Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2019-06-22
Tipo:   Prensa Escrita
Página(s):   A9
Sección:   CULTURA
Centimetraje:   22x17

Pie de Imagen
-'Tres rostros' (sin fecha). Pastel y tinta sobre papel.

-'Arboleda y casa al fondo' (sin fecha). Óleo sobre cartón.
Abierta hasta el 1 de septiembre:
Museo Andino exhibe obras inéditas de Dinora Doudtchitzky
El Mercurio
Conocida por sus grabados, 'La otra luz de Dinora' amplía la perspectiva sobre los trabajos de la artista chileno-ucraniana (1914-2004) y presenta sus acuarelas, retratos, paisajes y dibujos.
Nacida en Odessa, en 1914, y nacionalizada chilena en 1948, Dinora Doudtchitzky llegó al país a los 25 años, gracias al premio que obtuvo en un concurso de pintura en Buenos Aires, donde vivía con su familia tras la revolución bolchevique. Y llegó para quedarse: en Chile se casó con el pianista, director de orquesta y crítico musical Daniel Quiroga, con quien tuvo una hija, Silvia. Ingresó a la Escuela de Artes Aplicadas de la Universidad de Chile y junto a Nemesio Antúnez fundó el Taller 99 al interior de la Universidad Católica, donde fue profesora de grabado durante 22 años.

'Dinora fue una artista reconocida, pero no tan conocida', señala Hernán Rodríguez, director del Museo Andino (Viña Santa Rita, Alto Jahuel), donde se expone, desde este mes y hasta el 1 de septiembre, 'La otra luz de Dinora', con material inédito. 'Es una muestra que amplía la perspectiva de los trabajos que uno le conocía, que eran mayoritariamente grabados, porque aparecieron acuarelas, paisajes, retratos, dibujos… Es una exhibición muy completa', señala Rodríguez.

Luego de la muerte de Doudtchitzky, en 2004, su hija le pidió a la historiadora del arte Macarena Murúa que catalogara sus grabados, pero hasta esa fecha no se conocía su faceta de acuarelista ni dibujante.

Recién en 2015, cuando Micaelina Campos, presidenta de la Fundación Museo Casa de la Acuarela, comenzó a organizar un proyecto que investigaba obras de acuarela hechas por mujeres, la reconocida acuarelista y amiga de Doudtchitzky Lea Kleiner (1929) le contó que al parecer, en los años 50, Doudtchitzky había trabajado esta técnica.

'A raíz de esto, hablé con su hija y le pedí las obras, pero según ella no había nada en acuarela', comenta Campos. Silvia Quiroga murió poco tiempo después, por lo que Campos tuvo que hablar con los nietos de Doudtchitzky para seguir la pista de las acuarelas. Buscando entre los muebles originales en los que Doudtchitzky guardaba sus obras encontraron numerosos trabajos que ni la familia sabía que existían: acuarelas, témperas, témperas con acuarela y trabajos en tinta, todos con motivos de retratos y paisajes.

Así, cuando aparecieron las cientos de acuarelas realizadas por Doudtchitzky, Micaelina Campos no dudó en organizar una exposición, la cual se materializó ahora en el Museo Andino. Hay 58 obras de la chilena, entre grabados, acuarelas y dibujos. 'Quisimos privilegiar y darles visibilidad a las obras que hasta este momento no se conocían', señala Macarena Murúa. 'También pusimos una selección de grabados muy acotada para contextualizarla, ya que en general la gente la reconoce como grabadora'.

Los ejes temáticos de la exposición son paisajes y retratos. Pero hay un tercer eje que alude a la biografía de la artista, donde distintos archivos, documentos y objetos personales colocados en varias vitrinas dan cuenta de la vida privada de Doudtchitzky.

'Quedé muy contenta con la exposición', afirma Manuela García, nieta de Doudtchitzky. 'Es un trabajo muy delicado, que rescata una dimensión de mi abuela que no había sido destacada antes y, además, logra dar una imagen muy completa de Dinora, tanto en su faceta de artista como de persona', concluye García.
Pie de pagina
María Piedad Jiménez Larraín -