Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2019-09-19
Tipo:   Prensa Escrita
Página(s):   A2
Sección:   OPINIÓN - CARTAS
Centimetraje:   33x11
God save Chile Day
El Mercurio
Señor Director:

Unas 550 personas participaron en el último Chile Day en Londres. Del total, unos 450 eran chilenos, y el saldo, británicos o de otras nacionalidades. Los presidentes del Banco Central y de la Comisión del Mercado Financiero y seis senadores acompañaron al ministro Felipe Larraín, quien lideró una delegación de empresarios y ejecutivos vinculados a las finanzas, pensiones, seguros, mundo inmobiliario y ciberseguridad.

Muchos se preguntan, y con razón: ¿qué hacen tantos chilenos en Londres si podrían reunirse en Santiago? La respuesta solo puede darla alguien que, como el suscrito, haya participado en la mayoría de las versiones de este exitoso evento. Enumeremos algunos de los beneficios de este encuentro: múltiples reuniones que se generan con contrapartes británicas; diversos paneles temáticos que ilustran la evolución del mercado de capitales chileno; reuniones bilaterales entre autoridades, empresarios y ejecutivos; intercambios de conocimientos y experiencias, y finalmente, vivir Londres por unos días.

El verificar in situ que el metro y el transporte público funcionan, que los trenes son fabulosos, que los parques sorprenden, que a pesar de la crisis generada por el Brexit el país sigue funcionando, ya justifica la presencia masiva de chilenos en una actividad binacional en un país extraordinario. Sorprendentes discursos de los ministros Jesse Norman y Coni Burns, en que Chile es alabado con fuerza esperanzadora, sumados al sólido desempeño de nuestro ministro de Hacienda y de nuestro embajador, nos hacen repensar en la obligación que todos tenemos de dejar la pelea de trincheras y la pérdida de tiempo legislando tonteras. Debemos pensar en grande y construir un mejor país.

El regresar a Chile siempre es grato, pero sería más grato aún si verificáramos que nuestro tiempo es utilizado más productivamente. También es importante ser objetivos y darnos cuenta de que la distancia entre nuestro país y el mundo desarrollado es abismante. El stock patrimonial y cultural de Inglaterra nos lleva a admirarlos como nación relevante en el mundo moderno.
Pie de pagina
-ANDRÉS MONTERO J. Consejero Sofofa Consejero SNA