Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2020-12-11
Tipo:   Prensa Escrita
Página(s):   B7
Sección:   Economía y Negocios
Centimetraje:   24x27

Pie de Imagen
Google tiene un data center en la comuna de Quilicura, y obtuvo aprobación ambiental para levantar un segundo activo.
Tras iniciativas de Microsoft, OData, Ascenty, y otros:
Chile sigue sumando data centers con proyectos sobre los US$ 1.500 millones
El Mercurio
Además de almacenar datos, esta infraestructura permite analizarlos y reducir costos para el usuario al 'migrar' procesos a la nube de información, entre otras ventajas.
Chile continúa elevando su posición como polo de data centers en la región. Así lo refleja la entrada de nuevos proyectos para levantar este tipo de infraestructura: solo este mes, Microsoft anunció el despliegue de una red de centro de datos en el país, que involucraría una inversión por US$ 500 millones, según el Gobierno –aunque la empresa declinó confirmar el monto-. En paralelo, ingresó al Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) un proyecto denominado 'Parque tecnológico', que mediante una inversión de US$ 300 millones instalará un data center e infraestructura complementaria en la comuna de Colina.

Esta última iniciativa será levantada por Inversiones Navarino Spa, sociedad que explicó que el activo quedará en manos de un tercero, aunque declinó revelar su identidad. La apuesta por estas infraestructuras tecnológicas no es al azar. Claro Chile -firma que opera uno de estos centros de datos en Colina- explicó que además de almacenar y distribuir información, los data center permiten 'aplicar análisis y conocimiento' sobre la data y una 'reducción de costos' para el cliente al permitirle migrar procesos, datos y tecnología a la 'nube'. 'Los clientes pueden generar ahorro en su operación del orden del 20%', relató esta empresa, destacando también la seguridad que provee esta infraestructura ante ataques de terceros, desastres naturales, incendios o cortes eléctricos (pues tienen suministro autónomo de emergencia).

A las citadas inversiones, se han sumado otros ambiciosos proyectos en 2020. En septiembre, Huawei anunció un segundo data center en Chile que, en conjunto con el primero que instalaron en el país, representan una inversión de US$ 100 millones. La brasileña OData ingresó ese mismo mes al Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) una iniciativa en la comuna de Lampa por US$ 217 millones. Dos meses antes, lo hizo con otro data center, por US$ 271 millones. Asimismo, ante el regulador ambiental presentaron proyectos de centros de datos el grupo GTD y Ascenty –otro importante operador en Brasil- que en conjunto representan inversiones por US$ 140 millones. Google, en tanto, recibió en febrero autorización del SEA para un nuevo data center por US$ 200 millones. Mismo mes en que Sonda anunció un nuevo activo por US$ 45 millones. Según un catastro del Gobierno publicado por 'El Mercurio', a octubre de 2019 existían once proyectos de data center y fibra óptica por US$ 1.060 millones.

Recuadro
Alta demanda de servicios digitales, certeza jurídico-económica y conectividad elevan el atractivo del país para nuevas iniciativas

Una amplia lista de características positivas ha generado que Chile haya entrado en el radar de los desarrolladores de data centers para emplazar nuevos proyectos en la región. La subsecretaria de Telecomunicaciones, Pamela Gidi, estimó que los centros de datos —que califica como 'verdaderas cajas de seguridad digital'— seguirán creciendo en el país debido al mayor consumo de videos de alta definición, visualización de streaming o eventos en vivo, mayor uso de redes sociales, entre otros servicios demandados que requieren mayor almacenamiento de datos.

También indicó que el país sobresale a nivel regional por su 'certeza jurídica y económica, además de una amplia red de conectividad'. De hecho, recordó que 'estamos vertebrando digitalmente el país de manera de duplicar los kilómetros de fibra óptica a nivel nacional y que cada punto quede interconectado a nivel local e internacional'. Claro Chile comentó que en su caso, el desplegar infraestructura en territorio nacional 'nos permite estar tecnológicamente más cerca de nuestros clientes, lo que se traduce en mejor conectividad, velocidad y menor latencia'.

Desde CBRE destacaron que 'Chile ha venido experimentando un constante desarrollo en materia de infraestructura, capacidades profesionales y un elevado crecimiento de la demanda por servicios digitales. Estos son factores que hoy ponen al país a la vanguardia en Latinoamérica y lo convierten en una atractiva plataforma para la instalación de data centers'. Eso sí, la consultora inmobiliaria advirtió que estos proyectos presentan grandes desafíos para ser emplazados, pues 'no cualquier suelo es apto' y deben cumplir con la 'ordenanza local', además de otros requisitos que le permitan una permanente operación. CBRE expuso que 'la tramitación de permisos de edificación y/o RCA para este tipo de proyectos es compleja. En general puede variar entre 8 y 12 meses'.
Pie de pagina
Rodrigo Olivares -