Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2020-07-02
Tipo:   Prensa Escrita
Página(s):   B2
Sección:   Economía y Negocios - La pandemia del coronavirus
Centimetraje:   47x27
Imacec del quinto mes fue el más bajo desde la creación del indicador en 1986:
Economía se derrumba 15,3% en mayo y prevén caída mayor en junio por nuevas cuarentenas
El Mercurio
La actividad retrocedió a un nivel similar al que tenía hace ocho años. Analistas estiman que a fines de julio podría partir el retiro gradual de las restricciones sanitarias, pero las variaciones anuales seguirán negativas.
Tras el reporte del Banco Central, que marcó una inédita caída de 15,3% en la actividad económica en mayo, respecto a igual mes del año anterior, las proyecciones del mercado para el Imacec de junio apuntan a una contracción que incluso podría ser mayor, debido a la extensión de las medidas de confinamiento. El Imacec de mayo fue el peor en los 34 años que existe este indicador, que mide la actividad económica en forma mensual y que comenzó en 1986. Con este resultado, la actividad retrocedió a niveles similares a los que tenía en 2012, según datos desestacionalizados.

El mayor impacto de la crisis de covid-19 se observó en el Imacec no minero, que retrocedió 17%, recogiendo el golpe de la emergencia sanitaria principalmente en los servicios y el comercio y, en menor medida, la industria manufacturera y la construcción. En los servicios destacaron las caídas de educación, transporte, servicios empresariales y restaurantes y hoteles. Por el contrario, la minería continúa creciendo. El Imacec minero avanzó 1,2%, reportó el Banco Central.

El mes registró dos días hábiles menos que en mayo de 2019 y, por otro lado, el Banco Central reiteró que las cifras entregadas pueden estar sujetas a mayores revisiones que las registradas históricamente, producto de las dificultades que impone la misma pandemia en la elaboración de las estadísticas. La inédita cifra del Imacec de mayo se asocia a las restricciones de movilidad de las personas, dijo el ministro de Hacienda, Ignacio Briones. Recordó que en abril, un 11% de la población del país estuvo en cuarentena, proporción que en mayo subió a 30% y en junio será aún más alta. 'Esperamos que estas negativas cifras se repliquen e incluso empeoren en el mes de junio', comentó. Según el Banco Central, hasta la última semana de junio entre 42% y 49% de las personas estaban sujetas a medidas restrictivas, y el 51% del PIB estaba siendo afectado (ver infografía).

Peores pronósticos

Los pronósticos de los analistas privados para el Imacec de junio apuntan a una contracción entre 13,5% y 20%. BTG Pactual anticipa una baja entre 14% y 16%; EuroAmerica, -16%; el Grupo Security, -15; Scotiabank, de -15% a -16%; Santander, en torno a -16%; Banchile, entre -15% y -17%, y Fynsa, entre -13,5% y -15,5%. En el extremo más negativo se ubica Bice Inversiones, que apunta a una caída de 20%, dependiendo si las medidas restrictivas se extienden en el norte del país, afectando a la minería.

Pablo Cruz, economista de BTG Pactual, coincide en que la extensión de las medidas de contención sanitaria es la principal razón para esperar una actividad algo peor en junio, porque eso perjudica principalmente a los servicios. Otro elemento que menciona es la incertidumbre respecto de la producción minera luego de las medidas de contención adoptadas por la propagación del coronavirus en ese sector. Como factores positivos, destaca los indicadores de comercio exterior —actualizados a la tercera semana de junio—, que muestran un aumento de 12,5% interanual en exportaciones no cobre, frente a la baja de 18% en mayo y la menor caída en las importaciones de bienes de capital, de -1% frente a -22%.

'Las cifras negativas van a continuar por un buen tiempo, al menos en la comparación año contra año', dice Felipe Alarcón, economista de EuroAmerica. No obstante, nota que las cifras de contagios han tendido a bajar de manera consistente y si eso continúa, a fines de mes se iniciaría el retiro gradual de las medidas de confinamiento, con lo cual podría registrarse la primera variación positiva, en comparación con el mes anterior. En su análisis, Banco Santander estima que la expansión de las cuarentenas en junio fue más acotada y hay una serie de actividades que ya se encuentran en los mínimos de operación, por lo que no pueden seguir retrocediendo. Menciona el leve incremento mensual en la generación eléctrica durante el mes e índices de movilidad que se mantuvieron relativamente planos. En las proyecciones de Scotiabank, el Imacec de junio tendría una caída desestacionalizada, cercana a -1% mes contra mes, 'dando cuenta de que la economía se encontraría cerca del punto más bajo de este ciclo'.

Dado los números de nuevos contagios, fallecidos y sobre todo el ratio de casos activos/recuperados, el economista jefe de Fynsa, Nathan Pincheira, cree que es más probable ver un relajamiento de las medidas de confinamiento que restricciones adicionales. Aunque cree probable cifras de Imacec de -16% interanual en julio o de -17% en agosto, estima que 'en términos subyacentes estaríamos experimentando el peor momento de la recesión'. Eso sí, hace ver que esto no significa que en adelante la actividad se recupere rápidamente, sino que dejará de empeorar adicionalmente. Lo que el Grupo Security está mirando en sus proyecciones —cuenta su economista jefe, Felipe Jaque—, es la caída de nuevos casos de coronavirus, comparado con lo que pasó en Europa, China, Australia y Nueva Zelandia, y cuántas semanas después empiezan esos países a relajar las medidas más estrictas. Leyendo los números en Chile, dice que el peak habría estado a mediados de junio y que en la última semana los contagios van cayendo en intensidad. 'Si eso es así, hay un eventual relajamiento de algunas medidas más restrictivas en volumen de población involucrada y en el nivel de contención de movilidad, hacia fines de julio, y por eso, el piso de caída en la actividad sería en mayo y junio', sostiene Jaque.

Recuadro
Contracción también golpearía al tercer trimestre

Los pronósticos de analistas del mercado apuntan a que la actividad económica tendría una caída en torno a 6% en 2020, supeditado a la evolución de la emergencia sanitaria, respecto de la cual existe incertidumbre no solo en relación con la reapertura gradual de la actividad, sino también respecto de la forma en que se implementará en los diferentes sectores, lo que determinará su efecto.

El grupo Security proyecta una contracción de 5% en la economía este año, con una expansión de 2,5% en el cuarto trimestre. Hacia mediano plazo, para Felipe Jaque, lo preocupante es qué tan flexible va a ser el mercado laboral para absorber en los próximos trimestres todo lo que se ha estado desarmando en términos de empleo. Si se flexibiliza la contención que impide el trabajo por cuenta propia, una parte del empleo se recupera más rápido, y si hay un ajuste más marcado de los salarios, eso podría también llevar a una recuperación más pronta del empleo y un rebote más fuerte de la actividad en 2021. Además, Jaque señala que si hay reapertura de la actividad a fines de julio o agosto, una parte importante de los empleos suspendidos se podrá recuperar con mayor rapidez, lo cual considera crítico para el repunte que pueda haber en el cuarto trimestre de este año.

Luego de la expansión de 0,4% que registró la actividad en el primer trimestre, Fynsa estima caídas de 14,7% en el segundo trimestre; -15,2% en el tercero, donde se comparará con una base más alta, y una caída de 4,4% en el cuarto trimestre respecto a la baja base de comparación que fue la última parte de 2019, por el efecto del estallido social. Con estas estimaciones, que consideran el relajamiento gradual de las medidas de contención a partir de fines de julio, Nathan Pincheira proyecta para 2020 una contracción entre 6% y 8% en la actividad, más cercana a -8%, lo cual dependerá del momento en que la economía comience a repuntar y es ahí donde el economista ve las diferencias en las proyecciones del cuarto trimestre. BTG Pactual apuesta a una variación negativa de 6% este año y contempla que las medidas de confinamiento comienzan a relajarse desde mediados de este mes, con un descenso de la actividad entre 1% y 3% en el último trimestre.

'Ese es el principal riesgo que tiene nuestro escenario y el resto del mercado. Si eso no pasa y las cuarentenas se endurecen, eso conllevaría a una corrección a la baja', dice Pablo Cruz. Desde BCI prevén que este segundo trimestre la economía cierre con una caída de 16%; el tercer trimestre, con un retroceso de 10,8%, y el último trimestre del año cerrará con una contracción de 0,4%. 'El segundo trimestre es un poco menos negativo, antes teníamos una caída de 17%, pero por el dato de hoy (ayer) cambia un poco', explica la economista principal de BCI, Francisca Pérez.


"Aunque es probable que en julio o agosto veamos caídas interanuales mayores, en términos subyacentes estaríamos experimentando el peor momento de la recesión'.

Nathan Pincheira Economista jefe de Fynsa

"Si hay un eventual relajamiento de algunas medidas más restrictivas hacia fines de julio, el piso de la caída en la actividad sería en mayo y junio'.

Felipe Jaque Economista jefe del Grupo Security

"Nuestro escenario de -6% en 2020 supone que las medidas de confinamiento empiezan a relajarse desde mediados de julio, si no es así, eso conllevaría a una revisión a la baja'.

Pablo Cruz Economista de BTG Pactual

"Las cifras negativas van a continuar por un buen tiempo, al menos en la comparación año contra año. Si se empiezan a eliminar las restricciones, la actividad comenzaría a subir mes contra mes'.

Felipe Alarcón Economista de EuroAmerica

"Cuando lo peor de la crisis sanitaria vaya quedando atrás, cuando podamos volver a salir, a trabajar, volver a nuestra vida cotidiana con los resguardos necesarios (…), la actividad económica va a ir retomando'.

Ignacio Briones Ministro de Hacienda

"Los datos de junio hacen prever que el Imacec tendrá un retroceso algo mayor al observado en mayo. Las medidas de confinamiento han llegado a extenderse a alrededor del 50% de la población'.
Banchile Inversiones


Comparación Aunque la actividad comienza a mejorar este tercer trimestre, las variaciones seguirán siendo negativas respecto del año pasado.
Pie de pagina
LINA CASTAÑEDA -