Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2021-08-01
Tipo:   Suplemento
Página(s):   1
Sección:   suplemento
Centimetraje:   22x24

Pie de Imagen
El bootcamp es especializado y acelerado, por lo que se requiere más dedicación, pues apunta a formar personas con un perfil autodidacta. Freepik.es
Conocimientos Tecnología ]
Bootcamp: especialización intensiva para los desafíos de la era digital
El Mercurio - Clasificados Empleos y Capacitación
Esta nueva forma de aprender permite a cualquier persona, sin conocimientos previos, adentrarse en el mundo de las tecnologías de la información y actualizarse constantemente.
La pandemia aceleró la transformación digital en las empresas. De ahí que cada vez son más las organizaciones que requieren talento en tecnologías de la información, conocimientos que en la mayoría de los casos no se logran en la universidad, dado que este es un ámbito en cambio permanente.

En este contexto, los bootcamp se han transformado en una buena opción para especializarse en el área digital. ¿La razón? Son cursos intensivos que permiten adquirir conocimientos y habilidades para responder a la demanda del mercado.

Es que el vertiginoso aumento de los requerimientos de personal capacitado en el mundo de la tecnología de la información, señala Jorge Milanes, director académico de E-Camp Edutecno, expertos en capacitación remota, 'hace inviable que una persona pueda tomarse cuatro o cinco años en su formación'.

Por eso, una de las mayores ventajas de los bootcamp radica en el menor tiempo que requiere y que oscila entre 4 y 8 meses como tope.

Para Catalina Araya, directora de Educación de Fundación País Digital (FPD), en la era digital es 'clave que las personas estén preparadas y capacitadas en distintas disciplinas y áreas, y los bootcamp desde aquí toman protagonismo como una oferta que va en incremento en este tiempo, ya que se convierte en una alternativa efectiva para quienes quieren aprender en formato online, de manera intensiva y en poco tiempo'.

En efecto, Sebastián Espinosa, director ejecutivo de Coding Dojo Latam, explica que el bootcamp es 'una metodología, un espacio de enseñanza acelerado enfocado en entregar más herramientas técnicas y prácticas que le permitan a una persona aprender aceleradamente las herramientas que requiere para iniciarse en el día 1 de un trabajo'.

Así, por ejemplo, en Coding Dojo, tras 12 o 14 semanas, una persona puede certificarse en herramientas aplicadas y contar con un portafolio de proyectos, que incluye haber armado un sitio web o una aplicación real (si es un bootcamp de programación) o un proyecto de análisis, proyección y automatización en base a datos (si es uno de data science).

En Laboratoria, organización que busca formar y propiciar la empleabilidad de más mujeres en el sector tech, los bootcamp se extienden por 6 meses, en los cuales se busca, comenta Belén Recabal, product manager Alumnae de Laboratoria, 'desarrollar habilidades altamente demandadas y relevantes para el mundo empresarial, enfocadas en la capacitación en Desarrollo Web y Experiencia de Usuario'.

'La industria tecnológica ha sido pionera en reconocer los procesos formativos que ofrecen los bootcamp a las personas y eso es clave para que exista más demanda de estos tipos de formación conocidos como ‘rápidos y efectivos', pues aseguran inserción laboral. Un bootcamp puede ser un punto de partida para iniciar una carrera en tecnología, o puede significar una ‘especialización' en habilidades digitales para cualquier profesional', agrega Catalina Araya.

Metodología

Para lograr que los estudiantes interioricen los conocimientos en cortos períodos, los bootcamp utilizan la estrategia de 'enseñanza invertida'; es decir, los alumnos llegan con el conocimiento y ejercicios realizados previos a la clase (resolución de problemas); así, en el tiempo compartido, los casos son profundizados por el profesor. Además, se les entregan herramientas para optimizar y mejorar los desafíos a los que se enfrentan previamente en sus ejercicios.

Jorge Milanes detalla que la metodología inversa es 'una estrategia didáctica caracterizada por un método de enseñanza que aporta mayor énfasis a la práctica de los conocimientos'.

'Este nuevo enfoque desarrolla una técnica en la cual el alumno obtiene información en un tiempo y lugar que no requiere la presencia física de un profesor. El aula invertida entrega también la opción de que el profesor dé un tratamiento más individualizado a un alumno en todas las fases del ciclo de aprendizaje', sentencia.

La idea es —dice Belén Recabal— potenciar 'el autoaprendizaje y la resolución de problemas en equipo, para que las egresadas tengan las herramientas para enfrentarse a situaciones de incertidumbre durante su carrera profesional y con la capacidad de aprender continuamente, independientemente del reto que se les presente'.

Coincide Sebastián Espinosa, al señalar que 'un bootcamp está enfocado en el saber hacer, en proyectos prácticos y en saber enfrentar un trabajo desde el primer momento, entendiendo que las habilidades y herramientas de programación y análisis de datos requieren aplicación desde el inicio'.

Así, un bootcamp es especializado y acelerado, por lo que se requiere más dedicación, pues apunta a formar personas con un perfil autodidacta, cuyo objetivo es ser capaz de seguir actualizándose continuamente.

Pero sin dejar de lado lo colectivo. Para el director académico de Edutecno, esta metodología favorece el aprendizaje entre pares y el desarrollo de trabajo colaborativo, lo que 'fomenta y fortalece el desarrollo de habilidades colectivas'.

A diferencia de otras especializaciones, esta no requiere conocimientos previos, y está cambiando —añade— 'la cultura organizacional de las empresas, abriendo espacios para aquellos que han perfeccionado sus destrezas y habilidades innatas, pero que no siempre cuentan con una formación tradicional'.

El análisis de los expertos coincide en que el éxito de esta nueva forma de aprender se refleja en la empleabilidad de sus egresados, con métricas enfocadas en cuánto demoran en encontrar un trabajo y cuánto mejoran sus rentas respecto de su situación previa a este proceso de aprendizaje.

Por ello, Coding Dojo cuenta con un módulo de career services (apresto laboral), enfocado en el trabajo individual con cada estudiante, de modo de potenciar perfiles y apoyarlos en los procesos de selección de las empresas para que logren encontrar un trabajo.

Desde Laboratoria, a su vez, detallan que, desde 2015, se han graduado 520 mujeres, de las cuales 86% trabaja en el sector tecnológico, lo que contribuye a construir una economía digital más diversa, inclusiva y competitiva en América Latina.
Pie de pagina
Carolina Miranda C.-