Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2020-12-09
Tipo:   Prensa Escrita
Página(s):   14
Sección:   Opinión - Conexión A China
Centimetraje:   31x9
50 años: del comercio a las inversiones
El Diario Financiero
Se dice que toda política china tiene como duración unos 50 años, lo que justamente coincide con el aniversario del inicio de nuestras relaciones diplomáticas con el gigante asiático. En la cultura china, lo que proyectan hoy entregará beneficios a sus nietos, entonces, ¿qué pasará en las próximas cinco décadas? El hito que cumplimos este mes nos pone una meta: proyectar cómo será el próximo medio siglo de relaciones bilaterales con el principal socio comercial, y ahora primer inversionista exterior en Chile.

La relación comenzó con el comercio de productos y servicios. Importaciones desde China han caracterizado nuestros negocios internacionales, un sinfín de productos se confeccionan allá, considerada como la fábrica del mucho por muchos años. Por contrapartida, sobre todo estos últimos años, el consumidor chino ha gozado de nuestros productos, especialmente agroalimentarios, y de nuestra gran minería y cobre, más aún luego del TLC que rige desde 2006.

Ello dio paso a las inversiones, que se han incrementado desde 2017. El Convenio para Evitar la Doble Tributación Internacional fue clave para esto, ya que permitió operaciones transfronterizas más eficientes de inversión, y con menores costos tributarios. La reciente inversión de casi US$ 3.000 millones de la estatal china State Grid Corporation en la eléctrica CGE ha sido muy destacada.

Sin embargo, ha habido una polarización de puntos de vista sobre la relación entre Chile y China. Hemos escuchado expresiones que van desde que 'los chinos nos quieren invadir', a que seremos una nueva Australia, sufriendo bloqueos y represalias si no seguimos la política de Beijing. Lo cierto es que los números no mienten: nuestra dependencia respecto de China se ha acrecentado, y muchas de las dudas y cuestionamientos pueden deberse al desconocimiento de la cultura y la forma de hacer negocios del gigante, que incomodan a muchos chilenos.

Debemos preguntarnos qué pasará con nuestros exportadores y emprendedores en el futuro, porque se sigue proyectando una gran exportación de bienes y servicios a China, y por muchos años. Mal que mal, más del 30% de las exportaciones chilenas tienen tal destino, y nuestras compañías y emprendimientos seguirán pensando en hacer negocios con China. Irremediablemente, por tanto, deberemos contar con una política y estrategia para construir los 50 años que vienen, en un siglo de cambios acelerados.

Por supuesto que habrá más socios comerciales, pero la relación con China continuará, más estrecha y más compleja, con consecuencias para nuestros nietos y biznietos, chinos como chilenos. Es tiempo de proyectar los próximos cinco decenios y de imaginar dónde estaremos cuando se cumpla un siglo de relaciones entre nuestros países, en orillas opuestas del Pacífico.

Recuadro
'Irremediablemente, deberemos contar con una política y una estrategia para construir los 50 años que vienen de relación con China, en un siglo de cambios acelerados'.
Pie de pagina
MAURICIO BENÍTEZ CÓRDOVA DIRECTOR INTERNATIONAL BDO, PROFESOR TITULAR USACH-