Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2020-08-17
Tipo:   Prensa Escrita
Página(s):   C2
Sección:   Nacional
Centimetraje:   32x27

Pie de Imagen
Efecto El confinamiento de la capital incidió en las mejores cifras medioambientales.
En julio disminuyó hasta 35% la cantidad de contaminantes, mientras en agosto aumentó el material particulado fino:
Cuarentena mejora la calidad del aire en la RM, pero desconfinamiento ya genera “efecto rebote”
El Mercurio
El seremi de Medio Ambiente de la RM, Diego Riveaux, afirma que son las mejores cifras 'desde que se tiene registro'. Expertos coinciden, aunque señalan que los peores eventos de este año fueron 'los más altos desde 2016'.


El invierno es la época de mayor contaminación en la Región Metropolitana. Por eso, entre el 1 de mayo y el 31 de agosto se establece el período de Gestión de Episodios Críticos (GEC), en el que se establecen medidas extraordinarias para controlar la calidad del aire.

Este año, con el confinamiento justo en estos meses, se observa un efecto positivo en la capital. Según la Seremi de Medio Ambiente, hubo una mejoría en comparación con 2019, atribuible al cierre del Gran Santiago.

De los tres mayores contaminantes usuales —el transporte (con 39%), la leña (38%) y la industria (15%)—, disminuyeron 'fuertemente' los dos primeros, aunque aumentó el uso de la madera.

Al comparar las cifras con las de 2019, entre el 1 de mayo y el 10 de agosto se redujo en un 30% la concentración de material particulado grueso (MP10); en un 12%, la cantidad de material particulado fino (MP2,5), y en 44%, los óxidos de nitrógeno (NOx). (ver recuadro).

El seremi metropolitano de Medio Ambiente, Diego Riveaux, afirma que este año es 'por lejos el mejor año de calidad de aire en la historia de Chile, desde que se tiene registro'.

Al promediar los resultados de todas las estaciones de monitoreo, el período con mayor disminución de material particulado fino fue del 16 al 30 de junio, cuando hubo -35%. Uno antes (1-15 de junio) se registró la mayor disminución de material particulado grueso (46,9%).

Riveaux sostiene que de no ser por las protestas del 14 de julio —a propósito de la discusión sobre la reforma del retiro del 10% de las AFP—, 'probablemente, este invierno hubiera sido el primero de la historia sin una preemergencia ambiental', ya que en los dos días siguientes (15 y 16 de julio) se constató la primera preemergencia ambiental, que no fue declarada.

El exministro de Medio Ambiente y hoy director del Centro de Acción Climática de la U. Católica, Marcelo Mena, coincide en lo positivo de las cifras, pero dice que las dos preemergencias constatadas 'empatan al año 2017, que fue el de mínimos episodios críticos'.

Por la contaminación que desencadenó la preemergencia ambiental del 15 y 16 de julio, la ecóloga Jadille Mussa, académica de la U. Central, plantea que 'estamos en un momento tan sensible, tan expuestos a la mala calidad del aire (...), que lo que uno le entregue a esta atmósfera aumentará significativamente los contaminantes'.

Transporte y leña

Sobre el promedio de concentraciones, en junio hubo la mayor disminución de material particulado grueso comparado con 2019 (42%), mientras que hasta al 10 de agosto se evidenciaba una baja de 18%. Sobre el material particulado fino, en julio fue la mayor caída (-23%), mientras que hacia el 10 de agosto aumentó 6% (ver infografía).

El seremi Riveaux liga estas cifras al aumento del uso de leña, a que en la segunda quincena de julio hubo menos lluvia y, por tanto, menor ventilación y, por último, al desconfinamiento, por lo que advierte que 'probablemente vamos a ver un aumento en los contaminantes que vienen del transporte'. Con todo, dice, 'no obsta que en este momento la ventilación de la ciudad sea mejor, por condiciones naturales'.

Mena advierte que los niveles de contaminación del 15 de julio fueron 'los más altos desde 2016'.Y añade que, con el desconfinamiento 'hay un efecto rebote, que se observa, y también es probable que haya habido un mayor uso ilegal de leña'.

Recuadro


2019 y 2020, frente a frente en las cifras

En 2020 ha habido mejores resultados en la calidad del aire, en comparación con el año pasado. En general, han ocurrido menos episodios críticos, ya sea por material particulado grueso (MP10) o fino (MP2,5).

Alertas ambientales En 2019 hubo 16 por MP10, mientras que este año, solo dos. Por MP2,5: 22 en 2019 y 15 este año.

PreemergenciasEl año pasado se declararon siete por MP10 y en 2020, una. Por MP2,5 en 2019 hubo 9 y este año, dos.

Además, se registraron más días con una buena calidad del aire, en relación con 2019, lo que se tradujo en menos episodios con aire 'regular'. Asimismo, disminuyeron las alertas y las preemergencias.

Bueno 85 este año y 50 en 2019, por MP10. Y 33 en 2020 y 43 en 2019, por MP2,5.

Regular 14 en 2020 y 29 el año pasado por MP10. Mientras que por MP2,5 se constataron 52 episodios este año y 28 en 2019.

Alerta Dos este año y 16 en 2019, por MP10. En términos de MP2,5 hubo 15 en 2020 y 22 el 2019.

PreemergenciaHasta ahora, por MP 10 va solo 1 y el año pasado hubo 7. En tanto, por MP 2,5 se han registrado 2 este año y hubo 9 en 2019.

EmergenciasNo hubo ni en 2019 ni ha habido ahora.
Pie de pagina
Manuel Hernández -