Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2020-07-06
Tipo:   Prensa Escrita
Página(s):   B3
Sección:   Economía y Negocios - La Pandemia del Coronavirus
Centimetraje:   25x27

Pie de Imagen
El repunte que tendrá el próximo año el consumo de los hogares estará influenciado por la apertura gradual del comercio, señalan expertos.
Debido al desempleo y la baja de los ingresos de las familias:
Expertos prevén que consumo de los hogares recupere su nivel previo a la crisis recién a inicios del 2022
El Mercurio
La envergadura de la caída que tendrá el gasto de las personas durante este año no será compensada con el crecimiento que se espera para el 2021.
La contracción histórica que está viviendo la economía chilena está dejando severas consecuencias en el gasto de las personas. La caída en el nivel de ocupación, el aumento en el desempleo y la merma en los ingresos, llevarán a que el consumo de los hogares tenga un alicaído comportamiento durante este año.

De hecho, la situación fue advertida por el Banco Central en su último informe de política monetaria. El ente emisor anticipó que el consumo total —que incorpora el gasto del Gobierno y de las familias— caerá en torno a 4% en el 2020, principalmente por su componente privado. 'Tras la fuerte caída del segundo trimestre, esta proyección asume que los hogares continuarán afectados por la baja de los ingresos y la elevada incertidumbre', señala el informe.

No obstante, el componente de los hogares podría tener una contracción más profunda. El gerente de estudios de Gemines Consultores, Alejandro Fernández, explica que el consumo de los hogares ya registró una caída en el último trimestre del 2019 y el primero de este año. En la misma línea del Central, proyecta que esto se acentúe el resto de este año. 'Así, para este año espero una baja de 7,9% y un alza de 8,1% en 2021, con variaciones trimestrales negativas hasta el primer trimestre del 2021 y positivas en los siguientes tres trimestres', anticipa.

Sin embargo, pese a este fuerte repunte que proyecta Fernández para el 2021, recuperar el nivel que tenía el consumo en 2019 tardará un tiempo más. Según datos del Banco Central, el componente del consumo privado registró 125 puntos en el cuarto trimestre del año pasado. Así, señala Fernández, la evolución esperada del consumo debería dejarlo, a fines de 2021, marginalmente por debajo del alcanzado a fines de 2019. 'Es decir, la recuperación de 2021 no compensaría completamente la baja de este año', proyecta el analista.

Un escenario similar prevé el gerente de estudios de la Cámara de Comercio de Santiago (CCS), George Lever. Espera que en 2021 el consumo privado mostrará un repunte, que podría llegar al 6%. Lo anterior se explica principalmente por la reapertura gradual del comercio, la recuperación de parte del empleo perdido, y muy fuertemente por las bajas bases de comparación, principalmente en el segundo trimestre. 'Bajo el escenario actual, en términos de los instrumentos de que disponemos para proyectar y los niveles de incertidumbre, el nivel de consumo no se recuperaría antes de 2022', sostiene.

Por su parte, la gerente de estudios de la Cámara Nacional de Comercio (CNC), Bernardita Silva, señala que 'claramente' el consumo registrado el 2019 no se recuperará el próximo año. 'Aunque veamos un alza en el consumo en 2021, y digamos que esta sea entre 3% y 4%, aún estaremos entre 2% y 2,5% debajo del nivel de consumo de los hogares de 2019', plantea Silva.

Con todo, Fernández explica que la demora en recuperar el nivel en el consumo de los hogares, estará influida porque el desempleo sería solo un poco más bajo que el promedio de 2020, los ingresos no se habrían recuperado completamente y las expectativas permanecerían siendo relativamente pesimistas.

Impacto en las importaciones

La internación de los bienes de consumo —como televisores, celulares, vestuario, entre otros— ha mostrado un débil desempeño. De hecho, en mayo de este año este componente cayó 43%. ¿Qué podría pasar hacia el futuro? Fernández observa que las importaciones mantendrían una fuerte tendencia contractiva durante el resto de este año, aunque con alguna recuperación de septiembre en adelante. 'En 2021 puede esperarse una recuperación importante en las importaciones, pero manteniendo un nivel inferior al de 2019', advierte.

Por su parte, Lever observa que el próximo año seguirá siendo difícil, pero los inventarios se han ido estrechando con las menores importaciones lo que debiera traducirse en alzas en algunas categorías.
Pie de pagina
Matías Berríos B.-