Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2018-03-12
Tipo:   Prensa Escrita
Página(s):   30
Sección:   FINANZAS & MERCADOS
Centimetraje:   30x22
ESTUDIO DE ABOGADOS DETECTA DISTORSIONES EN INSTANCIAS DE CONTROL
Radiografía a gobiernos corporativos alerta serias falencias en administradoras de fondos de terceros
El Diario Financiero
Sondeo advierte poca separación de funciones críticas, como en el caso de empresas auditoras que valorizan activos.
Una serie de distorsiones que afectan a los gobiernos corporativos de las compañías que administran dineros de terceros detectó una radiografía elaborada por el estudio de abogados Bórquez Yunge. Según el estudio, existen importantes grados de concentración en las personas que integran los comités de vigilancia de cada institución, situación que revela estructuras de gobierno relativamente débiles.

A ello se suma la poca separación de funciones críticas al interior de las administradoras, como el hecho de que una misma empresa de auditoría fiscalice tanto la valorización de los activos como la custodia que realizan estas compañías. Situaciones que en la visión del socio director del buffet, Juan-Pablo Bórquez, podrían develar potenciales conflictos de interés.

'La verdad es que la sana práctica aconsejaría que en esas labores no hubiera tanto grado de concentración, y que además de eso, quienes auditan a los administradores fueran distintos de quienes auditan a los fondos', sostiene el jurista. En concreto, el estudio muestra que de los 120 fondos de inversión rescatables que existían a octubre de 2017, el 91% son auditados por solamente tres compañías, PWC, KMPG y Deloitte, siendo esta última la que mayor cantidad acapara con un 47% del total.

El panorama en el caso de los fondos no rescatables no cambia tanto, ya que del total de 267 unidades que había en el mismo período, un 93% mantiene como auditores a cuatro de las compañías del sector. En específico, KMPG concentra el 42%, mientras que Deloitte y Surlatina equiparan la cantidad de fondos fiscalizados con 40 para cada uno, es decir, un 19% respectivamente. En tanto, EY verifica el 13% de esta clase de fondos.

Comités de ¿vigilancia?

Uno de los aspectos que más cuestiona Bórquez tras levantar los datos es el alto grado de concentración que afecta a los comités de vigilancia. La radiografía cuantificó en 622 la cantidad de asientos disponibles en estas comisiones, sin embargo dichos cargos son utilizados por un total de 263 personas, de las cuales solo 27 acapara el 41% del total. En ese sentido, 160 personas integran un comité, 41 individuos están en dos, 20 lo hacen en tres, 10 integran 4 comisiones y cinco sujetos en igual número de comisiones.

Mercado concentrado

La radiografía identificó que, a octubre de 2017, en el país existían 153 administradoras de Fondos de Inversión Privados, 58 administradoras de carteras, 50 Administradoras Generales de Fondos (AGF) y 20 administradoras de Mandatos. 120 son fondos de inversión rescatables, 267 son no rescatables y 506 corresponden a Fondos Mutuos (FFMM).

En estos últimos, sólo cuatro actores (Banchile, Bci, LarrainVial y Santander) concentran casi un 35% del total, y en los instrumentos rescatables, LarrainVial, MBI y Credicorp se quedan con cerca del 32% del total. Mientras, en los no rescatables, Compass, LarrainVial y Banchile representan poco más del 25%. Por clase de activos, el 32% (US$ 6.363 millones) son instrumentos de deuda, mientras que el capital privado y el accionario empatan con un 24% del total, alcanzando US$ 4.785 millones y US$ 4.734 millones respectivamente. El resto se reparte entre activos inmobiliarios (13%), otros (5%) y mixto (2%).


Recuadro
JUAN-PABLO BÓRQUEZ, SOCIO DIRECTOR DE BÓRQUEZYUNGE

'Hay una razonable sospecha del grado de independencia'

- ¿Qué tipos de sugerencias emanan de este estudio?

- Hay una razonable sospecha del grado de independencia que tienen los miembros de los comités respecto del administrador, además de esta concentración por el número excesivo de personas que están repetidos. Estas cosas atentan contra la 'solvencia' que debería tener esta institución, y su rol debería vigorizarse.

- ¿Hay espacios para que el regulador proponga normas?

- Lo que falta acá más bien es que los dueños de los activos asuman el rol de tales, que ellos sean un poquitito más exigentes y estrictos, y pedirle a los delegados que les rindan cuentas. Sería sano como práctica que los administradores al menos limitaran el número de veces que una misma persona se repite en los comités de vigilancia, porque definitivamente desvirtúa la calidad y legitimidad que tiene que tener este tipo de institución.

- ¿Descarta que estas falencias puedan dar pie a fraudes?

- Los riesgos de fraude siempre existen. Lo importante es qué hacen las compañías, que los dueños de los activos puedan ser convencidos de que los que administran sus platas han hecho todo lo posible para evitar o detectar oportunamente situaciones de riesgo o fraude.
Pie de pagina
VÍCTOR GUILLOU VÁSQUEZ-