Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2020-08-28
Tipo:   Prensa Escrita
Página(s):   B7
Sección:   The Wall Street Journal
Centimetraje:   31x23

Pie de Imagen
Un buque portacontenedores en el puerto de Yokohama, Japón. Los fabricantes del país informaron de una caída reciente en los pedidos de exportación.
Han surgido nuevas interrogantes sobre la resistencia de las cadenas de abastecimiento:
La crisis del covid-19 provoca caída histórica en el comercio global
El Mercurio
A pesar de las señales recientes de una recuperación, podría haber una reestructuración del comercio mundial después de la emergencia sanitaria.
Los flujos comerciales globales se desplomaron en la primavera (Hemisferio Norte), lo que marcó la mayor caída en dos décadas, a medida que los cierres por el coronavirus interrumpían el transporte aéreo y marítimo y propinaban un golpe a la demanda por una serie de bienes de consumo y de inversión. En las últimas semanas, han surgido señales de un repunte en el movimiento de bienes a través de las fronteras nacionales. Pero se espera que las enormes alteraciones económicas y sociales que produjo la pandemia redefinan el comercio global en el largo plazo.

El comercio global se había debilitado antes de la crisis, puesto que las tensiones comerciales y los nuevos aranceles lo habían afectado. Además de esas alteraciones, la pandemia ha planteado nuevas interrogantes sobre la resistencia de las cadenas de abastecimiento que se extienden a través del globo y mueven un tercio del comercio mundial. Ahora, algunos gobiernos —afligidos por la escasez de suministros médicos nacionales cuando atacó el coronavirus y preocupados por una dependencia de productos hechos en China— están a favor de levantar barreras comerciales y están presionando para traer la manufactura de vuelta a casa, en lo que podría ser un reequilibrio del comercio mundial después que aminore la crisis sanitaria.

PEOR QUE LA DEBACLE FINANCIERA DEL 2008

El CPB Netherlands Bureau for Economic Policy Analysis señaló el martes pasado que los flujos de bienes a través de las fronteras fueron el 12,5% más bajos en los tres meses hasta junio que en el primer trimestre del año. Esa fue la caída más grande desde que empezaron los registros en 2000, incluso superó el golpe que sufrió el comercio a raíz de la crisis financiera global. China fue la primera economía importante que entró en confinamiento, y la primera en salir de este.

Por lo tanto, sus exportaciones subieron en el segundo trimestre, el 2,4%, luego de una caída del 7,7% en el primer trimestre. Puesto que EE.UU. y la eurozona estuvieron cerrados durante gran parte del período de tres meses, sus exportaciones cayeron el 24,8% y 19,2% respectivamente. A medida que el segundo trimestre llegaba a su fin, algunos flujos comerciales se habían recuperado en forma más rápida que otros. De acuerdo a la entidad de estadísticas de Alemania, las ventas de bienes a China fueron 15,4% más altas en junio en comparación con el año anterior. No obstante, las ventas alemanas a EE.UU. fueron 20,7% más bajas en relación al año anterior, lo que reflejó el hecho de que la economía más grande del mundo estaba recién saliendo del confinamiento, mientras los consumidores estadounidenses aún se mostraban cautelosos de volver a las tiendas del país y las empresas no tenían certeza de sus planes de inversión.

Las importaciones alemanas mostraron un patrón similar; las compras a China subieron el 20% en comparación con junio de 2019, y las compras a EE.UU. bajaron el 17,4%. A nivel global, los flujos comerciales aumentaron el 7,6% en junio, luego de una disminución del 1,1% en mayo y el 12,3% en abril. El repunte en el comercio a medida que el segundo trimestre llegaba a su fin, junto con indicaciones más recientes de los volúmenes de carga marítima y las órdenes de exportación que han reportado las plantas manufactureras, sugieren que es probable que haya un mejoramiento en los flujos comerciales en el tercer trimestre. Como resultado, la Organización Mundial del Comercio con sede en Ginebra señaló que es probable que los volúmenes comerciales caigan el 13% este año en comparación con 2019, de acuerdo con el más optimista de los dos escenarios que se pronosticaron para este año.

Anteriormente, había advertido que los flujos comerciales podrían caer en un tercio, la baja más grande desde la década de 1930. Hay algunas señas de que los flujos comerciales están repuntando rápidamente. El martes, una medida del tráfico de contenedores que recopiló el Leibniz Institute for Economic Research y el Institute of Shipping Economics and Logistics de Alemania registró una aguda alza en julio, hasta un nivel no mucho más bajo que el que se vio el año anterior. 'El movimiento de contenedores se está acercando al nivel que se había llegado antes de la crisis del coronavirus', indicó Torsten Schmidt, director económico del Leibniz Institute. 'La recuperación está alcanzando a más y más regiones'. Sin embargo, también hay señales de que la recuperación en las exportaciones no está llegando a cada rincón de la economía global. Las manufactureras estadounidenses y alemanas, al responder a un estudio de administradores de compra la semana pasada, informaron de un salto en las órdenes de exportación en agosto, y las primeras de las nombradas tuvieron el aumento más grande desde septiembre de 2014. En comparación, las manufactureras francesas y japonesas reportaron una caída en las nuevas órdenes.

FLUJOS COMERCIALES TARDARÁN EN RECOBRARSE

Y hay otras señas de que tomará tiempo que los flujos comerciales vuelvan a sus niveles anteriores a la pandemia. Un desafío es la capacidad. Las empresas prefieren enviar ítems más pequeños, de alto valor por avión cuando venden a clientes lejanos, mientras que el viaje aéreo también es esencial para compensar la escasez como resultado de los retrasos en el transporte marítimo. Pero muchos aviones permanecen en tierra en respuesta a la aguda caída en los viajes aéreos mientras continúan las restricciones que se impusieron al movimiento de las personas a través de las fronteras, e incluso aquellos que pueden moverse libremente están reacios a hacerlo.

Xeneta, una compañía que ofrece datos sobre tarifas de transporte marítimo y una plataforma de comparación de precios a grandes compañías de consumo, estima que la capacidad marítima todavía está el 10% por debajo de los niveles anteriores a la pandemia, lo que refleja que la demanda aún está débil. 'Aún hay muchas naves inactivas y capacidad a lo cual se puede dar movimiento', observó Patrik Berglund, jefe ejecutivo de Xeneta. 'Cuando reciban pedidos de los clientes, pondrán esas naves nuevamente en el agua', remarcó.

Recuadro
BARRERAS Algunos gobiernos —afligidos por la escasez de suministros médicos— están a favor de levantar barreras comerciales y están presionando para traer la manufactura de vuelta a casa.
Pie de pagina
PAUL HANNON -