Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2019-02-20
Tipo:   Prensa Escrita
Página(s):   16
Sección:   Tendencias
Centimetraje:   24x27

Pie de Imagen
Además de los padres el rol de los educadores también es fundamental en la adaptación de los menores.
UNO DE LOS PRIMEROS DESAFÍOS PARA LOS MENORES
Trabajo de los padres es vital para adaptar a los niños a ingreso a clases
El Sur _Concepción
Marzo trae grandes desafíos a los padres y cuidadores de los niños que ingresan por primera vez a un jardín infantil o sala cuna. Respetar sus tiempos y la comunicación son claves en este período.
Con el fin de la temporada de verano llega el regreso a clases. Estudiantes universitarios, secundarios y básicos regresan a sus casas de estudio, luego de las vacaciones.

En el caso de los más pequeños, la entrada ala sala cuna o al jardín infantil es, probablemente, la primera vez que ellos salen de su entorno familiar y entablan relaciones con otras personas. Un cambio no solo para los menores, sino que para toda la familia, ya que esta nueva etapa significa un impacto en la rutina y vida cotidiana de los niños y sus cuidadores.

CONSEJOS

Para Marcella Tassara, gerente de Bienestar y Seguridad de Jardines Infantiles Vitamina, las entrada a los jardines y/o salas cuna, debe ser un proceso gradual. "Que vayan por una hora el primer día, luego vuelvan al otro día y que estén un periodo más largo de tres horas, para finalmente estar todo el día", asegura. En esa misma línea no presionar a los niños es algo vital, ya que los padres deben entender que todo es un proceso. "Es un proceso gradual, donde es importante darles seguridad, contención y cariño.

También hay que tener claro que pueden llorar y no hay que presionarlos a interactuar de inmediato, porque es un lugar desconocido", sostiene Tassara. Otro punto importante, de acuerdo a la ejecutiva del sector educacional, radica en la comunicación, ya que "es importante decirles que van a ir al jardín , contarles que conocerán nuevos niños, con quienes jugarán y se entretendrán". En esa misma línea, para la directora de Junji Biobío, Alejandra Navarrete, la comunicación entre los padres y educadores también es de vital importancia, ya que "que lo padres expliquen a las educadoras si hay una comida que no le gusta o cómo son las rutinas de sueño y juego, es relevante en el proceso de adaptación, de esta forma la encargada de aula, puede generar un apego afectivo con el niño o niña y facilitar su etapa de inicio".

Navarrete también recalca la importancia de que los padres se den el tiempo de conocer al equipo educativo y las dependencias del jardín que escogieron, debido a que esa seguridad que los padres sienten al saber que dejan a sus hijos en buenas manos. "El adulto responsable debe transmitir esa confianza y seguridad a su hijo, explicarle que va estar un periodo, reforzar que lo irá a buscar para que el niño se sienta seguro". Algo en lo que también coincide Tassara: "Es importante decirles que cuando los vas a dejar, que los irás a buscar luego del trabajo".

"El acompañamiento debe ser paulatino, no algo de golpe donde los vayan a dejar al jardín a las 8 de la mañana y después los recojan a las 7 de la tarde. Para un niño que ha estado seis meses o un año con su mamá, algo así es duro", comenta. Otro punto importante en este proceso, es que los padres asistan a las actividades que los establecimientos organizan. Además, en algunos casos, el llevar objetos de significancia para los menores, como un chupete, "tuto" o peluche, puede ayudara desarrollar una confianza en el nuevo lugar. Lo más importante del proceso previo a la entrada y durante las primeras semanas, es entender que cada niño tiene su propio ritmo de adaptación, es decir, no hay tiempos correctos ni incorrectos.

ROL DE LOS EDUCADORES

Así como los padres tienen un rol importante para con sus hijos, los educadores también juegan un papel relevante en todo el proceso. En este tema, para Jenny López, asesora pedagógica del Departamento de Calidad Educativa de Junji, "las asesorías técnicas a los equipos de aula están orientadas a poder otorgar al niño y niña la seguridad, el confort, el bienestar integral, desde el día uno que llega al jardín.

Por lo tanto, nosotros como asesores pedagógicos, promovemos generar espacios afectivos, cálidos contenedores, donde en este periodo de inicio, en el que los niños y las niñas vienen a descubrir y conocer un mundo nuevo, sea desde lo más cercano a él". Para López, "uno de los mayores esfuerzos está centrado en capacitar a los equipos de aula en respuestas que sean sensibles, contenedoras, que promuevan interacciones positivas de alta calidad, donde los niños y niñas se sientan seguros y donde se respeten los ritmos de aprendizajes de cada uno".

PRINCIPALES PROBLEMAS

Todo este proceso, un tanto caótico para los pequeños, hace que muchas veces éstos manifiesten conductas que no deben preocupara los padres, pero que si deben ser capaces de manejar. Por ejemplo, los niños pueden manifestar inseguridad, ya que están en un lugar nuevo que no conocen y sin caras conocidas.

Es probable que durante los primeros días sienta un apego especial por sus padres o cuidadores. Además de no querer sociabilizar ni realizar actividades grupales. El llanto también es una manifestación común durante los primeros días, tanto en casa como en el jardín mismo, debido a las diferentes emociones que puede experimentar un menor y que son nuevas para él.

Recuadro
"Es un proceso gradual, donde es importante darles seguridad, contención y cariño. También hay que tener claro que pueden llorar y no hay que presionarlos a interactuar de inmediato, porque es un lugar desconocido"

Marcella Tassara, gerente de Bienestar y Seguridad de Vitamina.


La transmisión de seguridad de los padres a sus hijos y el dejar claros que irán por ellos, también es relevante.
Pie de pagina
NICOLÁS MARTÍNEZ RAMÍREZ.-