Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2020-09-08
Tipo:   Prensa Escrita
Página(s):   B2
Sección:   Economía y Negocios - La pandemia del coronavirus
Centimetraje:   30x28

Pie de Imagen
En pausa Según cifras de la AFC, ya hay más de 730 mil solicitudes aprobadas de suspensión de contrato de trabajo.

Iniciativa a cargo de los ministerios del Trabajo y de Hacienda:
Gobierno alista anuncio de subsidio al empleo con foco en suspendidos, Pymes y mujeres
El Mercurio
En el Ejecutivo anticipan que lanzamiento podría ser esta semana y que se ha seguido trabajando en la implementación por la vía administrativa. Hacienda ya provisionó US$ 1.507 millones.
No más allá de esta semana. Con ese timing trabajan en el Gobierno para lanzar la esperada propuesta de incentivos a la contratación de trabajadores. El instrumento que servirá para estimular la oferta de trabajo, en medio de una alicaída economía producto de la pandemia, surgió del Acuerdo Covid alcanzado en junio entre el Gobierno, el oficialismo y la oposición.

Ayer la ministra del Trabajo, María José Zaldívar, entregó más señales respecto de la medida. 'Debemos pensar en soluciones múltiples que primero protejan y potencien aquellos puestos de trabajo que no se han destruido; que permitan a los empresarios reincorporar a aquellos que han estado suspendidos por la Ley de Protección del Empleo y, sobre todo, que faciliten poder volver al mundo del trabajo a aquellos que están desempleados.

Para eso estamos estudiando medidas que contemplen la posibilidad de subsidios y que deberían ser anunciadas en los próximos días', afirmó la ministra a 'El Mercurio'. Zaldívar adelantó que una de las principales aristas de la propuesta es asegurar que los más de 730 mil trabajadores con contratos suspendidos no sean finalmente despedidos. También se pondrá foco en otros grupos. 'Debemos tener presente que, por ejemplo, dentro del universo de trabajadores que están protegidos por la Ley de Protección del Empleo, el 95% trabaja en micro, pequeñas y medianas empresas, por lo que debemos buscar los mecanismos para que las empresas puedan retenerlos, ya sea por la vía de subsidios a través de Sence o bono al trabajo. También debemos poner especial énfasis en ayudar a las mujeres, las que han sido las grandes afectadas en esta crisis. Además, pensamos en aportes directos para aquellas empresas que habiendo sufrido bajas considerables en sus ingresos, necesitan el apoyo del Estado para no concretar despidos', precisó.

Diseño y ejecución

En el Ejecutivo han anticipado que uno de los primeros objetivos es incrementar temporalmente la cobertura de los subsidios a la contratación vigentes para jóvenes y mujeres, desde el 40% al 60% más vulnerable. En paralelo, crear un subsidio mensual, también de carácter temporal, para todo trabajador desempleado o suspendido. El subsidio debe ser equivalente a un porcentaje del sueldo mínimo, con un tope de remuneración bruta mensual de 20 UTM. Uno de los escenarios que se ha trabajado es que el aporte a la contratación sea entre un 40% y un 50% del sueldo mínimo. En la actualidad, este alcanza los $320.500, por lo que el aporte estatal podría ascender hasta los $160 mil por trabajador.

Una vez extinguido el subsidio, se establecerá un crédito tributario a la contratación equivalente al 23% del valor de la remuneración de cada nuevo trabajador dependiente. El esquema debe contar con un piso mínimo de meses de contratación y un tope máximo del monto del crédito por contratación. Para impedir que las empresas despidan y contraten a sus trabajadores existentes para acceder al subsidio, antes de la entrada en vigencia del instrumento, las compañías deberían inscribir en un registro la nómina de trabajadores con contrato vigente. Para ello, se evalúa fijar la planilla de empleados en una fecha determinada utilizando datos de la Administradora de Fondos de Cesantía (AFC), para lo cual se debe además establecer un mecanismo que prohíba a las empresas despedir para recontratar con el subsidio. Si el subsidio aplica en su variante de retención de trabajadores, se estudia fijar restricciones o prohibiciones al despido por un período de 3 o 6 meses a partir del mes siguiente del último mes en que se recibe el aporte.

El diseño sobre el que se trabaja apunta a que los subsidios no requieran proyectos de ley, sino que sean implementados mediante decretos que permitan transferencias directas a Sence, tanto para potenciar nuevas contrataciones como para sostener a los trabajadores que regresen a sus labores luego de la suspensión de contratos. La semana pasada la Dirección de Presupuestos (Dipres) envió un oficio a la comisión de Hacienda del Senado, en el que se sinceró que ya hay comprometidos US$ 1.507 millones con cargo al Fondo Covid para financiar medidas para mantener e incentivar la contratación. Patricio Rojas, de Rojas y Asociados, estima que la implementación rápida de la medida podría ayudar a impulsar una mayor recuperación del crecimiento hacia fin de año. 'En el último trimestre vamos a ver un crecimiento muy cercano a cero y si es levemente positivo, va a depender del impacto de las políticas, como es cuando se inicie el plan de subsidios', dice. El economista senior de LyD, Tomás Flores, ve un impacto de los subsidios en la actividad hacia el primer trimestre de 2021.

Recuadro
Oposición plantea propuestas al Gobierno para destrabar reajuste del salario mínimo. Proyecto se vota hoy en la sala de la Cámara de Diputados

Ad portas de que el proyecto sea votado hoy por la Sala de la Cámara de Diputados, la comisión de Hacienda analizó ayer los alcances del proyecto de ley que reajusta el monto del ingreso mínimo mensual en 0,4%, así como la asignación familiar y maternal, y el subsidio familiar. Si bien la iniciativa fue rechazada en su idea de legislar la semana pasada por la comisión de Trabajo, por considerar insuficiente el monto, el texto fue igualmente derivado a su par de Hacienda por acuerdo de los comités parlamentarios, dado el carácter de discusión inmediata con que cuenta el mensaje del Ejecutivo, la cual tomó conocimiento de la incidencia presupuestaria de la norma.

La propuesta del Gobierno para el período septiembre 2020 – septiembre 2021 considera una variación nominal de 0,4% y de 0% real. Así, se plantea en el proyecto un reajuste del actual monto del ingreso ($320.500 pesos) a $322 mil pesos y un reajuste a partir del 31 de marzo de 2021, del 100% del IPC que se experimente de septiembre de 2020 a febrero de 2021. En la instancia expuso el ministro de Hacienda, Ignacio Briones, quien recalcó que para este debate debe tenerse presente que se está 'frente a una coyuntura tremendamente dramática'.

Al respecto, señaló que lo que ha propuesto el Ejecutivo es un reajuste que mantiene el poder de compra, a la espera de la discusión de un próximo incremento en un año más. Los parlamentarios de oposición plantearon fórmulas al Gobierno para destrabar el debate. El diputado José Miguel Ortiz (DC) propuso considerar un reajuste efectivo en enero de 2021, cuando la economía esté más recuperada; su par Giorgio Jackson (RD) planteó focalizar un mayor incremento en las pymes; y el diputado Marcelo Schilling (PS) sugirió aumentar el monto del Ingreso Mínimo Garantizado. El ministro Briones se abrió a seguir conversando con los parlamentarios y a evaluar sus propuestas. Una de las alternativas que hay es que el Ejecutivo hoy en la Sala ingrese indicaciones o lo haga durante el segundo trámite en el Senado.



"Estamos estudiando medidas que contemplen la posibilidad de subsidios y que deberían ser anunciadas en los próximos días'.

María José Zaldívar Ministra del Trabajo

"Tal vez puede haber un mayor foco en sectores donde la destrucción de empleos fue mayor como restaurantes y hoteles'.

Tomás Flores Exsubsecretario de Economía

"(Recuperación más rápida) va a depender del impacto de las políticas, como es cuando se inicie el plan de subsidios a la contratación'.

Patricio Rojas Economista
Pie de pagina
Juan Pablo Palacios -