Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2020-06-18
Tipo:   Prensa Escrita
Página(s):   A7
Sección:   Cultura
Centimetraje:   18x27

  • Pie de Imagen
    Cecilia Bravo comenta que la relación con las Semanas Musicales de Frutillar se encuentra en muy buen pie. 'No hay problema que el tiempo no cure', explica.
    Cecilia Bravo, directora del Teatro del Lago: “Creo en la fusión de géneros”
    El Mercurio
    La profesional a cargo de arte e innovación del escenario frutillarino adelanta los ejes de su gestión. No descarta abrir las puertas a público hacia fin de año.
    A principios de 2017, Cecilia Bravo (1979) tomó las riendas de la dirección ejecutiva del Museo de Artes Visuales (MAVI). En un paso más allá en su carrera como gestora cultural, hace cinco meses asumió el liderazgo del área de arte e innovación del Teatro del Lago de Frutillar, cargo que —hasta el año pasado y bajo otro nombre (directora artística)— ocupaba la periodista Carmen Gloria Larenas, actual directora general del Municipal de Santiago.

    Bravo es egresada de la carrera de Ingeniería Comercial de la Universidad Católica de Chile y durante el 2008 estuvo al mando de la gerencia de proyectos del Municipal de Santiago. Ese mismo año viajó a Londres, donde cursó el Magíster en Art Administration and Cultural Policy, en la Goldsmiths University. En 2010 regresó a Chile, para incorporarse al Teatro del Lago como asistente de programación artística y también —antes de arribar al Museo de Artes Visuales— fue directora comercial de CorpArtes.

    'Me despedí del MAVI con una exposición de Samy Benmayor, que fue un éxito. Tengo la sensación de haberme ido del museo muy en alto, pero obviamente con un edificio golpeado por la crisis de octubre', señala. Y agrega que este nuevo desafío en Frutillar es un retorno. 'El Teatro del Lago ha sido muy significativo en mi carrera. Mis grandes mentores son Carmen Gloria Larenas y Uli Bader. Todavía recurro a ellos para pedir un consejo', dice.

    'Estamos con varios planes'

    —El Teatro del Lago también se vio golpeado en enero con un importante ajuste (11 trabajadores despedidos). ¿Cómo asume ese desafío?

    'Todas las instituciones tienen ajustes que son parte de su evolución, son entes vivos y las reestructuraciones son esenciales en su proceso. El Teatro del Lago, a diferencia de otros escenarios, tiene un financiamiento privado (grupo Schiess). Tener a una familia detrás nos da una mayor tranquilidad económica. Afortunadamente, también contamos con el apoyo de las fundaciones Ibáñez Atkinson y Mustakis, las que creen en este proyecto que tiene un sello bien especial, porque es un teatro con una escuela o una escuela con un teatro, dependiendo del prisma con el que se mire. Hoy tenemos 400 alumnos que no han parado de tener clases. Por otro lado, siento que mi cargo de innovación, en medio de la crisis económica mundial, me obliga a ser más creativa. Todos los escenarios estamos transmitiendo en línea, pero el desafío ahora es poder generar programas que nos permitan recibir recursos'.

    —En 2020 cumplen 10 años. ¿Están preparando una celebración virtual?

    'Desde el 16 de marzo estamos con una intensa programación digital, pero tenemos planes a, b y c, que estamos manejando de acuerdo con el desarrollo de la pandemia. Tenemos la flexibilidad suficiente que nos permitiría dar algunos contenidos sobre el escenario y transmitirlos online, o tener presentaciones con un público restringido o con todo el aforo. Estamos trabajando con varias alternativas para celebrar nuestros 10 años; además, el mejor escenario de Frutillar son su lago y el volcán, y me imagino poder llevar la música al espacio público, en este retorno que esperamos suceda a fines de este año'.

    —¿Hay proyectos de incluir artes visuales en el Teatro del Lago?

    'Me encantaría. El Teatro del Lago tiene que ver con su corazón y con su esencia de Semanas Musicales, con las orquestas, los coros y, últimamente, la danza, gracias al aporte de Carmen Gloria Larenas, pero las artes visuales no han estado tan presentes. Yo quisiera profundizar en este ámbito y en el teatro como un escenario para la conversación. Además, creo mucho en los cruces. Me encanta, por ejemplo, un concierto que se pueda complementar con un aporte visual. Creo en la fusión de géneros. No soy purista'.

    —El teatro se ha hecho conocido por traer a artistas de excelencia. ¿Eso se mantendrá?

    'Son hitos que mantendremos porque son muy inspiradores, siempre que los viajes lo permitan. Hoy, por ejemplo, está cancelada la programación internacional del segundo semestre. Por el momento, estamos generando alianzas con la embajada de Israel, lo que nos permite transmitir por streaming el hermoso trabajo de la compañía Train Theater y ‘Band Aid': un original trabajo de marionetas'.
    Pie de pagina
    Maureen Lennon Zaninovic-