Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2020-08-28
Tipo:   Prensa Escrita
Página(s):   14
Sección:   Nacional - Crisis por Coronavirus
Centimetraje:   25x27
Escolares perderán el 88% del aprendizaje del año si no hay clases presenciales
La Tercera
Estudio del Mineduc y Banco Mundial asegura que si no reabren los colegios este semestre, las clases a distancia solo cubrirán el 12% de los contenidos previstos.
El Ministerio de Educación y el Banco Mundial publicaron un estudio sobre el impacto que la pandemia tendría en el aprendizaje de los escolares chilenos, que entrega una dramática proyección: los alumnos podrían perder el 88% de los aprendizajes del año si siguen sin clases presenciales durante el segundo semestre.

El análisis utilizó la información de pruebas internacionales, datos nacionales e información que han reportado los colegios, y calculó el impacto en dos escenarios: que la educación a distancia dure seis meses, lo que en Chile se cumpliría en septiembre, o que la educación a distancia dure todo el año, que parece ser la opción más probable para el país.

En ese segundo escenario, los estudiantes del quintil 1 (más pobres) perderían el 95% de los aprendizajes, mientras que los del quintil 5 (más ricos) perderían el 64%. En el primer escenario más favorable, en el que las clases podrían volver a fines de septiembre, el promedio de pérdida de aprendizaje sería del 42%.

Esta es primera vez que las autoridades entregan un mayor nivel de detalle del impacto del cierre de los colegios. Según el análisis, la Región de Atacama sería la más afectada, con el 94% de los aprendizajes perdidos (ver infografía).

De acuerdo al análisis, el 40% de los escolares estudia en colegios que han entregado formación a distancia de forma masiva, cifra que cae al 27% en el caso de la población más vulnerable. Por otra parte, el 87% de los escolares tiene acceso a dispositivos electrónicos para estudiar, pero la cobertura solo es del 77% entre los alumnos más vulnerables.

La extensión de la suspensión de clases también reducirá la capacidad autónoma de aprender, es decir, el compromiso con las actividades a distancia. Hacia septiembre, el 85% de los alumnos conservaría esa capacidad, y hacia fin de año, solo el 34%.

Según el cálculo, si las clases presenciales no vuelven, la educación a distancia solo podrá mitigar el 12% de los aprendizajes que se debían impartir este año. En los colegios públicos, el impacto sería de solo el 6%, mientras que en los particulares pagados sería del 35%.

El ministro de Educación, Raúl Figueroa, planteó que "mientras no se pueda volver en algunos lugares vamos a trabajar por mitigar lo más posible estas consecuencias. Y para hacerlo debemos poner a los estudiantes y a la comunidad escolar en el centro y dejar fuera toda trinchera política que nos impida avanzar".

João Pedro Azevedo, economista principal de Educación del Banco Mundial, advirtió que "el país debe hacer todo lo posible para reducir estas pérdidas en educación, tomando acciones para mitigarlas mientras los colegios están cerrados y remediarlas una vez que reabran".

Entre ellas, aconseja reforzar la educación a distancia, tomar nota de los aprendizajes que deben recuperarse, desarrollar planes para remediar esos vacíos, apoyar el bienestar socioemocional y reducir los riesgos de contagios en los colegios. "Dados los altos riesgos de mayores disparidades, los estudiantes más vulnerables deben ser prioridad", dice.

Raúl Perry, jefe de Programas de Fundación San Carlos de Maipo, que trabaja temas de infancia y educación, explica que no solo habrá un impacto en el aprendizaje, sino que también en las habilidades socioemocionales, como "la empatía, el liderazgo, el compañerismo y la autorregulación emocional, que son vitales para el desarrollo".

Emanuela Di Gropello, gerenta de Educación para América Latina del Banco Mundial, dijo que "esta puede ser la oportunidad para empujar reformas que han sido postergadas y, por cierto, reconocer el papel extremadamente importante de los padres y los maestros en el desempeño educativo de nuestros niños. América Latina debe aprovechar estas oportunidades y construir sistemas educativos mejores de los que existían".

Recuadro
"Debemos poner a los estudiantes en el centro y dejar fuera la trinchera política".

RAÚL FIGUEROA MINISTRO DE EDUCACIÓN

"El país debe hacer todo lo posible para reducir estas pérdidas en educación".

JOAO PEDRO AZEVEDO ECON. BANCO MUNDIAL
Pie de pagina
Por Carlos Said -