Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2020-08-30
Tipo:   Prensa Escrita
Página(s):   A8
Sección:   Vida - Ciencia - Tecnología
Centimetraje:   36x27

Pie de Imagen
- Una mujer sostiene una pancarta en contra de la vacuna del coronavirus durante una manifestación realizada en España a mediados de este mes. Esta tenía como fin protestar por el uso de mascarillas y otras medidas adoptadas por el gobierno español en la lucha contra la pandemia.

- Esta foto fue tomada este mes en Montreal (Canadá). 'Sin vacuna, sin seguimiento, sin covid-19', dice el grafiti junto a la joven.
Sondeos internacionales dan cuenta de su reactivación y aumento de sus seguidores:
En medio de la pandemia, resurge la peligrosa influencia de los antivacunas
El Mercurio
Aunque siguen siendo un grupo minoritario, en los últimos meses ha habido un alza en la difusión de sus mensajes con teorías conspirativas sobre el covid-19 y la búsqueda de una inoculación.
Durante una pandemia como la del covid-19 podría esperarse que el mundo entero deseara una vacuna para frenar al virus, pero eso no es lo que están evidenciando algunos estudios y encuestas en varios países.

Lo que sugieren varias de las investigaciones realizadas en los últimos meses es que el movimiento antivacunas está resurgiendo en medio del brote global y parece estar ganando fuerza, principalmente en Estados Unidos y Europa.

Amenaza mundial

En 2019, la Organización Mundial de la Salud (OMS) nombró a estos grupos antivacunas como una de las 10 principales amenazas para la salud mundial.

Ese anuncio se hizo en medio de numerosos brotes de sarampión y reducciones en las tasas de aceptación global de la vacuna contra esta enfermedad.

Si bien el apoyo a las vacunas sigue siento alto en la población mundial, la nueva crisis del coronavirus, que incluye confusión y miedo, parece estar exacerbando los mensajes antivacunas, de acuerdo con varios trabajos que han evaluado los niveles de aceptación de estas y la información que circula en internet.

Uno de ellos es un estudio publicado en abril por la Universidad de Cornell (EE.UU.), el cual reveló un aumento entre febrero y julio en el número de enlaces que comparten en distintas redes sociales los grupos antivacunas que discuten sobre el covid-19.

Neil Johnson, físico de la Universidad de George Washington (EE.UU.) que ha estado estudiando las técnicas de estos activistas, dijo en mayo durante una entrevista con un medio de EE.UU., que 'para muchos de estos grupos, ahora todo gira en torno al covid-19'.

También comentó que se trata de sectores pequeños, pero con una estrategia de comunicación eficaz y de gran alcance.

A finales de mayo, Facebook y YouTube eliminaron un video en el cual Judy Mikovits, una activista antivacunas estadounidense, hizo afirmaciones sin fundamento médico relacionadas con la pandemia de coronavirus.

En el video, Mikovits describió al virus como una 'conspiración' creada por personas que intentan beneficiarse de las vacunas y plantea preocupaciones sobre las mismas.

Por otro lado, un informe publicado a inicios de julio por el Center for Countering Digital Hate (CCDH), de Londres, arrojó que el número de seguidores de cuentas antivacunas en Estados Unidos y Reino Unido ha crecido en 7,7 millones desde el inicio de la pandemia.

De acuerdo con el documento, estos perfiles publican teorías conspirativas, como, por ejemplo, que Bill Gates es el creador del coronavirus y que los ensayos de vacunas contra el virus ya han provocado casos de infertilidad en mujeres.

Además, el científico y pediatra estadounidense Peter Hotez, conocido por ser un defensor de la vacunación, dijo en julio al Huffington Post que los grupos antivacunas descubrieron cómo agruparse y se han reactivado.

'En cierto modo, y me duele decirlo, se han avivado y han ganado mucha fuerza', comentó el médico.

María Elena Santolaya, infectóloga y académica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, comenta: 'Es cierto, sabemos que hay países donde estos grupos han ido creciendo recientemente, pero en una sociedad civil que está cada vez más empoderada respecto de lo que dice, es esperable la situación'.

Y añade: 'Hay que recordar, eso sí, que todavía son un porcentaje mínimo y tener claro que las vacunas han salvado millones de vidas en la historia de la medicina y son la medida de salud pública que más ha impactado en el mundo después del agua potable'.

Problema que crece

El problema actual es que el grupo que no las usaría contra el covid-19 parece estar creciendo, al menos en Alemania.

En ese país, que ha sido siempre un importante foco de antivacunas, el porcentaje de personas que apoya la vacuna contra el coronavirus ha ido descendiendo desde el 79% en abril hasta el 63% en julio, según encuestas realizadas por la Universidad de Erfurt y el Instituto Robert Koch.

En Estados Unidos también hay un amplio porcentaje de la población que se opone a ella.

A finales de mayo, una encuesta de The Associated Press reveló que solo la mitad de los estadounidenses están dispuestos a ponerse la futura vacuna contra el coronavirus, mientras que un 20% la rechazaría categóricamente.

Por otro lado, casi uno de cada tres británicos podría negarse a vacunarse contra el coronavirus, según una encuesta realizada por la empresa YouGov.

En ella se muestra cómo el 6% de los participantes se negaría con total seguridad a vacunarse, un 10% 'probablemente' no se vacunaría y un 15% no estaba seguro todavía.

La complejidad de esto es que ya se ha indicado que la llamada inmunidad de rebaño se conseguiría con al menos entre un 60% y 70% de la población vacunada, un objetivo que peligra ante el mensaje antivacunas.

María Luz Endeiza, infectóloga y académica de la Facultad de Medicina de la Universidad de los Andes, asegura que la investigación ya ha indicado que cuando una enfermedad está en su peak, casi todo el mundo apoya la solución, pero cuando esta empieza a bajar, se crean dudas en torno a ella.

Algo que, dice, podría estar detrás del resurgimiento del movimiento antivacunas. 'Cuando las personas tienen la sensación de que la enfermedad ya es menos frecuente, como podría estar pasando ahora, podrían empezar a tener dudas sobre la vacuna', dice Endeiza.

Y agrega: 'Sin duda, es algo que los médicos, la sociedad científica y los ministerios debemos combatir'.

Recuadro
- Educación y presencia de líderes

Los médicos creen superar el rechazo a las vacunas y la desconfianza hacia a ellas pasa, principalmente, por educar. 'Creo que nosotros como especialistas tenemos responsabilidad de mostrar los beneficios que tienen las vacunas y ese mensaje hay que llevarlo sistemáticamente a niños y adultos', dice la doctora Santolaya. Pero también se debe involucrar a líderes de opinión, como famosos y políticos, coinciden los doctores. 'La solución tiene muchas aristas y una de ellas es que hay que convencer a personas públicas de dar este mensaje a favor de las vacunas, porque se trata de la salud de toda la población', opina Cerda.

- Situación en Chile

Consultados sobre posibles grupos antivacunas en Chile que estén difundiendo información en el contexto de la pandemia de covid-19, los médicos entrevistados aseguran que, en general, se trata de sectores minoritarios con una baja influencia.

'Sabemos que en Chile son muy pocas personas, que probablemente hacen más ruido del efecto que tienen en la población', comenta Jaime Cerda, médico especialista en salud pública y académico de la UC. 'No he escuchado que estos grupos estén hablando del covid-19 en Chile de forma organizada, pero no me extrañaría que surgieran algunas voces debido a la vacuna que estamos esperando y hay que estar atentos a eso', añade.

Los especialistas aseguran que estos colectivos se comunican principalmente a través de redes sociales y en grupos cerrados. 'Yo diría que en nuestro país no han tenido casi influencia, afortunadamente, y eso ha quedado demostrado con el hecho de que las coberturas de vacunación no han bajado tanto, incluso en el contexto de la pandemia', afirma la doctora Endeiza.
Pie de pagina
JANINA MARCANO-