Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2020-07-09
Tipo:   Prensa Escrita
Página(s):   12
Sección:   Finanzas & Mercados
Centimetraje:   30x23

Pie de Imagen
A partir de este mes los bancos pueden optar a nuevas líneas de financiamiento del BC, denominada FCIC 2.
MEDIDAS PARA ENFRENTAR LA CRISIS Y EXPANDIR EL CRÉDITO A LOS CLIENTES
Bancos locales han utilizado 94% de las líneas de liquidez implementadas por el Banco Central
El Diario Financiero
A falta de tres meses del término del programa del ente emisor, las entidades financieras tomaron US$ 22.525 millones. ¿El motivo? el bajo costo que ofrece versus otros mecanismos presentes en el mercado.
Cuando la crisis económica daba las primeras señales de su magnitud hacia fines de marzo, el Banco Central (BC) implementó dos medidas para incentivar el otorgamiento de créditos por parte de la banca: la Facilidad de Crédito Condicional al Incremento de las Colocaciones (FCIC) y la Línea de Crédito de Liquidez (LCL).

Entre ambos programas, el total de recursos ofrecidos por el ente emisor es de US$ 24.000 millones, los que podían ser tomados a través de una 'línea inicial' y otra 'adicional'.

Lo cierto, es que al 7 de julio los bancos han utilizado un 93,9% de los US$ 24.000 millones del BC, es decir, US$ 22.525 millones. Ello, a falta de tres meses para que culmine el programa, esto es, el 30 de septiembre.

De forma desagregada, las instituciones financieras han hecho uso de la línea inicial en 99%, ya que de los US$ 4.800 millones disponibles han tomado US$ 4.755 millones, de los cuales US$ 999 millones corresponden a la FCIC y US$ 3.756 millones a la LCL.

En la línea adicional, que cuenta con US$ 19.200 millones, han usado el 92,5% de esos recursos, equivalente a US$ 17.770 millones. De este monto, US$ 14.376 millones han sido recogidos desde la FCIC y los US$ 3.394 millones restantes de la LCL.

Las razones del apetito

De acuerdo con fuentes de la industria, el agresivo uso de las medidas de liquidez provistas por el Central por parte de la banca, cuando aún falta la mitad del plazo para que el programa acabe, se explica principalmente por la conveniencia que tienen las medidas para los bancos y no por una falta de liquidez en el sector.

Desde el sector apuntan que el financiamiento que ofrecen los programas es a muy bajo costo en relación a otros tipos de fondeos, ya que este es igual a la Tasa de Política Monetaria (TPM) del Banco Central, que es igual a 0,5%, su mínimo valor histórico.

'La clave de esto tiene que ver con que se está financiando la caja de los bancos. Si se logra sustituir en el tiempo depósitos a plazo o bonos por una línea que dura cuatro años que tiene este nivel de tasa, es conveniente para los bancos. Es muy barato', dice un alto ejecutivo de la industria.

Además, otra ventaja para la banca es que más allá de los cambios en la TPM que pueda efectuar en el futuro el Banco Central, este financiamiento se mantiene con la tasa actual. 'Una razón por la que los bancos están usando mucho estas líneas tiene que ver con que tienen todas las condiciones para entregarle las garantías que pide el Central', añade un gerente del sector sobre el FCIC.

Así operan los programas del BC

La FCIC es una línea de financiamiento dirigida a los bancos que cuentan con carteras de consumo y comercial y tiene por objetivo incentivar que las entidades sigan expandiendo el crédito.

El plazo de vencimiento de esta facilidad es el 30 de marzo de 2024, lo que implica que ese día los bancos deben devolver los recursos solicitados al Banco Central.

Para que los bancos puedan optar a esta medida deben presentar garantías al ente emisor, como por ejemplo, títulos de crédito en serie emitidos por el propio Central, o por la Tesorería; algunos títulos de crédito de renta fija de bancos y; papeles de deuda que se encuentren inscritos en el Registro de Valores de la Comisión para el Mercado Financiero.

En tanto, la LCL corresponde a una línea de crédito de liquidez, cuyo límite de financiamiento es el encaje promedio en moneda nacional de cada banco.

A diferencia de el FCIC, no es necesario presentar garantías para acceder a este mecanismo. Al mismo tiempo, este programa tiene un plazo de vencimiento de hasta dos años, el 30 de marzo de 2022.

Lo anterior ha ayudado a que los créditos comerciales estén anotando un fuerte crecimiento respecto al año pasado, pese a una situación de crisis económica donde lo normal hubiese sido tener una disminución.

De acuerdo a un informe elaborado por la Asociación de Bancos e Instituciones Financieras (Abif), en mayo los préstamos a empresas se incrementaron en 12,5% anual, lo que significó el mayor registro en casi ocho años, situación que también ha tenido el impacto de programa del Fondo de Garantías para Pequeños y Medianos Empresarios (Fogape).

El segundo FCIC

A partir de este mes, los bancos pueden optar al llamado 'FCIC 2' que está siendo implementado por el Banco Central.

Este nuevo programa pone a disposición de la banca otros US$ 16.000 millones, con un límite por entidad de US$ 4.000 millones, y estará disponible por ocho meses, completando así un monto ofrecido de US$ 40.000 millones en total.

De acuerdo con el ente emisor, esta nueva medida fortalecerá los incentivos al crédito para pequeñas y medianas empresas, así como para instituciones financieras no bancarias.

Recuadro
US$ 24.000 millones ES EL MONTO DEL PROGRAMA INICIAL DEL BC QUE FINALIZA EN SEPTIEMBRE
Pie de pagina
POR DANIEL VIZCARRA-