Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2019-09-26
Tipo:   Prensa Escrita
Página(s):   B14
Sección:   ECONOMÍA Y NEGOCIOS
Centimetraje:   23x20

  • Pie de Imagen
    La línea de transmisión eléctrica Cardones-Polpaico sufrió dos retrasos por los conflictos que tuvo con comunidades vecinas a las instalaciones.
    Podrían generarse demoras en la tramitación de los proyectos:
    Piden ajustes a estudio de franja que regirá nuevos tendidos eléctricos
    El Mercurio
    Esta semana se conoció que la megalínea de corriente continua de Kimal-Lo Aguirre se someterá a este instrumento.
    Afines del año pasado, la exministra Susana Jiménez presentó la guía de estudio de franjas, instrumento que busca facilitar la puesta en marcha de las líneas de transmisión de energía, incorporando desde un inicio sostenibilidad a estas iniciativas. Esta semana se dio a conocer el decreto mediante el cual se someterá a este instrumento el proyecto de transmisión eléctrica más importante planificado hasta ahora en el país, la megalínea Kimal-Lo Aguirre, que considera una inversión de unos US$ 1.200 millones, convirtiéndose en el primer tendido de carácter nacional en pasar por este proceso.

    Sin embargo, desde la industria existe preocupación por la posibilidad de que exista duplicidad en algunos de los trámites; por ejemplo, en una eventual consulta indígena que se tenga que hacer en el análisis de franja y luego en el Estudio de Impacto Ambiental. Esto alargaría los plazos de los proyectos y subiría costos. 'Precisamente, la industria y distintos actores han hecho llegar al ministerio propuestas para mejorar el instrumento y estamos a la espera de que el ministerio incorpore este perfeccionamiento para dar mayor robustez a esta herramienta', explica el abogado Diego Valenzuela, quien se desempeñó hasta inicios de año como jefe de la Unidad de Franjas de Transmisión del Ministerio de Energía.

    Fuentes del sector ven como un riesgo que se avance con el proyecto de la esperada línea de corriente continua por esta vía, pese a que existen otras dos líneas zonales que pasarán por este tipo de estudios antes. Afirman que en este caso no existiría margen para errores. 'Es por esto que se tiene que hacer un buen trabajo y con participación ciudadana efectiva, de lo contrario habrá un proceso previo que se va a duplicar. Además, el Estado está tomando un mayor riesgo, porque va a licitar con estudio de franja incluido, por lo que no podrá retroceder si el licitante tiene problemas posteriormente', sostiene Clemente Pérez, abogado socio de Guerrero Olivos. En esta línea, el director ejecutivo de Acera, Carlos Finat, apunta a que posibles modificaciones debiesen venir en el reglamento de la ley.

    'Efectivamente se observa que actividades que son requeridas en la etapa del estudio de franjas, podrían entregar insumos para procesos posteriores en el proceso de evaluación ambiental, por lo que la reglamentación podría considerar esos casos', asegura, y agrega que si bien con el estudio no se acelerarán los procesos, lo que estos necesitan primero es mejorar la certidumbre en los plazos 'y creemos que el estudio de franja puede aportar a ello'. En este aspecto, Valenzuela sostiene que la principal idea de la iniciativa es incorporar variables ambientales, sociales y económicas en la definición de los trazados. 'Con eso se busca entregar mayor certeza y reducir eventuales conflictos que podrían haber en estos proyectos'.

    Recuadro
    Advierten de problemas con medidores

    La polémica por los medidores inteligentes sigue vigente. Ayer, en la comisión de Minería y Energía de la Cámara de Diputados, el country manager de CGE, Luis Zarauza, advirtió de las dificultades que podría enfrentar el proceso de aquí en adelante.

    'No hay expectativa clara de que haya futuro para los medidores inteligentes en Chile tal como vemos la opinión de la ciudadanía (...); da la impresión de que no se podrá hacer un despliegue mínimamente eficiente de esta tecnología', explicó Zarauza, y agregó que tener unos pocos equipos instalados lo único que hacen es incrementar los costos globales para todos, por lo que es un problema que queda sin resolver en la situación actual.


    EXTENSIÓN La línea Kimal-Lo Aguirre tendrá una longitud de unos 1.500 kilómetros.
    Pie de pagina
    T. VERGARA / J. ESTURILLO-