Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2020-07-19
Tipo:   Prensa Escrita
Página(s):   B8
Sección:   ECONOMÍA Y NEGOCIOS DOMINGO
Centimetraje:   25x27

Pie de Imagen
- David Bravo , director del Centro de Estudios Longitudinales de la UC y quien presidió la última comisión asesora para mejorar el sistema previsional.
David Bravo, líder de la comisión asesora de pensiones de 2015:
“Tenemos que profundizar aún más el carácter mixto de este sistema de pensiones”
El Mercurio
Para el experto, la magnitud del desempleo y caída de los ingresos de los chilenos, sumado a un desprestigio de las AFP, explican por qué se llegó a esta situación. Pero insiste en que el retiro del 10% es una solución equivocada e insta discutir la reforma de fondo al sistema.
Fue parte, hace 14 años, de la comisión asesora presidencial para reformar al sistema de pensiones, y de la cual surgió el actual Pilar Solidario. Y hace cinco años lideró otra comisión, también para reformular el sistema. 'Al final, en 14 días se va a echar abajo 14 años de un diagnóstico claro de cómo se mejoran las pensiones. Esta medida del 10% contradice todo ese esfuerzo previo que se ha hecho', resume David Bravo, director del Centro de Estudios Longitudinales de la UC.

—¿Por qué el proyecto del retiro del 10% logra tanto apoyo?

'El sustento básico es la enorme magnitud de la crisis, que tal vez no se ha dimensionado. El impacto en el empleo ha sido de 2.100.000 personas. Son dos millones de personas sin ingresos en sus hogares. La mala noticia es que, según los datos que tenemos a la última semana de junio, la crisis no ha tocado fondo. Y cuando uno mira las caídas por quintil de ingreso, es bastante generalizada. El 80% de los hogares están enfrentando caídas de sus ingresos muy fuertes. Por cierto que esta discusión del 10% cambió también porque algunos economistas con alta reputación abrieron la puerta al tema, dijeron ‘sí, se podría pensar'. Eso también operó como una forma de gatillar la discusión'.

—Hubo una responsabilidad en las opciones de retiro que dieron economistas como José De Gregorio, Joseph Ramos, Salvador Valdés, y otros, que validaron un debate.

'Hay libertad de expresión, pero es delicado en una materia donde tenemos un problema tan serio como las pensiones —donde sabemos que tenemos una discusión teñida por aspectos de legitimidad del sistema—, abrir esa ventana. Por cierto, la reacción del Gobierno juega un componente importante, la forma en cómo se ha percibido la reacción del Gobierno no ha sido la mejor. Son esas debilidades las que han gatillado el tema. Descontento generalizado sobre el sistema de pensiones, problema de legitimidad, una pésima reputación de las AFP, todo eso puesto en una olla generó esto'.

—El diagnóstico, las conclusiones y las propuestas de la comisión asesora que usted presidió, ¿tienen validez hoy?

'En 1981, Chile tuvo un nuevo sistema de pensiones basado únicamente en cuentas individuales. Este sistema se reformó sustantivamente en 2008, a partir de la primera comisión que lideró Mario Marcel. La Presidenta Bachelet convocó esa comisión, a los pocos meses se entregó un informe, y a los seis meses envió al Congreso un proyecto. Seis meses. Estuvo un año en el Congreso y eso se transformó en la ley que incorporó el Pilar Solidario de Pensiones y varias otras reformas importantes. A partir de entonces, el sistema en Chile ya no es el que estableció José Piñera. El sistema que tenemos hoy, la mitad de su pensión viene de lo que ahorró en cuentas individuales y la otra mitad viene del sistema de pensiones solidario. Tenemos un sistema que es bastante mixto. Por cierto que hay mucho que hacer por delante'.

—¿Qué tiene que reformarse hoy?

'Tenemos que profundizar aún más el carácter mixto de este sistema de pensiones. Si queremos tener mejores pensiones, necesitamos aumentar las cotizaciones. Chile está ahorrando muy poco, tiene que subir el ahorro, porque no hay ninguna otra forma de tener mejores pensiones que no sea poniendo más recursos de las personas, de los empleadores y los estatales dirigidos al Pilar Solidario. Tampoco hay discusión en que el aumento de seis puntos de cotización tiene que ser con cargo al empleador. Donde sí ha habido discusión es cuánto de esa mayor cotización va a cuentas individuales y cuánto, a un fondo colectivo. Hemos ido evolucionando hacia un consenso'.

'En diciembre se gatilló el último avance. En enero yo pedí que el Congreso mantuviera sus sesiones en este tema, porque el trecho que había que recorrer para llegar a un acuerdo era menor. Lamentablemente, eso no ocurrió. Nosotros entregamos en diciembre de 2015 nuestra propuesta y el proyecto se activó a mediados de 2016, después de la marcha de No+AFP, después de una emergencia. El problema de activar las cosas después de una situación de emergencia es que uno llega tarde con la propuesta. Ahora, otra vez tuvimos otro evento de emergencia, pudiendo haber recorrido ese escaso trecho para llegar a acuerdo antes. En esto hay muchas responsabilidades compartidas de distintos gobiernos'.

—¿Cuál es esa cirugía mayor de la que habla el Presidente, si los diagnósticos y temas principales ya están acordados?

'Apelo al Gobierno, al Congreso, a la misma oposición que estuvo en el gobierno hace unos años. Por favor, tengamos a la vista que el sistema de pensiones que estamos construyendo tiene que ir en beneficio de las personas. Pero para que esta discusión ocurra, es necesario que no sea entre los extremos, porque si no, no va a ser posible una reforma. Y si no somos exitosos en esto, vamos a perder otros dos años y va a quedar para otro Ejecutivo. Sería un fracaso de nuestros políticos'.

—¿Cuánto afecta el debate en torno al retiro del 10% a la reforma de fondo?

'Lamentablemente no ayuda a que haya un acuerdo. Me he opuesto a este retiro de fondos. Es una medida contraria a lo que tenemos que hacer para mejorar pensiones. Si tuviéramos un sistema de pensiones que estuviera entregando tasas de reemplazo cercanas a las de la OCDE, de 66%, me parecería posible que se plantee que el retiro de fondos puede ser una forma razonable de apuntalar una emergencia. Pero en Chile tenemos tasas de reemplazo promedio de treinta y tanto por ciento. No nos podemos dar el lujo de una discusión de esta naturaleza (...). Hay una contradicción enorme en lo que se está haciendo. Los parlamentarios de todas las bancadas y el Gobierno tienen que sopesar. Esto es popular, pero definitivamente equivocado'.

Recuadro
- "Los parlamentarios de todas las bancadas y el Gobierno tienen que sopesar. Esto es popular, pero definitivamente equivocado'
Pie de pagina
Nicolás Durante-