Nex Prensa Electronico
Pais:   Chile
Fecha:   2020-12-03
Tipo:   Internet
Sección:   Portada
URL:   Link
Autor:   Por Yessenia Márquez Con información de Nicole Martínez.
Bachelet y pandemia covid-19: Los gobiernos no pueden hacer promesas que no pueden cumplir
Biobiochile.cl
La expresidenta y actual alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, abordó el manejo que están dando los países en relación al covid-19. Sus declaraciones las realizó en un evento organizado por la Universidad de Chile en el lanzamiento del paper “Gobernanza y protección de derechos civiles y políticos en contexto de pandemia covid-19”. En la instancia, la ex mandataria indicó que uno de los problemas que se han visto en el manejo de la pandemia, es que a través de las medidas, se han restringido libertades. Estas, en algunas ocasiones, se han utilizado como excusa para restringir la participación social, la libertad de expresión y la libertad de prensa, lo que a su juicio es un tremendo error. De acuerdo a la alta comisionada de la ONU, para salir adelante en esta crisis, se requiere gente participando, informada y que confíe en sus autoridades, para que puedan cumplir las medidas que distintos Gobiernos puedan dar en medio de esta emergencia sanitaria, lo que a su juicio a ocurrido en países como Nueva Zelanda. “Los gobiernos y autoridades no pueden hacer promesas que saben no pueden cumplir“, indicó Bachelet. En la oportunidad, añadió que “vamos a cumplir un año de esta crisis y estamos más consientes que nunca de los impactos trágicos que ha traído. 1,4 millones de vidas perdidas y la devastadora destrucción de medios de subsistencia“. “América Latina es una de las regiones más desiguales del mundo, con altos niveles de pobreza y limitado disfrute de los derechos económicos, sociales y culturales”, detalló la ex presidenta, afirmando que “una respuesta efectiva a la pandemia tendrá que ser una basada en los Derechos Humanos“. Así, agregó que hay que pensar en las acciones de protección de los trabajadores de la salud “en la primera línea”, junto a la trasparencia para fomentar la confianza en la población.