Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2021-08-15
Tipo:   Prensa Escrita
Página(s):   20
Sección:   Empleo y Educación
Centimetraje:   28x23

Pie de Imagen
- Si Valentina Raddatz no puede estar físicamente en su trabajo por asuntos familiares, le basta dar aviso previo.
Ingeniera se enfrentó a esa disyuntiva y optó por tener más libertad
¿Qué prefiere: ganar más o renegociar su horario de trabajo?
Las Últimas Noticias
Profesionales pueden flexibilizar sus contratos para, por ejemplo, trabajar media jornada los viernes.
'Trabajé nueve años como asesora en un ministerio. La estructura que manejaban con el tema de los permisos era muy burocrática: había que ingresar la solicitud al sistema y luego esperar la aprobación. Pensé mucho sobre eso en el momento del prenatal. Cuando me ofrecieron trabajo en otra empresa, les planteé esta inquietud y me dieron la posibilidad de negociar', cuenta la ingeniera en computación e informática Valentina Raddatz (37), a quien contrataron el 2018 bajo el artículo 22 del Código del Trabajo.

Esta cláusula permite que ciertos trabajadores flexibilicen su jornada laboral y puedan decidir horarios de entrada o salida.

Sacando el tema de la pandemia, que mantiene a miles de trabajadores en modo teletrabajo, la posibilidad de negociar mayores libertades u horarios es un anhelo de muchos profesionales, sobre todo mamás y papás.

Cuando Raddatz debió tomar una decisión pesó mucho el tema de su familia, asume. 'En ese minuto no pensé en negociar un aumento de sueldo. De hecho, me igualaron lo que ganaba en el ministerio, pero pude llegar a un acuerdo con el tema de mis horarios y mis prioridades familiares: hasta ahora han cumplido con lo que se acordó inicialmente', precisa la actual gerenta de operaciones en Asimov Consultores, desarrolladora de software, apps móviles e inteligencia artificial.

¿A qué acuerdo llegó? 'Solicité no estar presente en la oficina cuando tenga horas médicas con mi hijo, cuando necesite cuidarlo o cualquier cosa que se presente', puntualiza. Valentina va todos los días a la oficina, pero cuando no puede estar físicamente da aviso previo. 'No es que pida permiso: coordino con mi jefatura que voy a estar en tal situación y no hay problemas', ilustra. 'Esta fue una decisión para ver crecer a mi hijo y acompañarlo en su proceso de desarrollo. La clave es ser organizado, responsable y cumplir con las labores que encomienda la empresa. En ese sentido, las herramientas tecnológicas ayudan un montón', sostiene.

El periodista Víctor Zabala (39) también pudo llegar a acuerdos con su empleador. Él es digital marketing manager en Edutecno, OTEC experta en desarrollo humano con sede en Santiago, mientras su esposa trabaja en una localidad cercana a Rancagua. Como solo podían verse los fines de semana, acordaron un punto medio para que ambos puedan estar juntos. Esto implicaba que Zabala tuviese que dejar la oficina.

¿Cómo le fue? 'Bastante bien. Cuando les planteé a mis empleadores las razones por las que solicitaba este cambio me entendieron súper bien. Desde fines de 2019 vivo en Rancagua y trabajo sin problemas. El tipo de trabajo que realizo me permite trabajar desde cualquier parte preparando estrategias de marketing digital. Me conecto en los horarios que corresponde, hacemos planificaciones diarias y reuniones', detalla. En su contrato le agregaron un anexo especial, y luego -con la pandemia- se lo modificaron a uno de teletrabajo.

La opinión legal

La abogada especializada en derecho laboral Cristina Melo, fundadora del estudio jurídico Melo y Asociados, hace hincapié en que no es necesario estar contratado bajo el artículo 22 inciso 2 para que la empresa le dé mayores libertades: también lo puede negociar en el contrato de trabajo. 'Lo óptimo sería negociar antes de firmar el contrato. Por ejemplo, puede manifestarle a su empleador que tiene un hijo de cinco años y que le gustaría tener las tardes libres de los viernes. Para ello se compromete a trabajar una hora más todos los días y así cumplir con el contrato de 45 horas'.

En todo caso, igual puede cambiar sus condiciones durante la relación laboral. 'Debe asegurarse que los acuerdos queden escritos mediante un anexo de contrato. También puede negociar otros beneficios, como días administrativos, permiso de vacaciones anticipado o medio día libre el día de tu cumpleaños, entre otros. Se puede negociar siempre y cuando el empleador y trabajador estén de acuerdo'.

Melo enfatiza que el artículo 22 infiere que no hay limitación en la jornada de trabajo. 'A quienes teletrabajan, vendedores en terreno o gerentes, entre otros, se les estipula el artículo 22 porque ellos pueden trabajar indistintamente hasta horarios de trabajo de 12 horas, si es que así lo requiere la empresa en base a sus requerimientos'.

Recuadro
- Un nuevo contrato

Felipe Leigh, director legal de la empresa de RR.HH. Adecco Chile, explica que la flexibilización de las jornadas laborales dependen de las condiciones que pueda ofrecer cada empleador. 'Lo ideal es plantear contextos donde realmente sea imprescindible negociar algún tipo de ítem en el contrato, como la imposibilidad de dejar en manos de terceros el cuidado de los hijos o bien la necesidad de trasladar domicilio fuera de la ciudad. Esos son casos aislados, que no se han visto masivamente. Todo dependerá del rubro de la empresa y si esas condiciones lo permiten para dar continuidad operativa al cargo del trabajador'. 'Hoy, gracias a la Ley del Teletrabajo, las partes pueden acordar desde turnos rotativos, modalidades semipresenciales, o incluso absolutamente remotas; es decir, se ha otorgado un nuevo abanico de opciones', destaca.
Pie de pagina
BANYELIZ MUÑOZ-