Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2021-04-08
Tipo:   Prensa Escrita
Página(s):   C1
Sección:   Nacional
Centimetraje:   35x28

Pie de Imagen
Alternativas Chile ya cuenta con cuatro vacunas autorizadas: Pfizer-BioNTech, Sinovac, AstraZeneca y CanSino. Las tres primeras son de dos dosis, mientras que la última, aprobada ayer, requiere de una sola aplicación.

Inmunización Según el ministro de Salud, hay 1,8 millones de dosis de CanSino aseguradas.
En el Programa Nacional de Inmunizaciones hay vacunas que funcionan así, como la de la hepatitis B:
Expertos coinciden en estudiar eventual tercera dosis contra covid-19 para mejorar inmunidad
El Mercurio
Los especialistas plantean que debe haber mayor evidencia científica sobre la efectividad de aplicar una inyección adicional. Gobierno analizará el tema.
Con más de 7,1 millones de personas vacunadas con la primera dosis en Chile, ya sea de Pfizer-BioNTech o Sinovac, de las cuales 4,2 millones ya recibieron el segundo vial y, por ende, terminaron el tratamiento, ha emergido el planteamiento sobre sumar una tercera dosis para hacer más efectiva la terapia. Reino Unido, por ejemplo, planea reforzar con una tercera inyección a su población durante el segundo semestre.

El martes, la U. de Chile dio a conocer un estudio que analizó las dos vacunas que están aplicándose en el país y que muestra una efectividad de 56,5% para prevenir contagios en quienes han recibido la segunda dosis de alguna de ellas. En ese sentido, se mantiene la interrogante sobre si una tercera podría fortalecer la inmunización.

De hecho, el ministro de Ciencia, Andrés Couve, afirmó el martes que hay que estar atentos a 'las nuevas variantes y a la necesidad de una eventual tercera dosis. Con relación a eso, es una alternativa siempre (...). Estamos siempre haciendo seguimiento de los estudios que se están haciendo a nivel mundial para ir ajustando estos procedimientos y alcanzar la máxima eficacia de las vacunas'.

Posibilidad

Actualmente, el Programa Nacional de Inmunizaciones ya incluye tratamientos que se componen de esquemas de tres dosis. Por ejemplo, la vacuna contra la hepatitis B funciona así, al igual que la antitetánica, por lo que no sería inaudita su aplicación contra el covid-19.

Para el exsubsecretario de Salud Pública Jaime Burrows, la tercera dosis podría 'ser necesaria en la medida que se vaya viendo o se vaya estableciendo la real efectividad de la vacuna (...). Si la población no está suficientemente protegida con dos dosis y eso se pudiera mejorar con una tercera, es un camino que hay que evaluar y probablemente tomar'.

Eso sí, destaca que 'lo que siempre va a ser la piedra de toque es la disponibilidad de vacunas y de la gente de ir a vacunarse, porque ir a vacunarse tres veces es complicado'.

Héctor Sánchez, director del Instituto de Salud Pública de la U. Andrés Bello, dice que todavía es una discusión teórica, 'por lo tanto, creo que necesitan más antecedentes objetivos para poder analizarla'.

Según Érika Retamal, directora de Salud Pública de la U. de Talca, 'sería un buen planteamiento, pero hay que ser cautos y esperar la evidencia científica'. Añade que 'de existir una tercera dosis, tampoco será mágica y su existencia no tiene que llevarnos a dejar de lado las medidas de prevención'.

La infectóloga Jeannette Dabanch, vocera del Comité Asesor en Vacunas y Estrategias de Inmunización (Cavei), señala que aún no han recibido alguna consulta de parte de las autoridades y enfatiza la relevancia de avanzar con los estudios de las variantes del virus. 'Lo primero que hay que investigar es si la formulación de la vacuna es necesaria, porque con la misma es posible que no logre montar una defensa contra las nuevas variantes', plantea.

'Más información'

El ministro de Salud, Enrique Paris, sostiene que todavía no hay evidencia certera para afirmar que se necesita una tercera dosis y comunicó que la próxima semana se dará a conocer un estudio de la cartera sobre el efecto de las vacunas, con la primera y segunda dosis, en pacientes hospitalizados, por lo que 'ahí vamos a tener más información para abrir la discusión respecto de una tercera dosis'.

Afirma que lo que viene 'es tratar de determinar cuánto tiempo duran (los anticuerpos neutralizantes), porque si duraran menos tiempo tal vez habría que colocar una tercera dosis, pero si duran el tiempo suficiente, no es necesario'.

Alexis Kalergis, director del Instituto Milenio de Inmunología e Inmunoterapia de la U. Católica, a cargo de los ensayos clínicos en Chile de Sinovac, destaca que el uso de una tercera o incluso una cuarta dosis 'para reforzar la inmunidad es algo relativamente frecuente en la actualidad en otras vacunas, como es el caso de aquellas contra el virus de la hepatitis B y la del neumococo', y que la idea de un esquema así contra el covid-19 'ha sido planteada ya desde hace algún tiempo por algunos investigadores'.

Dice que esas propuestas apuntan a que con una tercera dosis se podrían promover reacciones más robustas en personas que 'responden débilmente a la vacunación', o 'prolongar la inmunidad contra este virus en el tiempo'.

Kalergis plantea que 'la temporalidad de la aplicación óptima de esta tercera dosis puede ser variable y debe ser idealmente estudiada en el contexto de estudios clínicos'.

Agrega que por eso es importante el estudio chileno, 'dado que nos dará información de primera fuente sobre la seguridad de la vacuna y la inducción de inmunidad en nuestra población, así como la duración de la inmunidad'.

Recuadro
"La idea de la aplicación de una tercera dosis de la vacuna contra el covid-19 ha sido planteada ya desde hace algún tiempo por algunos investigadores'.

Alexis Kalergis

Director del Instituto Milenio de Inmunología e Inmunoterapia de la UC

De existir una tercera dosis, tampoco será mágica y su existencia no tiene que llevarnos a dejar de lado las medidas de prevención'.

Érika Retamal

Directora de Salud Pública de la U. de Talca

La tercera dosis podría ser necesaria en la medida que se vaya viendo o se vaya estableciendo la real efectividad de la vacuna'.

Jaime Burrows

Exsubsecretario de Salud Pública

ISP aprueba el uso de la vacuna de CanSino, la primera en requerir solo una dosis

Luego de casi tres horas de análisis, y con diez votos a favor, una abstención y dos de rechazo, el Comité de Expertos del Instituto de Salud Pública (ISP) autorizó ayer el uso de emergencia de la vacuna contra el covid-19 del laboratorio chino-canadiense CanSino. Así, la inoculación se convierte en la cuarta que se permite en Chile, tras Pfizer-BioNTech, Sinovac y AstraZeneca-Oxford.

'Es un respaldo al Programa de Vacunación, que busca cubrir sobre el 80% de la población objetivo', afirmó el director del ISP, Heriberto García.

El 11 de marzo, el instituto recibió la solicitud de autorización para la vacuna, cuya documentación fue presentada por el laboratorio Saval, que será el titular del producto en el país. La vacuna fue aprobada para su uso en mayores de 18 años y hasta los 60 años.

La mayoría del comité concluyó que la vacuna es segura, aunque se solicitarán más antecedentes sobre el seguimiento realizado a los pacientes de los estudios clínicos para evaluar la duración de la inmunidad lograda.

Una característica que tiene la vacuna de CanSino es que requiere solo una dosis. La epidemióloga Érika Retamal, directora de Salud Pública de la U. de Talca, destaca que eso 'es una ventaja enorme para la población que quizás no tiene la misma rigurosidad para vacunarse que poblaciones de mayor edad, y más viendo que es un grupo que está contagiándose más'.

Ensayos en fase 3

Según los estudios clínicos, hasta ahora, la vacuna logra una efectividad en el 65,7% de los casos sintomáticos y de 90,98% para los casos graves.

En Chile se están realizando ensayos de fase tres de esta vacuna en mayores de 18 años, liderados por la U. de La Frontera con colaboración de las universidades Austral y San Sebastián, en centros de investigación de Santiago, Temuco, Valdivia, Osorno y Puerto Montt.

A juicio del ministro de Salud, Enrique Paris, la autorización 'nos deja en muy buen pie, porque se aprobó para menores de 60 años, que es justamente una edad que nosotros ya sobrepasamos, y además es unidosis. Tenemos 1,8 millones aseguradas y una muy buena relación con el laboratorio'.

La vacuna se conoce como Convidecia (Ad5-nCoV) y es desarrollada por CanSino y sus colaboradores: el Instituto de Biotecnología de Beijing y el Consejo Nacional de Investigación de Canadá (NRC). También ha sido aprobada su utilización en China, México y Pakistán.

11,3 millones de vacunas se han aplicado en el país. De estas, 7,1 millones corresponden a la primera dosis.

4,2 millones de personas ya recibieron la segunda inyección.

25,4% de los santiaguinos ya está inoculado con ambas dosis.
Pie de pagina
Judith Herrera, Manuel Hernández y Max Chávez -