Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2020-05-10
Tipo:   Prensa Escrita
Página(s):   14
Sección:   Donde Vivir
Centimetraje:   28x23

  • Pie de Imagen
    Alonso Mendoza el 2010 creó su empresa de gestión de edificios Administraciones ProUrbana.
    Evitarlos son cruciales para el buen funcionamiento de la comunidad
    Estos son los errores habituales que cometen los administradores de edificios
    Las Últimas Noticias
    Se parte de la base de que una mala gestión garantiza serios problemas, ya que hay manejo de caja, de personal y también de relación con los vecinos.
    Su principal rol es hacer que las cosas funcionen bien. Además de administrar correctamente los fondos, y rendir cuentas sobre ellos, son los encargados de mantener en óptimas condiciones el edificio, pagar sueldos a los empleados, hacer cumplir el reglamento de copropiedad, y resolver cualquier inconveniente que suceda, ya sea si el ascensor no anda, o si hay problemas de morosidad en los gastos comunes. Por lo mismo, una mala gestión garantiza serios problemas.

    'El administrador toma un perfil de un gerente de operaciones, por lo que tiene que tener una gran responsabilidad en la funcionalidad de la comunidad', ejemplifica el ingeniero en administración de empresas Alonso Mendoza, gerente general de Administraciones ProUrbana, que cuentan con la administración de cinco condominios.

    Mendoza fue miembro del comité de administración de su edificio; y también trabajó durante once años en el rubro bancario, donde conoció más respecto a cómo funcionaba la cartera de edificios, llevándolo a impulsar el 2010 su propia empresa de administración de consorcios.

    Difícil ubicarlos
    Una de las cosas que lo llevaron a incursionar en este negocio, es que sentía que habían muchos administradores que hacían mal su pega, ya que era difícil contactarlos, y no estaban cuando más se los requería. 'Hablar con el administrador era como hablar con Dios. No había como ubicarlo por teléfono y se le veía la cara una vez por semana', dice.

    En su caso, les entrega su número de teléfono particular, responde correos electrónicos a toda hora, y asiste tres veces por semana. 'Me puede llamar toda la comunidad, y a la hora que estimen conveniente. También superviso y estoy atento a todo lo que pasa'.

    'Otro de los errores frecuentes que suelen cometer algunos administradores, es la desprolijidad con algunos egresos y que no exista claridad de gasto', sostiene Mendoza. Para respaldar su gestión, usa un software que permite digitalizar todo. 'Uso un sistema que me permite transparentar y respaldar todos los gastos. Digitalizó hasta lo más mínimo: soy súper prolijo en ese aspecto. Eso es clave para tener éxito en este rubro'.

    Daniel Norambuena, representante legal de Gestión Urbana Condominios, que administra siete edificios, comenta que muchas veces se ha encontrado con comités súper afligidos, porque sus administradores no han realizado pagos, y eso le ha significado graves problemas a la comunidad. 'Se tiene que hacer una clara y transparente gestión, por ello es clave el desarrollo de un plan'.

    En ese sentido, Samuel Zapata, administrador del Grupo Zapata, quienes administran cinco condominios, precisa que la confianza es clave. 'Cuando el edificio deja de confiar en la gestión o duda respecto a la transparencia, es la primera causa por las que deciden sacarlos'.

    Otro punto importante que añade Mendoza es que la persona que administre debe tener un buen trato, no solo con los conserjes y el personal que asiste a trabajar, sino también con los miembros del comité. 'Puede estar administrando súper bien, pero si les cae mal a uno de ellos también lo pueden sacar'.

    ¿Quién los designa?
    El primer administrador es siempre designado por la inmobiliaria que haya vendido el proyecto. Según explica Mendoza, ello responde a que la primera asamblea de propietarios se puede realizar solo cuando el 70% de las unidades hayan sido vendidas. También menciona que ese administrador generalmente se suele cambiar, ya que muchas veces está alineado con las directrices de la inmobiliaria, y no a los intereses de los residentes o propietarios. 'La primera asamblea ordinaria debe hacer un comité de administración, y elegir a sus miembros. Luego, se realiza una escritura pública de esa acta, y ellos pasan a ser representantes legales de la comunidad', detalla.

    La designación del administrador está regida por la ley 19.537, sobre copropiedad inmobiliaria, que establece que la asamblea puede escoger como administrador a cualquiera persona natural o jurídica, siendo esa la única condición que la ley establece. En caso de que no se resuelva la designación, será el presidente del comité quien asuma ese rol.

    Recuadro
    Lo que cobran por gestionar

    Samuel Zapata, administrador del Grupo Zapata, precisa que el cobro del servicio dependerá del tipo de inmueble. 'En general, se calcula un valor promedio por departamento, por ejemplo, no se puede cobrar lo mismo por un edificio que tiene 150 departamentos por uno que tenga 400, ya que son más personas, y son más unidades para gestionar cada uno de los gastos comunes. También influye la calidad del edificio. Hay algunos que son antiguos y pueden jugar una mala pasada en gestión, porque fallan mucho, y se le va a dedicar más tiempo'.

    En promedio, dice que los valores para edificios de 150 unidades a 350 unidades, va entre los $500.000 al $1.300.000 al mes.
    Pie de pagina
    BANYELIZ MUÑOZ-