Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2019-11-14
Tipo:   Prensa Escrita
Página(s):   D6
Sección:   Innovación - Desarrollo sostenible
Centimetraje:   28x27
INVESTIGACIÓN EN FRANCIA:
Las corrientes marinas surgen como alternativa a los combustibles fósiles
El Mercurio
La capacidad de generación de energía puede ser equivalente a la de grandes centrales, pero hay temas de rendimiento real y ambientales que deberán evaluarse antes de su implementación.
Las corrientes marinas del planeta podrían —en unos 10 a 20 años más— sumarse a las plantas de energía solar, eólica e hidroeléctrica para aportar energía verde al planeta. Si bien ya se está empleando la energía de las mareas como alternativa energética para producir electricidad, se trata de una fuente que no es constante. En cambio, las grandes corrientes oceánicas impulsadas por el viento —como la que va desde el golfo de México al Atlántico Norte, o la de Kuroshio, en el mar de China Oriental frente a Japón— son relativamente constantes en fuerza y dirección, y además transportan una gran cantidad de energía debido a la densidad del agua.

Esto las hace atractivas como fuente energética no convencional, dice Bernard Barnier, geofísico especializado en dinámica de fluidos del Centro Nacional de Investigación Científica de Francia (CNRS). Los científicos ya han ideado un prototipo de aerogenerador para extraer esa energía. Se trata de dos rotores unidos por una especie de ala central, que a su vez está anclada en el mar. El movimiento del agua impulsa los rotores. La idea es que con la acción combinada de cientos de estas estructuras se podría obtener un potencial de energía equivalente al de una gran central hidroeléctrica o geotérmica.

Para comprobarlo, un equipo de investigadores del Instituto de Geociencias del Medio Ambiente de la U. de Grenoble Alpes, liderado por Barnier, desarrolló a través de un modelo computacional una metodología para seleccionar regiones del océano global donde las propiedades de las grandes corrientes oceánicas son favorables para la implementación de estas plantas de energía de turbina de rotores sumergidos. El análisis preliminar, que abordó superficies de un ancho de 10 kilómetros a una profundidad de 20 a 46 metros, identificó al menos siete áreas cercanas a la costa, con corrientes superiores a los 80 metros por segundo.

Dos de ellas fueron identificadas en Japón y otras dos más, en Filipinas, mientras que las otras corresponden a Taiwán, la costa del estado de Florida (EE.UU.) y la península de Yucatán (México). La rotación terrestre hace que las corrientes marinas sean más rápidas en las regiones occidentales de los océanos. En cambio, en las orientales su circulación es mucho más lenta. Al respecto, Barnier aclara que la corriente de Humboldt en Chile y Perú tiene una velocidad de 10 a 15 centímetros por segundo, lo que impide cumplir los mínimos requerimientos para instalar estas plantas de energía de turbina. La simulación determinó los cambios de flujo de la corriente inducidos por la implementación de la central, lo que proporcionó una evaluación real de la energía renovable que podría recuperarse y también del posible impacto ambiental.

Los resultados mostraron que los cambios de flujo que resultarían de la instalación de una planta de turbinas de unos pocos kilómetros cuadrados dependerán en gran medida de la topografía local. Según su ubicación, la reducción de la potencia disponible real puede variar de 25% a 85%. No solo el rendimiento es un tema que deberá evaluarse bien caso a caso. La investigación reconoce que el impacto en el flujo por la instalación de la planta se podría percibir en unos 100 kilómetros aguas arriba, y esto no solo afectaría su velocidad, sino eventualmente generar cambios en la ruta de la corriente principal. Esto podría afectar a las especies del entorno, asunto que los científicos también tendrán que monitorear en caso de un posible proyecto.

Recuadro
OTROS SITIOS CON POTENCIAL Además de las zonas modeladas, se han detectado también áreas favorables para aprovechar la energía de las corrientes marinas frente a Australia, Indonesia, Brasil y Argentina.

Los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son un llamado de Naciones Unidas a los gobiernos, las empresas y la sociedad civil para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos al año 2030.

ENERGÍA ASEQUIBLE Y NO CONTAMINANTE

La energía es uno de los grandes contribuyentes al cambio climático, y representa alrededor del 60% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero.
Pie de pagina
RICHARD GARCÍA-