Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2021-03-24
Tipo:   Prensa Escrita
Página(s):   11
Sección:   Opiniones
Centimetraje:   14x18
Un círculo virtuoso
La Segunda
Son muchas las contribuciones que la academia puede hacer para mejorar las políticas públicas: hoy la universidad no es vista solo como un centro del saber, sino también como una oportunidad de poner esos conocimientos al servicio de las problemáticas de la sociedad.

En el caso de la Universidad Católica, dicha preocupación ha estado presente desde sus orígenes. Con el pasar de los años ha ido fortaleciendo su compromiso público, un pilar fundamental y objetivo transversal, y ha tomado forma en una relación de intercambio mutuo de conocimientos y recursos entre universidad y sociedad. La participación de académicos y académicas en el debate público, la investigación aplicada, la innovación y tecnología, las intervenciones sociales desarrolladas por la universidad y sus instituciones afiliadas; son solo algunas de las prácticas y mecanismos con las que la UC aporta al desarrollo del país.

El foco de nuestro quehacer, como Centro de Políticas Públicas UC, está puesto precisamente en entender y visibilizar los problemas relevantes que nuestra sociedad enfrenta; y trabajar junto con la academia para proponer soluciones que aporten al bien común. Un buen ejemplo de esto es el proyecto de ley sobre protección de la salud mental, aprobado recientemente en el Congreso y en condiciones de ser promulgado como ley de la República. En 2014, en el marco del Concurso de Políticas Públicas, iniciativa que impulsamos desde nuestro centro, un equipo de académicos —de las facultades de Ciencias Sociales, Derecho y Medicina— formuló una propuesta de ley de salud mental que tuvo grandes repercursiones. Sirvió de insumo para lineamientos técnicos del Ministerio de Salud, y como material de la iniciativa legislativa que en 2016 presentó el entonces diputado Sergio Espejo junto a un grupo de parlamentarios, la misma que hace pocos días fue despachada en tercer trámite.

El equipo de académicos recogió antecedentes, realizó evaluaciones comparadas con otros países, entrevistó a legisladores, investigadores, representantes de organizaciones profesionales y de pacientes, debatió posibles enfoques para abordar esta problemática, y finalmente desarrolló una propuesta para sentar las bases de una ley de salud mental en Chile.

Ver los frutos de ese trabajo, que beneficiará no solo a las personas con enfermedades mentales o con discapacidades intelectuales o síquicas, sino también a los familiares y cuidadores, nos da impulso para seguir trabajando por las políticas públicas que Chile requiere. Hacemos un llamado a seguir afianzando una colaboración permanente entre la universidad, la sociedad y el Estado, donde la primera se pone al servicio de la comunidad con el objetivo de seguir aportando al desarrollo del bien común.

Recuadro
'El equipo de académicos de la UC desarrolló una propuesta que permitió sentar las bases de una ley de salud mental en Chile'.
Pie de pagina
-Ignacio Irarrázaval Elisa Piña Centro de Políticas Públicas UC