Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2017-05-29
Tipo:   Prensa Escrita
Página(s):   C1
Sección:   Portada
Centimetraje:   23x23

Pie de Imagen
José Muñoz cuenta que tiene 12 años, que su padre se dedica a la venta de leña y dice que no les teme a las frías aguas del canal Beagle. En la foto, maniobrando la embarcación a vela Optimist, con la que el grupo de niños entrena a diario.

Valentina Santana, de 10 años, prepara los nudos para navegar.
El Club Escuela de Deportes Náuticos (Cedena) los forma de manera gratuita:
Niños navegantes de Puerto Williams parten a competir a Alemania y Holanda
El Mercurio
En la escuela náutica más austral del mundo, iniciativa filantrópica de la fundación Chile+Hoy, los niños de la zona aprenden de manera gratuita a navegar en las aguas del canal Beagle.

"Lo que más me gusta es sentir cómo tomamos velocidad con el viento", dice Simón Fredes, mientras se pone gorro de lana, chaleco salvavidas y sube solo a una embarcación a vela llamada Optimist.

En pocos minutos el niño está lejos del muelle navegando con destreza sobre las frías aguas del canal Beagle.

Más allá, José Muñoz, de 12 años, dice que no tiene miedo si se llega a "tumbar" el bote y cae al agua. Lleva un grueso traje de neoprén, y ya le enseñaron la maniobra para nadar y volver a ponerlo en pie. Lo mismo comentan las gemelas Sofía y Javiera Troncoso, describiendo en detalle cómo debe manejarse la orza para retomar la navegación.

Incluso tres niñas más pequeñas, Pía Espinoza (7), Ignacia Santana (7) y Paula Garrido (8), dicen que están felices de ir cada tarde, de 15 a 18 horas. En el lugar se les entregan todos los implementos y se les inculca una formación basada en el respeto y la solidaridad. Cuando las velas se alejan, se oye algo que eriza la piel más que las bajas temperaturas. Los niños gritan al unísono: "¡Que el frío no nos gane, somos niños australes!".

Así se viven las tardes en el Club Escuela de Deportes Náuticos de Puerto Williams (Cedena PW), donde decenas de niños aprenden de forma totalmente gratuita y sin requisitos previos a navegar en el extremo sur del país. Es una iniciativa de la fundación Chile+Hoy, que ya había creado una escuela similar en Panguipulli y busca fomentar las oportunidades de niños de la zona.

La presidenta ejecutiva de la fundación, Carolina Ibáñez, comenta que "la navegación a vela inculca muchos valores más allá del deporte" y que "el centro está enfocado en niños, pero abierto a la comunidad".

La escuela ha llamado la atención desde otras latitudes. Tanto así, que recibieron una invitación desde el exterior. Y hoy mismo parten tres de los niños (Arturo Oyarzún, Joaquín Cruz y Jorge Barría) a conocer y competir en Alemania y Holanda. El viaje los llevará al club de yates Lister (Biggesse, Alemania), participarán de dos regatas en Münster, junto a la escuela de vela Segel Club, y llegarán luego al club de yates W.S.V. Hoorn, en Holanda. Una travesía de tres semanas.

Eduardo Cruz, director del Cedena Puerto Williams -y quien comparte a diario con los niños junto al instructor argentino Mauro Carrizo-, explica que a los niños solo se les pide que sean respetuosos, que compartan y que aprendan de la historia del cabo de Hornos. "Lo importante no es la competencia, sino que aprendan valores que les servirán para la vida".

La experiencia emociona a los padres. Pamela, la madre de Jorge Barría, uno de los que viajarán a Europa, dice que está "agradecida y orgullosa", y apenas contiene las lágrimas al pensar que la vela ya está llevando a su hijo a conocer el mundo.
Pie de pagina
GABRIEL PARDO Desde Puerto Williams -