Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2021-02-03
Tipo:   Prensa Escrita
Página(s):   22
Sección:   DF LAB - Transformación digital
Centimetraje:   30x22
La estrategia de transformación digital “front-back” de la Tesorería que apunta a más eficiencia y seguridad
El Diario Financiero
Se basa en una estructura híbrida con cargas de trabajo en la nube y otras en sus servidores, que busca -según la entidadlograr una mayor interoperabilidad y colaboración para procesos más ágiles.
Por años, la Tesorería General de la República (TGR) basó su operación en procesos manuales y 'mucho Excel', pero desde 2018 trabaja en una estrategia de transformación digital 'front-back' que -se afirma- le ha permitido alcanzar importantes niveles de integración y automatización. En el 'front' están todos los servicios web y de interoperabilidad que brindan a personas naturales, instituciones públicas y empresas, donde aparece el blockchain, la automatización y estandarización de servicios, y la externalización de cargas de trabajo en la nube para enfrentar peaks operacionales.

En el 'back' se encuentran todas las herramientas de colaboración que utilizan en la relación con sus colaboradores, donde aparece G Suite -software de escritorio para crear documentos de texto, hojas de cálculo o presentaciones en línea en la nube- y otras tecnologías para mejorar la experiencia del usuario, mantener cuidados de ciberseguridad y fortalecer la capacidad de innovar de los funcionarios. 'La idea es tener procesos ágiles, eficientes y seguros', dice la tesorera general de la República, Ximena Hernández. 'Necesitamos una estructura más robusta y económica que nos permita ser flexibles', añade la directiva, quien apunta, sobre todo, a peaks de trabajo como la operación renta y la entrega de bonos.

Estructura híbrida

Hernández cuenta que hace un par de años sus servidores estaban preparados sólo para cierta cantidad de operaciones, e invertir en más fierros o mayor capacidad para respaldar información 'nos salía cerca de $80 millones, lo que era riesgoso e ineficiente porque no ocupábamos más del 30% de la capacidad extra invertida', explica. Trabajaban con una lógica de renovación tecnológica cada cuatro años, donde además del presupuesto de operación y financiamiento de proyectos -cerca de US$ 4 mil millones para 2021-, debían pedir recursos extra por cerca de US$ 34 millones para comprar nuevos servidores y actualizar sus tecnologías.

Pero, a partir de 2019, cambiaron esa lógica, incorporando servicios en la nube de Amazon Web Services (AWS) para externalizar cargas de trabajo. 'Hemos utilizado menos de un 25% de los recursos que solíamos pedir para renovar el equipamiento tecnológico', dice el jefe de la división de Tecnologías de la Información (TI) de la TGR, Cristián Céspedes. Así, optaron por tener una estructura híbrida con cargas de trabajo en la nube y otras en sus propios data center. A la alianza con AWS sumaron los servicios cloud de Google. Con ambos partners, 'hemos podido mejorar nuestro up-time (tiempo en línea) y tener servidores distribuidos por todo el mundo para mejorar la latencia.

Para los peaks operacionales las herramientas de nube aumentan la capacidad automáticamente y nos cobran un extra sólo por el tiempo que necesitemos atender a una mayor demanda', explica Céspedes, con lo que -destaca- disminuyen costos y aumentan la eficiencia. No obstante, señala que hay información que, por temas de seguridad, latencia o sistemas ligados que no pueden irse a la nube, deben mantenerse físicamente en sus data centers. Con cargas laborales en la nube pudieron adoptar correctamente el teletrabajo en tiempos de pandemia. Sin embargo, debieron preocuparse de dotar a sus colaboradores de herramientas que garantizaran la ciberseguridad, 'ya que la digitalización muchas veces significa la entrada de nuevos riesgos operacionales', dice la tesorera, mientras cuenta que habilitaron cerca de 800 escritorios cloud a través de AWS para que los trabajadores se conectaran a un entorno virtual protegido que no tenía contacto con su computador local, reduciendo los riesgos.

Recuadro
Automatizar la recaudación y estandarizar los servicios

La Tesorería actualmente brinda servicios de back office a 34 instituciones públicas, actuando tanto como recaudadores como pagadores. 'Tenemos acuerdos prácticamente con toda la banca, Transbank e incluso PayPal para transacciones internacionales, por lo que todos los servicios se inclinan por nosotros para que seamos su ‘botón de pago’', dice el jefe de TI, Cristián Céspedes, quien añade que también pagan a los proveedores del Estado en representación de otras organizaciones.

En esa línea, continúan desarrollando un proceso para automatizar la recaudación y estandarizar servicios, ya que en el pasado cada integración de los cobros de un nuevo servicio público era un proyecto autónomo que tomaba alrededor de seis meses. Con la inclusión de tecnologías para la automatización y estandarización, dicho procedimiento se ha reducido a una semana. 'Hemos pilotado tecnología blockchain en un laboratorio para las transacciones y conciliaciones bancarias', adelanta.


XIMENA HERNÁNDEZ TESORERA GENERAL DE LA REPÚBLICA

'La idea es tener procesos ágiles, eficientes y seguros (...). Necesitamos una estructura más robusta y económica que nos permita ser flexibles'


34 INSTITUCIONES PÚBLICAS RECIBEN SERVICIOS DE BACK OFFICE DE LA TESORERÍA
Pie de pagina
ÁLVARO VERGARA--