Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2017-09-10
Tipo:   Prensa Escrita
Página(s):   B2
Sección:   ECONOMÍA Y NEGOCIOS
Centimetraje:   40x15

Pie de Imagen
Además de liderar Frontal Trust, Andrés Echeverría es director de dos empresas vinculadas al grupo Matte, ENTEL y CMPC Papeles, además de tener un asiento en el family office Inversiones Torca, vinculado al empresario Ignacio del Río.
En Estados Unidos irán por proyectos de oficinas en Boston, Denver, Los Ángeles, San Francisco, Miami y Austin:
Frontal Trust, la firma de Andrés Echeverría, va por proyectos inmobiliarios en Lima, EE.UU., y alista incursionar en infraestructura
El Mercurio
Varios nuevos proyectos -y fondos de inversión- está liderando el empresario Andrés Echeverría Salas (51 años), hoy a cargo de su propia firma financiera Frontal Trust. "El nombre es por frontal, transparente", recalca este hombre de negocio, vinculado a nivel familiar con el grupo Matte, pero quien vuela con impulso propio e independiente en el mundo financiero.

En 2009 fundó junto a otros socios EPG Partners, y en marzo de 2015 decidió emprender, esta vez solo en la propiedad, su nueva boutique financiera, con la idea de estar en un negocio de una forma "mucho más enfocada", resume Echeverría sobre sus motivaciones para nuevamente comenzar un emprendimiento en un nicho muy específico. ¿Cuál? Activos alternativos -no renta variable ni renta fija-, en cuatro áreas de negocios: desarrollo inmobiliario, private equity financiero, deuda privada y -la más reciente área que va a explorar- infraestructura.

En lo global, entre los fondos operativos (14) y comprometidos este mes, sumarán US$ 400 millones en capital levantado.

En esa línea, tres son los nuevos fondos en que Frontal Trust ya tiene el capital comprometido, para proyectos que están en proceso de concretar.

El primero, por 1,3 millones de UF, unos US$ 55 millones, para desarrollar proyectos de edificios de viviendas en altura en Concón, Lima y dos en Santiago -en la comuna de Santiago y de Ñuñoa-, y los desarrollarán en conjunto con Fundamenta, que va como aportante del fondo, con el 30%, además de ser el desarrollador inmobiliario de las iniciativas. En el caso del proyecto en la capital de Perú, se trata de una iniciativa en el barrio de San Isidro, en un terreno recién adquirido la semana pasada y cuya construcción demorará entre seis y nueve meses.

Además, en el ámbito inmobiliario manejan otro fondo -Real Estate USA I, por un tamaño de unos US$ 50 millones-, destinado a la compra de edificios de oficinas en varias ciudades de Estados Unidos: Boston, Denver, Los Ángeles, San Francisco, Miami y Austin. El objetivo es comprar edificios de tamaño mediano, modernizarlos, rearrendarlos y venderlos. Todo, en sociedad con la firma norteamericana EverWest, que aporta el 10% del capital y actúa como manager de las iniciativas.

En ambos fondos mencionados, los capitales ya están levantados, y están en proceso de inscripción en la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS).

Una tercera iniciativa apunta al mercado del factoring , para la que ya están haciendo un llamado de capital. Se trata del levantamiento de varios fondos privados -en principio, tres ya acordados, para financiar a tres firmas de factoring por un total de entre $11 mil millones y $15 mil millones-, que destinarán a instalarse como una suerte de financiamiento de "segundo piso", prestándoles a estos otros financistas. El modelo de negocios, en simple, apunta a comprar facturas al factoring , en una proporción mayor de dicho monto, y el mismo factoring es aportante del fondo en dicha cantidad excedentaria, de modo de tener una sobregarantía a las propias facturas. Como están en plenas tratativas con las tres firmas, Echeverría se excusa de detallar los nombres, pero sí se explaya en su interés en este negocio. No es un ingreso al factoring , sino que "somos un proveedor de capital para la industria", aclara. Como sea, se trata de un negocio creciente, pues hay segmentos de pymes mal atendidas en sus necesidades, donde la banca tradicional no puede llegar, y además donde hay cambios que lo agilizan: la factura electrónica y la normativa que lo transforma en un título ejecutivo después de ocho días.

Aunque todavía no están en proceso de levantar un fondo, Echeverría revela que el siguiente paso que está viendo es el negocio de infraestructura. En concreto, tener presencia en proyectos como carreteras, aeropuertos o embalses, en lo que denomina la segunda y tercera fase de su desarrollo; es decir, integrándose a proyectos no en la parte inicial de preparar y presentación de una oferta, sino cuando ya un actor licitó un proyecto, y está en fase de construcción u operación.

Para este proyecto -precisa Echeverría- buscarán que también participen institucionales -AFPs-, debido al tamaño de las inversiones. Por lo mismo, Echeverría tiene una visión del reglamento técnico de inversión de las AFPs, que, entre otras cosas, les abre un espacio a los activos alternativos a los fondos de pensiones. Sus preocupaciones sobre esta normativa apuntan a que se hace una "injustificada diferenciación" entre los fondos extranjeros y nacionales, con mayores exigencias para estos últimos. También estima "un poco bajo" los límites para las promesas de suscripción de cuotas, 2%, de los fondos de pensiones sobre un fondo de inversión. Además, cree necesario igualar las normas entre fondos no rescatables y activos restringidos.

Frontal Trust también incursionó hace un año en el financiamiento automotriz, comprando la firma Autofin, de la que a través de un fondo posee el 75,5%, mientras el 24,5% está en manos de concesionarios de Cavem.

El fundador de la compañía -quien se declara optimista del rol del empresariado- explica que dado el crecimiento hacia la infraestructura, vendrán nuevas contrataciones con esta expertise en Frontal Trust, compañía que con un equipo de trabajo que hoy suma 14 personas, está en un proceso de hacer participar societariamente a gerentes importantes de la compañía, en un plan trazado dentro de tres años.