medir el retorno de los activos inmobiliarios, en Lima la rentabilidad ronda el 8%. La oferta también ha ido aumentando, con el stock de metros cuadrados de oficinas clase A subiendo de 870.000 en 2015 a casi 1.600.000 este año.

Además de tener la ventaja de ser un mercado altamente dolarizado, Royer también destaca la mejora en las condiciones de financiamiento en Perú, al punto que los inversionistas pueden financiarse al 5%, dejando un diferencial de tasa de en torno a 300 puntos base con respecto al cap rate.

'Los chilenos también ven como interesante el cómo se está repitiendo la historia de Santiago. Es como comprar activos ahí hace unos años, tomar posiciones en un mercado que se está poniendo cada vez más institucional con la llegada de cada vez más actores', resalta el ejecutivo de Cushman & Wakefield.

En esa línea, desde la firma destacan que la gama de inversionistas interesados en activos peruanos es amplia, incluyendo family offices, aseguradoras y fondos de inversión, entre otros. Es más, ya son varias las administradoras de fondos de inversión chilenas que tienen fondos que invierten en el país específicamente, como Banchile Inversiones, Ameris Capital y Nevasa HMC, y firmas que incluyen activos peruanos en otros fondos, como BTG Pactual y Frontal Trust.

Por el lado de las AFP, Royer dice que las mayores billeteras institucionales del país probablemente van a empezar a mirar con más atención a Lima, dado que los altos niveles de competitividad en el mercado chileno le han puesto presión a las rentabilidades.

Recuadro
1,6 millones de metros cuadrados ronda el stock de oficinas clase A en Perú.

8% es la media de cap rate de los activos en Lima.
Pie de pagina
POR JAVIERA DONOSO-