Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2021-01-28
Tipo:   Prensa Escrita
Página(s):   6-7
Sección:   Sociedad
Centimetraje:   30x48

Pie de Imagen
-La nueva estrategia de los comerciantes chinos es vender las cajas de cerezas con test de PCR negativo para dar confianza a sus clientes. (Imagen de la red social Weibo)

-Yun-Tso Lee, director del Centro de Estudios en Relaciones Internacionales de la UDD

-Las exportaciones de cerdo en 2019 fueron US$625 millones.
Expertos creen que podría ser una 'señal de advertencia'
La teoría de la represalia china o por qué habría surgido el caso cerezas
La Segunda
El recelo político por las inversiones chinas en Chile y la decisión de construir el cable submarino por Australia y no por ese país, podrían ser interpretados con molestia por el gigante asiático. Signo de eso podría ser que aún no nombra embajador titular.
Los últimos días de enero han sido duros para los exportadores de cerezas. Justo cuando China se apresta a celebrar su año nuevo (12 de febrero) –en que tradicionalmente se consumen millones de kilos de esta fruta–, la alarma en redes sociales por supuestas trazas de covid-19 en algunos empaques empañaron los planes de la industria, que esperaba retornos por US$1.800 millones esta temporada. Ahora la mayoría de los exportadores chilenos hace esfuerzos por vender su producción a un precio razonable ante las sucesivas caídas que generó el menor consumo por esta incertidumbre generalizada.

Dado que hasta ahora solo se trata de rumores en redes sociales –en Weibo y WeChat, las más conocidas, abundan las publicaciones alusivas a las cerezas chilenas–, pero replicadas por el diario Global Times, lo más grave del asunto para los productores chilenos es que la información no ha sido confirmada ni desmentida por el gobierno chino, elevando aún más las suspicacias de los consumidores.

Esto mismo es lo que hace que tomen forma distintas teorías del por qué China no ha dicho palabra alguna.

Osvaldo Rosales, economista y exdirector de Relaciones Económicas de la Cancillería (2000 a 2004), habla de 'leer' una serie de señales que configurarían una suerte de 'represalia' del gobierno chino ante un mayor alineamiento de Chile con la política internacional de Estados Unidos, en medio de la suerte de 'guerra fría' que viven ambas potencias.

'Es una advertencia'

Menciona varios ejemplos: el cable submarino que Chile primero le propuso a China para conectarse con Asia y que ahora se construirá por Australia; el ejercicio militar marítimo internacional Rimpac que organizó Chile en 2018 y al que China no asistió; y lo más reciente, la celebración de los 50 años de relación diplomática entre Chile y China celebrado en diciembre pasado sin un embajador titular presente en el país, y 'cuya ceremonia estuvo lejos de la relevancia que China concede a este tipo de celebraciones'.

Rosales incluso cita una columna suya en El Mercurio de abril de 2019, en la que ya sostenía que un alineamiento muy cercano a EE.UU. suponía riesgos para economías exportadoras de materias primas que también tienen una fuerte relación con China, 'que podría inducir a represalias comerciales directas o indirectas, en nuestro caso, exportaciones de cerezas, salmón, maderas, que podrían verse afectadas'. Los dos primeros productos ya han enfrentado dificultades, advierte.

'Las señales son demasiado evidentes de que es un tema que hay que examinar con mayor detención, pensando cuáles son las mejores alternativas para la inserción comercial, tecnológica y de inversión para una economía pequeña y abierta como la nuestra', concluye.

En línea con Rosales, el abogado Florencio Bernales de Cariola Díez Pérez-Cotapos –estudio que ha asesorado varias inversiones chinas en el país–, plantea que la batahola de críticas hacia las últimas inversiones de empresas estatales chinas, como la compra de CGE por parte de State Grid, son otra señal de que China podría estar viendo una suerte de maltrato.

'Por las características de cómo es China, ellos no te van a decir directamente que están respondiendo a una amenaza o un maltrato, sino que simplemente te van a presentar este tipo de situaciones que tú tendrás que saber leer. Es como un ‘ten cuidado', te lanzan una cosa pequeña como para que tú te aterrices un poco. Es una advertencia', describe.

Rosales agrega que el énfasis que debiese adoptar la Cancillería ahora es evitar alineamientos mayores con uno u otro país, dado que el conflicto entre ambos 'podría acompañarnos por varias décadas', aunque espera que con el gobierno de Joe Biden en EE.UU. se descompriman un poco. (Ver nota de FT en págs. 8 y 9)

¿Qué esperar? No mucho

Lo último que dijo ayer la Cancillería es que continuaban desarrollándose por tercer día las reuniones público-privadas para monitorear la situación de las cerezas en China e informó sobre las gestiones que se han realizado con autoridades de ese país para manifestar la preocupación chilena. Pero hasta ayer no había respuestas concretas ni públicas a esas gestiones. Y muchos no esperan que las haya.

'Como estas acusaciones no han sido por el canal formal, conociendo como actúa la autoridad china, que no salen a desmentir o confirmar algo que ellos no dijeron, no esperaría que el gobierno comentara nada. Me sorprendería si lo hiciera para tranquilizar a los mercados', describe Mauricio Benítez, director internacional Tax & Legal de la consultora BDO.

Esta visión más de 'indiferencia' china también la comparte Yun-Tso Lee, director del Centro de Estudios en Relaciones Internacionales de la UDD. Dice que es poco probable que el Estado chino salga a hablar algo de las cerezas chilenas, 'porque puede ser mal interpretado por los competidores y se puede ver como una especie de competencia desleal, y los estados tienen que ser neutrales (...) Es como si el Estado chileno saliera diciendo que el teléfono Huawei es bueno'.

Por eso se inclina más bien por pensar que esto debe resolverse a nivel de mercado y con la posibilidad futura de buscar a los responsables de las fake news. (ver entrevista)

¿Sería distinto en otro país?

Los expertos creen que no, porque la resolución de conflictos y controversias están reguladas de manera similar en todos los mercados.

'Antiguamente, hace 10 o 20 años, había muchos contrastes entre China y el resto de los países occidentales. De hecho el sistema de solución de controversias, era muy propio, muy local, era de no conversar con sistemas internacionales de arbitraje. Hoy las cosas han evolucionado y el sistema judicial es muy similar, con procesos más o menos semejantes', describe Benítez. Dice que para solucionar conflictos entre inversionistas es muy común establecer con anticipación los arbitrajes y, en caso de escalamiento, entra a operar el sistema judicial.

Rosales tampoco ve muchas diferencias entre cómo lidiar frente a un conflicto o controversia con China respecto de otros países frente a un caso sanitario como este. 'Es complejo en cualquier país, pues entran a tallar los ministerios de Salud y Agricultura y en un caso de pandemia, prima el principio precautorio. Si efectivamente se comprobase contagio vía estas cerezas, parece natural suspender esas importaciones. Ahora, claro, aquí la fuerza de la prueba radica en las autoridades chinas que deberían demostrar que ello fue así en cerezas chilenas y si no fue así, deberían informar a la población sobre la inocuidad de las cerezas chilenas', opina.

Por ahora, el lío de las cerezas no ha escalado a un nivel de conflicto o controversia oficial, pero todos los expertos llaman a estar atentos, considerando que China ya ha bloqueado otros productos por trazas de covid, como los camarones de Ecuador, carnes de Brasil, leche en polvo de Nueva Zelanda y sueros para producir helados de Ucrania.

Anoche en todo caso, la Televisión Nacional de China (CCTV) publicó un reportaje con expertos que sostenían que no estaba demostrado el contagio de covid por frutas y que bastaba lavarla antes de comer. 'Eso va a calmar a los consumidores', piensa Yun-Tso Lee. Los exportadores chilenos también activaron una serie de inversiones publicitarias, que incluyen a influencers promocionando la fruta en redes sociales, donde todo partió.

Recuadro
>>'Las señales son demasiado evidentes de que es un tema que hay que examinar con mayor detención'
Osvaldo Rosales, consultor en temas de economía internacional

>>"Es como un len cuidado', te lanzan una cosa pequeña como para que tú te aterrices un poco. Es una advertencia"
Florencio Bernales, socio de Cariola, Díez Pérez-Cotapos

>>"Como estas acusaciones no han sido por el canal formal, conociendo como actúa China, no esperaría que el gobierno comentara nada"
Mauricio Benítez, director internacional de BDO

>>Exportadores de cerdo no creen que les ocurra lo mismo

Otro de los sectores que destaca como exportador a China es el de las carnes blancas. Entre cerdo, pollo y pavo se envían al exterior poco más de US$1.000 millones anuales. Sólo el cerdo explicó US$625 millones en 2019 y prácticamente la mitad se va al gigante asiático. Por eso, algunos lo mencionan como otro de los sectores que podría enfrentar dificultades, aunque al interior del gremio ChileCarne –que agrupa a productores como Agrosuper, AASA y Coexca– no lo ven así.

Explican que la industria ha trabajado por años en mejorar sus estándares de sanidad, inocuidad y bioseguridad, lo que en esta pasada les da más garantías. Mencionan, por ejemplo, que la industria utiliza mascarillas desde antes y la mayoría de las medidas adoptadas por la pandemia fueron en el exterior de las plantas, en el traslado de trabajadores o la desinfección de los contenedores en que va la carne. Todo auditado desde China.

Cuentan que los acuerdos previos establecen que de descubrir alguna traza de covid-19, recién a la cuarta vez se decreta el cierre de la planta específica, no de los envíos totales.

>>'Ningún Estado puede actuar en base a fake news'

–¿Cómo ha visto lo que está pasando con las cerezas en China?

–La gente está con mucho temor. En las redes sociales como Weibo y Wechat hay muchos comentarios acerca de este caso, gente que dice que ya compró una caja y pregunta si se las come o las bota a la basura.

–¿Le llama la atención la inacción del gobierno chino en no salir a decir nada del tema?

–Lo más curioso es que todo el tema se ha levantado por vías no oficiales. El Estado no ha emitido ningún informe, todo es a través de redes sociales y eso nos invita a una gran reflexión sobre el impacto de este tipo de comunicación. No me cabe duda que posterior a la epidemia vendrán acciones legales para saber quién lanzó esta noticia. En China las fake news están penadas por ley, con cárcel efectiva que puede partir en los dos o tres meses, y la persona que replica también se considera cómplice. Si quisiera pensar en forma negativa, no es descabellado pensar que esto perfectamente podría ser una acción de una competencia que quiere desacreditar a las cerezas chilenas.

–¿El gobierno chileno podría hacer algo más a nivel diplomático?

–Oficialmente no hay mucho qué hacer, porque el Estado chino está para cuando hay problemas, no para certificar que tal producto tenga o no covid-19. Los estados de ambos países tienen las manos atadas.

–Entonces, ¿cualquier acción desde Chile no sería relevante?

–No tendrían mayor importancia, porque el Estado chino no ha comunicado ni tomado medidas de resguardo contra las cerezas chilenas, ni para las que están viajando en altamar. Ningún estado puede actuar en base a fake news. Este es un tema puntual y como en China hay 1.400 millones de personas, algunos tendrán miedo y otros seguirán comiendo las cerezas porque es un producto atractivo.

–Entonces hay que dejar todo en manos del mercado...

–La baja de precio de las cerezas empezó antes de la supuesta contaminación con covid-19, por incertidumbre de qué iba a pasar ante esta amenaza de nuevos casos. Hace poco un médico muy famoso en China, Zhong Nanshan, llamó a la gente a no viajar en el año nuevo chino. Ese llamado es muy potente y puede afectar aun más la demanda y el precio de las cerezas. A pesar de toda la baja que pueda haber, los exportadores no pueden llorar porque los precios a los que se venden dan un margen de utilidad y de acción bastante grande. Una caja de 5 kilos puede llegar a costar hasta $50 mil.
Pie de pagina
Por Cristian Rivas N. --