Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2022-08-17
Tipo:   Suplemento
Página(s):   3-4
Sección:   Suplemento
Centimetraje:   30x30
Más estrés e incertidumbre: estudio revela aumento de sentimientos negativos entre consumidores
La Tercera - Pulso
De acuerdo con un estudio de la Cámara de Comercio de Santiago, los consumidores chilenos se sienten más estrenados y tienen más sentimientos de incertidumbre. En ese sentido, son las mujeres, jóvenes, personas de menores ingresos y los habitantes de regiones los grupos que registraron las mayores tasas de estrés a nivel nacional.
—Los consumidores chilenos están más estresados y sienten más incertidumbre. Así lo revela el informe "Sentimiento, Hábitos y Expectativas de los Consumidores" elaborado por la Cámara. de Comercio de Santiago (CCS), correspondiente al segundo trimestre de 2022.

El estudio, basado en un set de encuestas mensuales, registró un aumento del estrés (5I%) y la incertidumbre (48%) entre los consultados en el último trimestre. Los porcentajes de quienes se declaran felices (51%) y esperanzados (61%), en cambio, mostraron retrocesos.

Comparado con el trimestre anterior, la cantidad de personas que declaró sentir esperanza bajó del 67% al 61% entre abril y junio. Así también con la felicidad, que bajó de 55% a 51%. En contraste, el porcentaje de consumidores que manifestó sentir estrés subió de 49% a 51%, y la incertidumbre tuvo un salto de 43% a 48%.

El informe, además, muestra que en junio pasado son las mujeres, jóvenes, personas de menores ingresos y los habitantes de regiones los grupos que tuvieron las mayores tasas de estrés a nivel nacional. En tanto, los hombres de Santiago, personas de mayores ingresos y de mayor edad anotan los menores niveles de estrés.

En particular, el 46% de los hombres dijo tener estrés, porcentaje bastante inferior al de mujeres, con 57%. Algo similar se presenta entre los consumidores de Santiago, con 46%, respecto a sus pares de otras zonas del país, con 56%.

PATRONES DE CONSUMO

Otro tema que tocó el estudio fue el de los patrones de consumo. En ese sentido, George leven gerente de estudios de la CCS, destacó que "En los últimos meses se registra un aumento en la intención de compra de bienes de primera necesidad, lo que tiene como contrapartida un descenso en bienes durables y semidurables, relacionado al aumento de la inflación y la menor liquidez en los hogares, debido esto último al término del IFE y al ajuste de la economía".

Así, la preferencia por las compras de alimentos o de supermercado fue del 70%, seguido por la compra de artículos de limpieza e higiene personal (55%). Mientras, el vestuario marcó 23%, los artículos para el hogar y decoración anotaron 12%, y los ítems de tecnología y/o electrohogar, 10%, los cuales mostraron una baja en los últimos meses en la intención de compra.

En el caso de servicios presenciales, se aprecian ajustes en el primer semestre en restaurantes -preferencia de compra que baja al 15%- y viajes con solo 2%, lo cual, según el estudio, se entiende por factores estacionales. Mientras, la categoría de cines y teatros está en un proceso de paulatina recuperación, llegando al 8%.

Los supermercados se mantienen como el lugar con mayor intensidad de visita (58% de los consumidores), seguidos por centros comerciales (39%), restaurantes y cafés (37%), y cines (34%), este último con una importante recuperación en los últimos meses.

Respecto de los canales de venta, en el segundo trimestre, el 57% de los consumidores se inclina por realizar tanto compras físicas como online. Según explica Lever, "se confirma una tendencia a la consolidación de hábitos multicanal, con una clara mayoría optando por más de un medio de compra. Quienes esperan comprar solo online, en tanto, suben al 18% y superan a los que seguirán solo en tiendas físicas".

El informe revela que se mantiene la intensidad de compras en e-commerre, que alcanzó máximos históricos cercanos al 80% de los consumidores durante las cuarentenas, y que pese al desconfinamiento se mantenía en 75% a mediados de este año. No obstante, la intensidad de compra online ha caído. El 48% (un máximo desde el inicio dela pandemia) señala que debido al desconfinamiento ha disminuido su frecuencia de compras en internet

Desde la reapertura del comercio se ha ido normalizando el hábito de visita a centros comerciales, con el 62% de los consumidores que afirmaron haber visitado uno en los últimos 30 días, y un peak de 74% en la última Navidad.

PERSPECTIVAS

Respecto a las perspectivas del consumidor, el estudio también reveló que en la primera mitad del año se mantiene la preferencia por la multicanalidad hacia el futuro. Así, en junio quienes señalaron que esperan seguir comprando en canales físicos y online fueron el 67%, los que declaran que usarán solo online subieron al 20% y los que declaran que seguirán solo en tiendas físicas se redujeron al 8%. Esto, en comparación al mes anterior, en que los porcentajes fueron de 73%, 12% y 10%, respectivamente.

En tanto, el 67% de los consumidores proyecta que visitará menos que antes los centros comerciales. Asimismo, la mitad de los consumidores piensa que los nuevos hábitos adoptados durante la pandemia serán permanentes y menos del 20% piensa que permanecerán solo mientras dure la pandemia.

SITUACIÓN LABORAL

El porcentaje de consumidores que se declara trabajando alcanzó en el segundo trimestre su máximo desde el inicio de la pandemia: un 68% si se incluye a quienes trabajan y estudian. Sin embargo, también aumentaron quienes se declaran desempleados y buscando trabajo (15% a fines de 2021, 18% en el primer trimestre de este año, 21% en el segundo).

En ese contexto, las causales de desempleo por despido aumentaron levemente al 31%, mientras que por cierre de la empresa subieron de 6% en el primer trimestre a 14% en el segundo, su nivel más alto en 12 meses.

Otro aspecto es que la presencialidad física en el trabajo alcanzó su máximo en el segundo trimestre desde el inicio de la pandemia, con el 70% declarando esa modalidad. El teletrabajo puro, que superó el 30% en el segundo trimestre de 2021, se repliega a un rango de entre el 10% y 15%. La modalidad híbrida, en tanto, se redujo al 16% en el segundo trimestre.

IMPACTO DE LA INFLACIÓN

En otros temas, con respecto al impacto dela inflación en la vida de los consumidores, estos han reaccionado de distintas maneras. Así, el 49% declara haber dejado de comprar algunos tipos de alimentos, el 46% ha usado sus ahorros para compensar el aumento en el costo de vida y el 42% ha reducido gastos en entretención. Entre las otras medidas destacan dejar de pagar obligaciones financieras (30%), modificar el medio de transporte (24%) y acudir a créditos (21%)

Sobre las expectativas de la economía, a junio el 67% espera que la situación empeore, muy por sobre el 46% de inicios de año, mientras que el 18% espera que mejore (30% en enero).
Pie de pagina
CATALINA MARCONI-