Nex Prensa Electronico
Pais:   Chile
Fecha:   2021-11-19
Tipo:   Internet
Sección:   Economia Noticias
URL:   Link
Autor:   19 de Noviembre de 2021 | 11:43 | Por Ignacia Munita C., Emol
Gobierno se abre a extender el IFE laboral: Economistas dicen que "se justifica", pero plantean focalizar subsidio
Emol.com
De acuerdo a registros del Ministerio del Trabajo, a la fecha, este apoyo a la contratación formal ha beneficiado a más de 400 mil personas, y la proyección es que a diciembre podría superar las 600 mil.
Luces de esperanza ha mostrado la evolución de la pandemia en Chile, considerando que el jueves las autoridades informaron que los casos confirmados en los últimos siete días han disminuido un 0,3% y que el contexto sanitario actual presenta una "muy positiva diferencia" respecto de, por ejemplo, las elecciones de mayo pasado. Razón por la cual, además, no hubo cambios en el plan Paso a Paso.
Se trata de un factor que está directamente relacionado con uno de los ámbitos más importantes a la hora de analizar el estado de la economía nacional: el empleo. Tomando eso en cuenta, el mercado laboral efectivamente ha mostrado signos de recuperación al comparar con el periodo más crítico de la pandemia, cuando se perdieron cerca de 2 millones de puestos de trabajo.
Es más, la última medición realizada por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) reveló que la tasa de desocupación en el país alcanzó un 8,4% durante el trimestre móvil julio-septiembre, cifra que, de acuerdo a la entidad, significó un descenso de 3,9 puntos porcentuales (pp.) en doce meses y de 0,1% pp. al contrastar con el trimestre inmediatamente anterior. Sumado esto, en esa fecha se crearon 86.460 plazas laborales.
Pero además del levantamiento de las restricciones y la flexibilización de la movilidad, uno de los puntos clave que ha incentivado el empleo formal es el denominado IFE laboral (o Ingreso Laboral de Emergencia), un subsidio mensual impulsado por el Gobierno que beneficia a todas aquellas personas que firmen un contrato de trabajo y cuyas remuneraciones brutas mensuales no excedan de tres ingresos mínimos mensuales (actualmente $1.011.000).
Sin embargo, la última postulación para acceder a este beneficio, que tiene por objeto impulsar la incorporación y formalización del mercado laboral, además de entregar apoyos para la reincorporación, especialmente de mujeres, finaliza este 31 de diciembre. Aunque desde el Ejecutivo no descartan una eventual extensión de este aporte.
"Es una materia que está en estudio", ha señalado en varias entrevistas esta semana el ministro del Trabajo y Previsión Social, Patricio Melero, quien además ha planteado que se trata de una medida que están "evaluando constantemente", para determinar si se amplía o no.
Así las cosas, al ser consultado por el detalle de cómo ha operado el IFE laboral, el ministro Melero aseguró a Emol que, gracias a esta política, "a la fecha se han beneficiado 403.831 personas, y tiene una proyección hacia el mes de diciembre que podría superar los 600 mil, de manera tal de que ha sido el tránsito gradual, pero sostenido, desde el IFE universal de emergencia, sin condiciones, a un subsidio laboral que tiene como condición un contrato de trabajo formal".
Sumado a esto, el secretario de Estado dijo que este aporte "está bien evaluado, que está empujando y ayudando a la creación de empleos, y que ha sido bien relevante desde el punto de vista de disminuir la brecha de género entre mujeres y hombres, puesto que partimos con una brecha de 36% - 64% en mujeres y hombres, y hoy estamos en 46% - 54%. Es decir, se ha logrado incorporar a mujeres que estaban inactivas producto de la pandemia".
Respecto al tramo etario, la autoridad indicó que el Ingreso Laboral de Emergencia "ha estado en un 73% beneficiando al grupo de 24 y 55 años".
Sobre el balance por actividad económica, el titular de la cartera de Trabajo y Previsión Social remarcó que entre "las que más han utilizado el beneficio, está el comercio, al por mayor y al por menor, ya ha ocupado el 16,3%; la construcción un 15,9%; las actividades de servicios administrativos y de apoyos 14,3%; actividades de alojamiento y servicio de comidas, que es muy importante, todo lo que es el turismo y la economía, 8,7%; y la agricultura, ganadería, silvicultura y pesca un 7,9%; junto con el transporte y almacenamiento un 5,6%".
En ese sentido, el ex diputado dijo que, en virtud de los efectos positivos que ha tenido el IFE laboral en términos de participación y para los sectores más golpeados por el covid-19, es que en este momento "lo que estamos haciendo es evaluar la posibilidad de extenderlo sujeto a las cifras de desempleo que tengamos ahora en el trimestre anterior, que van a salir a fines del mes de noviembre, como también las cifras del comportamiento de la pandemia y la disponibilidad de recursos económicos".
Dicho esto, desde el Ejecutivo explican que una eventual prolongación podría presentar características distintas al actual diseño del subsidio, debido a cómo se ha desarrollado la pandemia, así como también por las condiciones presupuestarias.
Pero, ¿se justifica una eventual extensión del IFE laboral?
A juicio de Patricio Valenzuela, economista y académico de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Aplicadas de la Universidad de Los Andes, "las cifras del mercado laboral han ido mejorando, pero aún queda mucho por mejorar".
Y agregó que "si bien, de acuerdo a las cifras del INE, en el trimestre julio-septiembre de 2021, la estimación de la tasa de desocupación nacional fue 8,4%, contrayéndose 3,9 puntos porcentuales en doce meses, desde el peor periodo de la pandemia-- cuando se perdieron cerca de 1 millón 800 mil empleos—solo se han recuperado alrededor de un 65% de esos empleos".
Junto con ello, resaltó que "690 mil son de hombres y 529 mil de mujeres. En este sentido creo que la extensión del IFE laboral más allá de diciembre podría ser un incentivo para seguir recuperando parte de los empleos perdidos".
En tanto, Juan Bravo, director del Observatorio del Contexto Económico (Ocec) de la Universidad Diego Portales, explicó que "si tomamos el escenario actual del mercado laboral, lo que vemos es que aún falta por recuperar 718 mil empleos para volver al nivel de empleo pre pandemia, o sea, por lo tanto, aún el mercado laboral está muy rezagado. Además, lo que lidera la generación de empleo es el empleo por cuenta propia informal, y esos son dos factores que es muy importante a tener en cuenta".
A su juicio, "hemos ido avanzando en el proceso de vacunación, y que hoy cada vez se ve menos probable volver a un escenario de cuarentenas masivas. Pero la incertidumbre sanitaria aún existe, entonces considerando todos esos factores, existen argumentos para mantener una herramienta como este tipo de subsidio, más allá de diciembre, toda vez que hacia diciembre, hacia fines de este año, no se va a recuperar todo el empleo perdido, y que es necesario impulsar el empleo formal, el empleo asalariado en el sector privado formal (…) así que existen algunas justificaciones para expandirlo por algún tiempo más allá de diciembre".
¿Hasta cuándo debería extenderse?¿cómo debería entregarse?
Desde la perspectiva de David Bravo, director del Centro de Encuestas y Estudios Longitudinales de la Universidad Católica, el IFE Laboral pose la ventaja de ser "un subsidio al nuevo empleo formal, y, por lo tanto, en mi opinión se justifica tenerlo especialmente cuando estemos todavía en la etapa de recuperación del mercado laboral, y bueno se justifica que sea mayor para los grupos más difíciles, por eso es mayor para mujeres y para jóvenes, por ejemplo, y personas mayores".
Ante ello, también destacó que "lo que hace es que permite que las personas, entonces, no dependan de un subsidio del Estado que sea a cambio de nada, sino que, precisamente es un subsidio para que puedan mejorar sus ingresos y su inserción laboral".
Sin embargo, comentó que "sí habría que irlo evaluando en el tiempo en respecto a sus montos".
Igualmente, el experto en materia laborales habló de una mayor focalización en aquellos grupos que más lo requieren, dado que, hasta ahora, se han recuperado un 65% de los casi dos millones de empleos perdidos en la pandemia. Pero Bravo destaca que este avance es desigual al separar por género, ya que en el caso de las mujeres la cifra es de 57% , versus el 70% en hombres. Mientras que es 35% en el grupo de trabajadoras de casa particular.
Asimismo, en los jóvenes todavía existe cierto rezago, pues solo el 42% de los menores de 24 años ha logrado reinsertarse en el mundo del trabajo, de acuerdo al economista de la Universidad Católica. Y los números bajan a 40% en el caso de los mayores de 60 años (en comparación con el 80% de los grupos entre 25 y 44 años).
"La recuperación del empleo es solo de 32% en las personas con educación básica, mientras que las personas con educación universitaria completa no solo recuperaron los empleos perdidos sino que hoy su empleo es 12% por sobre el nivel pre pandemia", acotó.
Sumado a esto, explicó que, en términos de sectores productivos, "la recuperación es muy baja en agricultura, alojamiento y comidas y en actividades artísticas y entretención. Entonces, hay información que podría permitir focalizar a personas e incluso algunos sectores de actividad los distintos tipos de ayuda".
Y en cuanto a su recuperación, el académico detalló que "es la recuperación del empleo la que debe incentivarse más fuertemente y el indicador a seguir para poder determinar hasta qué punto se deberían entregar subsidios focalizados a quienes no tienen ingresos".
Puntos que también fueron abordados por Valenzuela, quien subrayó a este medio que "el beneficio se debería focalizar en aquellos que sectores más vulnerables de la población que perdieron sus empleos debido a la pandemia, y no en aquellos trabajadores que voluntariamente dejaron el mercado laboral".
Junto a lo anterior, zanjó que "el IFE laboral se debería extenderse hasta recuperar gran parte de los empleos que se perdieron durante la pandemia. Es decir, una vez que recuperemos a menos más de 1 millón 500 mil empleos".
Con todo, Juan Bravo sí reparó en que "finalmente, el empleo no se sostiene en una perspectiva de mediano y largo plazo a punta de subsidios. Aquí lo que hay que hacer es recuperar la capacidad de crecer para poder tener un mercado laboral donde las personas pueden incorporarse, pero de manera sostenible y la forma de lograr eso es con crecimiento económico".
En base a ello, el economista de la Universidad Diego Portales sostuvo que "las políticas a 2022 y en adelante tienen que pensar en cómo vamos a aumentar nuestra capacidad de crecer, porque todos los pronósticos apuntan hoy día a cifras en torno al 2% para los próximos años y ese es un crecimiento demasiado mediocre, y que ya hemos visto en episodios anteriores, que cuando el país crece a tasas tan bajas como esa, lo que lidera no es la creación de empleo asalariado formal, sino que cuenta propia informal".
"Así que es importante, por lo tanto, la prioridad de la política pública debe estar ahí y en el fondo mantener los subsidios hacia los segmentos que realmente tienen alguna dificultad de tipo estructural para la inserción laboral, y que hay que apoyarlos en el camino entre tanto no se resuelvan esas dificultades de tipo estructural. Pero insisto, el motor más importante para crear empleo y de manera sostenible es recuperar nuestra capacidad de crecer", concluyó.