Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2018-10-27
Tipo:   Prensa Escrita
Página(s):   B12
Sección:   ECONOMÍA Y NEGOCIOS
Centimetraje:   53x28

Pie de Imagen
Las habitaciones son temáticas, para involucrar a los participantes en la aventura y el misterio. Las empresas aseguran que quien se sienta incómodo puede salir en cualquier momento, y que el monitoreo es permanente.
SALAS DE ESCAPE, el creciente negocio de entretención y capacitación desde $7 mil la hora
El Mercurio
El concepto de escape rooms crece en Chile, donde existen al menos seis empresas, con varias salas cada una. En ellas, un grupo es 'encerrado' en una sala y debe resolver diversos acertijos para escapar en menos de una hora. Son frecuentadas por amigos, familias y empresas, ya que prometen fortalecer el trabajo en equipo. Ojo, hay que reservar con anticipación.
COMPARANDO PRODUCTOS

Llevar la emoción de un juego de video o de mesa a la vida real es el concepto detrás de las escape rooms o salas de escape. Su desarrollo apunta originalmente a Japón hace una década, aunque se han popularizado en Europa y Estados Unidos y ahora en nuestro país.

Estos negocios comenzaron con un fin puramente de entretenimiento, pero crece su uso también como instancias para que las empresas puedan observar a sus trabajadores en dinámicas que destacan sus fortalezas y debilidades, su capacidad para el trabajo en equipo, liderazgo y otras características, incluso siendo usadas para la selección de personal.

El mecanismo básico siempre es el mismo. Un grupo de personas, en general entre dos y cinco, es puesto en una habitación de la que solo puede salir resolviendo pistas. Si no lo consiguen en una hora, pierden. Claves en la calidad de una sala de escape son la ambientación y la historia, ya que la idea es que las personas, durante esa hora, realmente sientan que viven una aventura.

La primera sala de escape en Chile fue una franquicia de una gigante húngara del rubro, Parapark, abierta en Providencia en 2015, y que cerró en menos de un año.

Pero nuestro país no se quedó sin escape rooms por mucho tiempo. La posta la tomó una iniciativa que se mantiene vigente: Escape Room Chile. Ubicada en Talca, fue abierta hace dos años y medio por el suizo Sebastián Michellod. Recorría Sudamérica como fotógrafo cuando tuvo lugar el terremoto de 2010. Decidió documentarlo, y en su recorrido terminó encontrando el amor. Y así fue que Michellod se quedó en el Maule. Quería fundar un museo extraterrestre, pero se convenció de que instalar una de esas salas de escape populares en el exterior sería más sustentable económicamente. Y ambientó uno de los tres juegos de su local como una sala de autopsias tipo Área 51, así que de alguna forma se salió con la suya, comenta.

El suizo llama a sus atracciones como una forma de 'diversión activa', escenarios donde equipos se entretienen y descubren cómo funcionar de mejor forma según las habilidades en que destaca cada miembro. 'Es como las cofradías de El Señor de los Anillos', explica. Agrega que en el verano, llega a atender nueve grupos diarios. Además de los juegos en su sitio de Talca, Michellod ofrece una fantasía de cazafantasmas a domicilio —por $40 mil—, y prepara ofrecer una versión de dinámicas para empresas, a las que visitará con un juego para fomentar el trabajo en equipo de 30 a 40 personas por vez.

Fuga se instaló en la tranquila calle Rodó de Providencia hace 10 meses, relata su dueño, Javier Beltramín: 'Hice una escape room en EE.UU. y me gustó mucho. Quedé un poco picado porque no logré salir', comenta.

La sala que poseen actualmente tiene una temática de espías, enmarcada en la supuesta 'abducción' del cabo Valdés, y dentro de la próxima semana, anuncia Beltramín, debiera estar lista una nueva habitación, también con diseño propio, inspirada en la casona Dubois, considerada como 'casa embrujada'. 'Espero que antes de Halloween esté lista, porque tiene una temática más tétrica', señala el dueño de Fuga.

El negocio también apuesta por atraer a las empresas durante la semana, como complemento a quienes los visitan los fines de semana como diversión. Aquí, el foco está en los procesos de selección.

'Se queda alguien de la empresa con un monitor de Fuga, con quien analizan en vivo lo que va pasando', detalla Beltramín. Añade que son tres las modalidades disponibles: 'Analizar, fomentar el trabajo en equipo, y selección'.

A la actual oferta se sumará este 5 de noviembre Escapology, franquicia con una treintena de espacios en EE.UU., República Dominicana, Ecuador y Canadá. Ignacio Navarrete es gerente general de Escapology en Chile. Es parte de un grupo de tres amigos de entre 25 y 30 años, que decidió traer Escapology a Argentina, Perú y Chile. Explica que colaboran con Eduentretención, la empresa chilena que trajo la franquicia mexicana KidZania.

De hecho, sus cuatro actuales salas de escape (y tres adicionales proyectadas) ocuparán parte del espacio de KidZania en el Parque Araucano. Los diseños listos, relata Navarrete, son un laboratorio 'tipo Breaking Bad', un submarino de la Segunda Guerra Mundial, 'un tren como de Agatha Christie', y una mina, diseñada en Chile. 'Somos un parque de 400 m2 que está tematizado completo (...) la gente entra y está ambientado como estación de tren a lo Harry Potter', detalla el gerente.

La idea con Escapology en nuestro país, explica Navarrete, es atender empresas durante el día, y familias y amigos durante la noche, aprovechando la cercanía a cafés y atracciones nocturnas. En la atención a empresas, destaca que además de las propias escape rooms, cuentan con una sala de eventos para capacitaciones posteriores a la dinámica de escape. Para ello, trabajan con la consultora organizacional Proqualitas.

Los planes del gerente son ambiciosos: 'Para 2019 esperamos recibir sobre seis mil personas de empresas y más de 17 mil particulares'. Y añade que esas proyecciones no consideran las dos habitaciones adicionales que serán patrocinadas (como en KidZania), 'para marcas que quieran un márketing inmersivo'.

Hábilmente también combina entretención y trabajo. Larisa Charpin, su dueña, fundó el proyecto en octubre del año pasado. Cuenta que ha visto elevarse las visitas de unas 40 mensuales a cerca de 100, especialmente desde mediados de junio.

'Es bueno que empiecen a haber más escape rooms', explica. Esto, dado que cada vez que se juega una sala, se conoce el secreto y no se la puede repetir. Los valores para empresas, añade, dependen de cada una de las tres consultoras con que operan.

Recuadro
FOCO en las empresas

Ofrecen juegos que 'buscan identificar competencias como liderazgo, comunicación y trabajo bajo presión' y poseen un equipo liderado exclusivamente por mujeres, explica Javiera Baranda, gerenta general de Breakout. La 'coach' de la empresa, Katia Cuellar, añade que en la iniciativa se pueden 'poner a prueba las habilidades de un equipo (...) se despliegan los talentos individuales y la inteligencia colectiva'.

La firma lleva seis meses de funcionamiento, apuntando principalmente a las empresas. La ejecutiva explica que si bien los juegos en sí básicamente son los mismos que en otras salas de escape, en Breakout cuentan con más espacio, para que entre ocho y 15 personas puedan trabajar simultáneamente. La modalidad básica para empresas ('Offsite') cuesta $15 mil por persona, mientras que para personas naturales el valor es $10 mil por individuo. Además, existe una pieza clave, un 'game master', que observa el desempeño del equipo desde dentro de la sala y bajo las modalidades 'Special' ($35 mil por persona) y 'Experience' ($75 mil p.p.), que realiza el análisis de las dinámicas experimentadas, que son entregados al equipo y a la empresa que contrata. Baranda relata que el concepto de Breakout fue desarrollado por su dueña, Dominique Andreu, tras conocer escape rooms para empresas en Miami. Si recibían en promedio unas cuatro compañías al mes en sus inicios, actualmente atienden cerca de 20 firmas, añade. Entre las que han asistido a esta dinámica se encuentran P&G, Falabella, Nestlé y Google.
Pie de pagina
RAMÓN RIVERA NOTARIO-