Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2020-07-02
Tipo:   Prensa Escrita
Página(s):   15
Sección:   Financial Times
Centimetraje:   33x22
ES EL MIEMBRO MÁS POPULAR DEL GABINETE
El ministro de Hacienda de consenso de Chile calma aguas turbulentas
El Diario Financiero
Ignacio Briones ha ganado elogios por su respuesta a la pandemia del coronavirus con uno de los mayores paquetes de estímulo de cualquier economía emergente.
Trabajar como ministro de Hacienda durante la peor recesión regional desde que comenzaron los registros es un reto. Cuando su país se ha visto convulsionado por meses de protestas por la desigualdad, incluso antes de la crisis, es aún más difícil.

Sin embargo, Ignacio Briones, el joven ministro de Hacienda de Chile, ha recibido elogios por su respuesta a la pandemia del coronavirus. Después de semanas de meticulosas negociaciones -incluso manteniendo un saco de dormir en su oficina-, obtuvo el respaldo de varios de los paquetes de estímulo más grandes (como porcentaje del PIB) de cualquier economía emergente.

Un exdecano universitario de 47 años aficionado a viajar en moto, Briones es de una generación diferente a su predecesor aristocrático, Felipe Larraín. Vástago de una de las familias más famosas de Chile, Larraín fue una víctima política temprana de las sangrientas protestas callejeras que estallaron en octubre después de que el gobierno aumentara los precios en el Metro de Santiago, la gota que rebalsó el vaso para los manifestantes enojados por el empleo precario y costoso, y por la pobre calidad de los servicios públicos.

Ahora, Briones encabeza un paquete de ayuda gubernamental de US$ 28 mil millones para combatir la pandemia, que incluye apoyo a los ingresos para los pobres y subsidios para la creación de empleo, muy diferente de la agenda de reducción de impuestos y proempresarial con la cual se eligió el Presidente Sebastián Piñera en 2017. El Banco Central independiente está ayudando con una línea de crédito de US$ 16 mil millones para empresas y un plan para comprar US$ 8 mil millones en activos.

Reactivar la economía

'Las prioridades número uno, dos, tres, cuatro y cinco son recuperar y reactivar la economía y el empleo, para proteger los ingresos de las familias', dijo Briones a Financial Times en una entrevista telefónica. 'Puede parecer trivial, pero es tremendamente valioso que esto se haya acordado por escrito con los principales partidos de oposición'.

Durante la fase inicial de la pandemia, Chile ganó elogios internacionales por su cierre rápido y el nivel más alto de testeo de la región. Pero el gobierno conservador de Piñera tuvo problemas cuando las muertes aumentaron en las últimas siete semanas, lo que indica que el cierre no había sido efectivo para los trabajadores informales, y el ministro de Salud renunció.

Briones insiste en que el último paquete de gastos de US$ 12 mil millones no va a desperdiciar la reputación de Chile por una sólida formulación de políticas económicas. Los aumentos de impuestos para pagar las medidas 'actualmente no están en los planes que tenemos' por su impacto recesivo, pero serán necesarios una vez que se produzca una recuperación, agregó.

El Banco Central pronostica que la economía del país se reducirá entre 5,5% y 7,5% este año, convirtiéndola en una de las economías con mejor desempeño en América Latina, la región en desarrollo más afectada del mundo. El próximo año, Briones espera una fuerte recuperación con un crecimiento de 'más de 5%'.

Para tranquilizar a los inversionistas preocupados de que Chile abandone la prudencia fiscal, señala una 'cláusula de caducidad' en las últimas medidas de gasto, que expiran después de dos años. El objetivo es mantener la carga bruta de la deuda de Chile por debajo del 43% del PIB. 'De lo contrario, nuestra deuda explotaría y la verdad es que es la peor señal que puede enviar a los inversionistas', explicó Briones.

El enfoque político más consensuado adoptado por Briones y otras caras nuevas en el gobierno, junto con la política fiscal más flexible exigida por las crisis gemelas del coronavirus y la agitación social, representan un cambio significativo en el enfoque de Santiago, dijo Jimena Blanco, directora de América Latina en Verisk Maplecroft, una consultoría de riesgos.

'Tenemos una administración a la defensiva, enfrentando un panorama social y político muy inestable, que luego fue golpeado por una pandemia', dijo. 'En esta etapa, el control de daños es la máxima prioridad'.

¿Presidenciable?

El manejo competente de la crisis por parte de Briones hasta el momento y su capacidad para alcanzar el consenso en un país altamente polarizado ha llevado a algunos a especular que el economista, que tiene un doctorado en Sciences Po en París, podría ser material presidencial.

Una reciente encuesta mostró que es el miembro más popular del gabinete después del nuevo ministro de Salud. 'Briones ha sido un poco una cara fresca, lo cual es algo bueno', dijo Andrés Velasco, decano de la Escuela de Políticas Públicas de la London School of Economics y exministro de Hacienda de Chile. 'No se da aires a sí mismo... y da la impresión de ser un tipo más amable que un político promedio'.

Robert Funk, cientista político, argumenta que en el clima actual en Santiago, la estrella de los forasteros como Briones está en aumento. 'Ha demostrado ser un buen operador político, pero su principal valor es un estilo comunicativo que resuena con la gente. En un gobierno que está totalmente fuera de contacto... este es un activo valioso', agregó.

La perspicacia política del ministro de Hacienda pronto se pondrá a prueba. La opinión de consenso entre los comentaristas en Santiago es que una vez que la crisis del coronavirus haya terminado, 'las protestas volverán con venganza', según Funk. Briones piensa lo contrario.

'Estamos en una situación completamente diferente de la que desencadenó las protestas a fines del año pasado... eso redefine toda la discusión política y económica, donde la recuperación, la capacidad de generar empleo e ingresos, se convierten en una prioridad nacional', dijo. 'La idea de que el problema y las demandas subyacentes siguen siendo los mismos, como si no hubiera habido una pandemia, no me parece muy consistente'.

Recuadro
'Estamos en una situación completamente diferente de la que desencadenó las protestas a fines del año pasado... eso redefine toda la discusión política y económica', dijo.
Pie de pagina
POR M. STOTT/ B. MANDER LONDRES/BUENOS AIRES-