Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2020-10-10
Tipo:   Prensa Escrita
Página(s):   23
Sección:   Economía y Negocios
Centimetraje:   26x29

Pie de Imagen
ACTUALMENTE SÓLO EL FNDR -QUE ASIGNA EL CONSEJO REGIONAL- TIENE UN COMPONENTE LOCAL EN SU DISTRIBUCIÓN. (FOTO DE ARCHIVO)
Gobierno presentó el miércoles 30 la iniciativa vinculada a la descentralización
Descentralización financiera: analistas califican proyecto como punto de partida
El Sur Concepción
La iniciativa está conectada a la elección de gobernador regional. Considera ajustes al FNDR y crea dos fondos: uno de contingencia y otro de equidad interregional.
Hace una semana y media el Gobierno -específicamente el Ministerio Secretaría General de la Presidencia, Segpres- presentó, sin mucha difusión, la ley que fortalece la descentralización financiera del país. Con ese nombre aparece en la página web del Senado, cámara donde se encuentra la moción. Ahora está en manos de la comisión de Hacienda y con urgencia simple, es decir, no tiene tiempo límite de discusión.

Esta normativa viene a clarificar con qué recursos contará el gobernador regional, nueva figura que representará a las regiones y que, por primera vez, será elegida en abril del próximo año. En términos generales, la propuesta define que será el gobernador regional quien elabore una propuesta de inversión regional, la que estará pensada a tres años. También crea dos fondos: el de equidad interregional y el de apoyo a la contingencia regional, que se suman al tradicional Fondo Nacional de Desarrollo Regional, FNDR.

Desde Corbiobío criticaron la iniciativa. Andrés Cruz, presidente de la Corporación, planteó que no puede llamarse ley de rentas regionales pues sólo aborda una mínima parte de los fondos que se invierten en las regiones. Quedan fuera de la normativa los presupuestos de las carteras ministeriales.

Desde el Centro UC Políticas Públicas, Ignacio Irarrázaval se manifestó más optimista y planteó que, a primera vista, la propuesta recoge los elementos centrales que ellos habían sugerido hace unos meses en su libro "Más allá de Santiago: Descentralización fiscal en Chile", que justamente aborda este proceso. Añadió que su organización está estudiando a fondo la iniciativa y esperan publicar pronto un documento con una revisión más profunda.

Ambos coincidieron en que este es un comienzo y que se requieren más normativas que, al igual que el nombre del proyecto de ley, fortalezca la descentralización financiera del país.

OBSERVACIONES
Sobre esto, Andrés Cruz indicó que Corbiobío esperaba que la propuesta considerara más opciones de financiamiento para las regiones. Actualmente sólo el Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR) tiene un componente local en su distribución y representa menos del 5% del total de recursos que se invierten en Biobío.

"Está bajo las expectativas que teníamos sobre un posible avance de tener financiamiento vía tributación derivada de la explotación de los recursos del territorio. Creemos que es muy tímido lo que se está esbozando, porque no parece plausible que todo se concentre de nuevo en la Dirección de Presupuesto y que finalmente sean las mismas autoridades del poder central las que determinen cómo y cuándo se van a dirigir estos recursos", mencionó. Eso sí, reconoció que la creación de un fondo de contingencia es un avance.

Ignacio Irarrázaval, director del Centro UC Políticas Públicas y experto en la materia, manifestó que la ley presentada por la Segpres cumple con tres características esenciales para una ley de rentas regionales: entrega certezas del financiamiento a los nuevos gobernadores regionales, da una mayor flexibilidad para el manejo del presupuesto y también más transparencia.

"Recoge varias de las cosas que presentamos en el libro. Una de las propuestas que hicimos y que está es la eliminación de las provisiones. Esto es positivo porque esta asignación antes la veía la Subsecretaría de Desarrollo Regional (Subdere) y podía haber cierta discrecionalidad en la asignación", mencionó.

También destacó la creación del fondo de inversión: "El peligro era que la asignación fuera política, pero el proyecto expresa que la asignación estará fijada por ley". En cuanto al otro fondo, el de contingencia, expuso que es mejor que la propuesta que ellos habían hecho.

Donde sí están al debe, expresó, es en el área de probidad y transparencia regional y en el incremento de fondos para acercarse a las cifras de los países de la OCDE.

"Tiene imperfecciones, pero es un buen punto de partida", cerró.



Recuadro
Desde el Centro UC Política Públicas dijeron que la propuesta entrega certezas del financiamiento, una mayor flexibilidad y más transparencia al FNDR.



El contenido del proyecto

El Boletín N° 13.815-05, compuesto de 19 páginas e ingresado a la Cámara Alta el miércoles 30 de septiembre, plantea que será el gobernador regional quien elaborará un proyecto de presupuesto de inversión regional, el que estará pensado a tres años. Este debe ser visado por el Consejo Regional.

Se otorga cierto grado de flexibilidad para hacer ajustes en las inversiones. Según el proyecto, se da la "posibilidad de realizar modificaciones en su presupuesto respecto a iniciativas de inversión que han sido previamente identificadas". Eso sí, para que esto se concrete los gobiernos regionales deberán enviar a la Dirección de Presupuestos la solicitud de modificación de su presupuesto.

La iniciativa propone ajustes al actual FNDR. Se aumenta de 90% a 95% su distribución de acuerdo con las variables que establece la ley. Además, los gobiernos regionales podrán contar con los fondos asignados que no se han invertido, si es que los tienen ya asignados a proyectos.

El 5% restante, destinado originalmente al financiamiento de emergencias, pasará a integrar el Fondo de Apoyo a la Contingencia Regional, que es una de las dos nuevas fuentes de recursos que se crearán. Específicamente, está pensando para financiar gastos asociados con emergencias, principalmente

Además, se genera un fondo de equidad regional, para financiar iniciativas para disminuir brechas en el ámbito económico y de desarrollo. "Su distribución se determinará según diferencias de ingreso y de pobreza multidimensional, respecto del promedio nacional. Se establecerá un polinomio de distribución y un decreto anual determinará los porcentajes que correspondan a cada gobierno regional", se explica en el texto enviado al Senado.