Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2021-07-29
Tipo:   Prensa Escrita
Página(s):   D1
Sección:   Innovación
Centimetraje:   37x28
Ocho organizaciones, la mayoría emprendimientos tecnológicos, relatan su experiencia:
Empresas innovan con beneficios laborales para subir productividad, pero admitenque no son aplicables a todas las realidades
El Mercurio
Menos horas de trabajo a la semana, días libres mensuales y vacaciones ilimitadas son algunos de los beneficios que startups y firmas locales están implementando, con el objetivo de paliar las dificultades que sus colaboradores han tenido que afrontar a raíz de la implementación del trabajo remoto. Pero, hacerlo implica superar desafíos como seguir operativo con el entorno.
La pandemia trajo consigo cambios en los hábitos laborales y estilos de vida de un gran número de chilenos. La modalidad de trabajo remoto, para muchos, llevó a dificultades de desconexión del trabajo, malestares psicológicos y mayor sedentarismo. En este contexto, algunas organizaciones, sobre todo emprendimientos tecnológicos, vieron en la reducción de la jornada y otros beneficios una forma de apoyar a sus colaboradores y darles mayor tiempo de descanso y esparcimiento.

Es el caso de First Job, startup que conecta estudiantes y jóvenes profesionales con prácticas y primeros trabajos en Latinoamérica. 'Vimos un importante desgaste físico y emocional en quienes trabajan con nosotros. Decidimos cambiar y tener una semana de cuatro días, para darles un día más de descanso y desde ahí generar un apoyo en este tiempo pandémico', dice Mario Mora, CEO y fundador. Así, desde enero sus colaboradores pueden elegir libre el día de la semana que prefieran.

Según Mora, la medida ha sido bien recibida tanto al interior de la firma como en el ámbito externo: 'Mucha gente nos escribe que les interesa trabajar con nosotros por la modalidad de empleo, además aumentamos 63% nuestras ventas el primer semestre, quizás, indirectamente esto tiene que ver con que los colaboradores están siendo más productivos'.

Solo para algunos rubros

Pese a los beneficios, expertos aseguran que la rebaja de jornada no es aplicable para todas las industrias. Bernardita Mena, gerenta general de la consultora Stanton Chase en Chile, afirma que hay rubros en donde esta disminución puede afectar su productividad, pero otros en que las horas de trabajo no son determinantes. 'Si en una empresa que está más ligada a la programación y desarrollo de softwares se reducen las horas de trabajo, pero hay gente súper talentosa, se va a poder hacer un trabajo igual de bueno a que si se hubieran trabajado muchas horas, pero en otros empleos es imposible ser igual de productivo en menos horas'. Aquí, por ejemplo, señala áreas como la salud, hotelería o bancos, ya que las personas no son capaces de mejorar su productividad en menor tiempo.

Camila Espinosa, consultora senior y directora de personas de la consultora Gudcompany, afirma que estas soluciones 'en una primera instancia suenan atractivas y responden al anhelo que todos tenemos de encontrar un mejor equilibrio entre la vida personal y el trabajo. Pero si bien podría tener muchos beneficios, la jornada de cuatro días no es para todos'. Por ejemplo, agrega, en el sector servicios es más difícil hacerlo, dado que, en la mayoría de los casos, la disponibilidad de cara al cliente es una condición necesaria, como ocurre en servicios de la salud, turismo y entretenimiento. Por otro lado, en rubros donde pesa más el cumplimiento de metas y no tanto el estar disponible en un horario determinado, es más factible implementarlo.

'Tampoco es una solución mágica a todos los problemas de las empresas en términos de bienestar. En muchos casos primero es fundamental preguntarse cómo son las condiciones actuales de los trabajadores y cómo estas impactan negativamente a las personas o la productividad. Probablemente, en una organización donde hay brechas en estos aspectos básicos, si lo que se quiere es avanzar, es necesario partir por aquí', concluye.

El legado remoto

La consultora de recursos humanos People & Partners anunció en abril la iniciativa 'viernes libre por siempre', donde todos sus colaboradores quedaron eximidos de trabajar ese día. Según explica su socio director, Danilo Rojic, el teletrabajo demandaba muchas veces un esfuerzo más intenso. La noticia fue muy bien recibida por sus colaboradores, quienes publicaron múltiples comentarios por redes sociales, generando más de una reacción: 'Obviamente, lo que planteamos es disruptivo, nadie puede quedar ajeno a una situación así. Recibimos muchas felicitaciones, pero también hubo gente que no le gustó', y agrega que 'lo hicimos porque en nuestra actividad se puede, pero hay otras empresas que no están dispuestas y eso no es condenable'.

En todo caso, Rojic reconoce que la nueva modalidad no ha estado exenta de dificultades: 'Hemos tenido que hacer ciertos ajustes para organizarnos y trabajar en cuatro días. Adicionalmente, nos han tocado feriados consecutivos y ahí ha sido más difícil porque hemos tenido que terminar el trabajo en tres días'. Además, cuenta que en caso de tener una emergencia un viernes, el encargado del área en cuestión debe estar atento a su e-mail y responder, aunque no suele ocurrir.

En Awake Lab, laboratorio de formación en habilidades tecnológicas, también tomaron la determinación de dejar permanente los viernes libres desde que se vieron obligados a teletrabajar. 'Comenzamos a ver que existía una mayor carga y más ambigua con esta modalidad y nos percatamos que era necesario cambiar y reordenar las cargas', afirma Rodrigo Poblete, CEO y fundador. 'Los resultados de las encuestas internas han demostrado que las personas valoran, sobre todo, el poder contar con mayor tiempo personal para la familia u otros intereses', indica.

Otras soluciones

En KeyClouding, firma que digitaliza procesos de selección de talentos, cuentan que decidieron implementar turnos rotativos para que sus colaboradores tengan dos viernes y dos lunes libres al mes, aunque manteniendo las actividades en funcionamiento toda la semana. Fabiola Escuer, CEO y fundador, dice que entre junio y julio de este año se dieron cuenta que habían trabajado durante tres semanas solo cuatro días a causa de los feriados, entonces al ver que el equipo respondía bien y que las tareas se habían logrado, optaron por dejarlo permanente. 'El único desafío fue mantener la oficina operativa los cinco días, pero con los turnos se resolvió', afirma.

Si bien Escuer reconoce que el ser una empresa tecnológica les facilitó el proceso, no descarta que beneficios así sean replicables en otras empresas. 'La reducción de jornada es más fácil cuando no hay atención a público, pero para el resto de las industrias es cosa de mentalidad y voluntad. De confiar en el equipo, en que serán capaces de adecuar su productividad para terminar el trabajo en cuatro días, porque tampoco la idea es que esos días se trabaje hasta tarde, hay que ser consciente en lo que se establece como beneficio'.

En esta línea, desde Spike, laboratorio de innovación, implementaron tres viernes libres al mes, haciendo un sorteo a principio de este para definir las fechas: 'Si te toca libre se respeta y está todo diseñado para que ese día no trabajes. El sorteo se hace de manera que siempre haya al menos un trabajador por equipo, un ‘teléfono rojo' por así decirlo. Si llegase a pasar algo, esa persona debería resolverlo y en último recurso hablar con quien está libre', dice el CEO y cofundador, Juan Pablo García.

Otra opción es la de Chipax, donde la fintech acortó el horario de salida de los viernes a las 14:30 horas. 'Nuestro mayor miedo era que bajara la productividad, pero no fue así, la verdad es que incluso ha mejorado, porque tenemos un equipo feliz, motivado y descansado', afirma su cofundador Felipe Urzúa. Según él esta solución es replicable, siempre que haya mayor horizontalidad y confianza en el cumplimiento de las tareas de los trabajadores: 'Tiene que venir de la mano con un cambio cultural en la organización, donde los líderes traspasen responsabilidades, empoderen el equipo y exista confianza mutua en el trabajo'.

Vacaciones por productividad

Desde noviembre de 2020 que Fintual le da la posibilidad a sus colaboradores de tomarse siete semanas de vacaciones al año y de decidir cómo y cuándo hacerlo sin importar cuánto tiempo lleven en la empresa. Sara Vásquez, encargada del equipo de personas, explica: 'La forma en que cada uno decide tomarlas es muy variada. Algunos prefieren dividir las semanas y otros tomarlas de corrido. Lo importante es que exista coordinación con el equipo y que cada uno se sienta libre de ajustarlo como más le acomode'. Sobre los retos, dice que el principal es que las personas integren esta flexibilidad como parte de sus rutinas. 'Estamos muy acostumbrados al modelo tradicional, a cumplir con horarios específicos o trabajar bajo presión', indica y agrega que 'más allá de los beneficios, queremos que todos lo pasen bien haciendo su pega'.

Por su parte, Justo, sistema de pedidos en línea para restaurantes, optó por dar días libres ilimitados a sus colaboradores. 'Pueden optar por descansar todo el tiempo que necesiten, siempre que estén en coordinación con sus equipos, por líder de área y que esto no implique un quiebre operacional, los días libres son pagos y se pueden solicitar luego de haber hecho uso de sus vacaciones legales', sostiene el CEO, Nicolás López. Añade que en diciembre probaron con un grupo de 20 personas y al ver que el equipo mantuvo su productividad y realizó sus actividades con una mejor actitud, decidieron extender la medida. 'El beneficio ha aumentado la productividad, ya que hemos podido cumplir con los objetivos en las distintas áreas antes de lo pauteado', sostiene y por eso afirma: 'Es cosa de organizarse y encontrar el mejor modelo para que la calidad de vida de los colaboradores sea más alta y no se pierda la productividad. Un trabajador feliz es más comprometido y genera mejores resultados'.

Recuadro
'La reducción de jornada es más fácil cuando no hay atención a público, pero para el resto de las industrias es cosa de mentalidad y voluntad'.

Fabiola Escuer

Fundadora de KeyClouding.

'Es cosa de organizarse y encontrar el mejor modelo para que la calidad de vida de los colaboradores sea más alta y no se pierda la productividad'.

Nicolás López CEO de Justo.
Pie de pagina
Antonia Di Filippo-