Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2020-09-28
Tipo:   Prensa Escrita
Página(s):   C5
Sección:   Nacional
Centimetraje:   38x28

Pie de Imagen
ANTOFAGASTA Desde el sector norte al sur de la ciudad nortina proliferan las carpas y 'rucos' de migrantes ilegales o personas en situación de calle. En la imagen, el Balneario Municipal.

IQUIQUE Las carpas se han instalado desde el Paseo Balmaceda, en la zona céntrica del puerto, hacia la costa norte. El aumento sostenido de campamentos en las playas, se explica porque durante la pandemia han llegado inmigrantes ilegales y no tienen donde quedarse. Además, han quedado atrapados por la extensa cuarentena que enfrenta la capital regional.
En zonas urbanas de Arica, Iquique y Antofagasta resultan habituales:
Pandemia visibiliza alta incidencia de carpas y “rucos” en el borde costero de la zona norte
El Mercurio
Migrantes se han sumado a los grupos de personas en situación de calle que se instalan en las plazas a la espera del término de las cuarentenas en esas ciudades.


El aumento de los inmigrantes ilegales, que han quedado varados por el cierre de fronteras, la pérdida de sus trabajo informales y las prolongadas cuarentenas —además de las personas en situación de calle— han determinado el sostenido aumento de carpas y 'rucos' (precarias viviendas) a lo largo del litoral del Norte Grande.

El buen clima costero ayuda a las personas a permanecer en la costa por largo tiempo, en donde también buscan pescados y mariscos para alimentarse. Y pese a los amplios operativos impulsados por las autoridades locales, cada día es más difícil que salgan de esas zonas. En paralelo, las autoridades locales evalúan reabrir las playas una vez superada la pandemia, y estos asentamientos se convierten en un obstáculo para el turismo local.

En la Región de Tarapacá, la seremi de Desarrollo Social, Katherine Aliaga, reconoció que entre las áreas de mayor concentración se encuentran sectores como Caleta Riquelme, en la zona céntrica de Iquique. 'Durante el invierno aumentan (los asentamientos) por las condiciones que tiene nuestra región, por el clima. Somos una región fronteriza y dada la actual pandemia hoy es mucho más visible que en años anteriores'. Alfredo Núñez, vocero de la comunidad venezolana en Iquique, explica que muchas familias han cruzado la frontera —de manera ilegal— con destino a Santiago, pero al verse impedidos de salir de la ciudad por la cuarentena, han terminado en la calle y luego en la playa. 'Si bien la mayoría logra arrendar una habitación, a otros no les da el presupuesto y se quedan en la playa. En el norte el clima no es tan frío como en la zona central de Chile y por eso pueden pernoctar en estos sectores', explicó. Núñez agrega que 'si bien nosotros no lo compartimos, lo hacen por necesidad'.

De acuerdo a datos del Registro Social de Hogares del Ministerio de Desarrollo Social, hasta agosto se registraban 15.768 personas en situación de calle en el país. En tanto, no existe una cifra para establecer cuántos migrantes están en los campamentos costeros.

La gobernadora provincial de Antofagasta, Katherine López, reconoció un aumento de estos asentamientos. 'Debido a la pandemia muchos de estos ‘rucos' comenzaron a proliferar. Hemos iniciado un trabajo junto a distintas organizaciones y entidades pertinentes para abordar este tema', dijo. Según López una de las medidas adoptadas consiste en un catastro para determinar la cantidad de personas en situación de calle en la región con el fin de identificarlos y proporcionarles ayuda.

En el sector sur de Antofagasta, el argentino Roberto Coria (61) habita una precaria vivienda frente al mar, junto a otros cinco compatriotas y dos chilenos. 'De vez en cuando nos traen ayuda. Muchos hacen malabarismos, otros limpian vidrios de autos o venden ‘cachureos', dice el oriundo de San Juan, Argentina, para quien el 80% de los habitantes en situación de calle en la ciudad corresponden a nacionales y el resto a extranjeros.

'El Mercurio' solicitó información a la Armada respecto de estos campamentos costeros, pero la institución optó por no referirse a esta contingencia.

Más al norte, en la Región de Arica y Parinacota, la gobernadora provincial de Arica, Mirtha Arancibia, informó que durante la actual pandemia la mayor cantidad de personas registradas como habitantes de 'rucos' en las playas se produjo en abril, con un total de 76 personas en situación de calle.

A partir de esa fecha se inició una baja progresiva y la autoridad explicó que en su mayoría corresponden a chilenos, además de extranjeros ilegales, quienes se instalan habitualmente en cinco playas de la ciudad: Las Machas, Chinchorro, El Laucho, La Lisera y Arenillas Negras.

Recuadro
Quienes se queden en la calle o la playa lo hacen por necesidad. Chile es un país seguro y en Venezuela te asaltan si haces eso'.

ALFREDO NÚÑEZ

Vocero de la comunidad venezolana en Iquique

Existía un catastro, pero a medida que ha avanzado la pandemia ha aumentado la cantidad de personas que están en esa situación'.

KATHERINE LÓPEZ

Gobernadora Provincia de Antofagasta.
Pie de pagina
Claudio Cerda, Davied Jaime y Mario Rojas. -