Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2021-09-14
Tipo:   Prensa Escrita
Página(s):   32-33-34
Sección:   VISIÓN GLOBAL
Centimetraje:   28x63

Pie de Imagen
Juan Esteban Musalem, presidente CHICIT.

Mauricio Benítez, abogado y socio internacional BDO - líder China Desk.

Felipe Muñoz, profesor asociado U. de Chile e investigador U. de Fudan, China.

Ciudadanos chinos participaron de la celebración del 100º aniversario de la fundación del Partido Comunista Chino.
CHINA:
EXTENDIENDO SUS BRAZOS EN CHILE
Nueva Minería y Energía
La lista de inversiones del gigante asiático en Chile no se detiene, expandiéndose a distintos sectores relevantes para la economía nacional, como lo son la industria minera, energética e I+D. Pero la magnitud de estos capitales ha despertado distintas críticas. Aquí el análisis.
¡El tiempo en el que el pueblo chino podía ser pisoteado, en el que sufría y era oprimido, ha terminado para siempre!', dijo el presidente de China, Xi Jinping, en un enérgico discurso que dio por la conmemoración de los 100 años del Partido Comunista Chino (PCCh), dirigiéndose a una audiencia de 70.000 personas en la Puerta de Tiananmen, desde donde Mao Zedong proclamó la República Popular en 1949.

Con estas palabras, el mandatario chino relevó el papel que ha jugado el PCCh en el desarrollo del país asiático y su ascenso en el escenario internacional, lo que ha llevado a su consagración como la segunda potencia mundial gracias a su vertiginoso progreso.

Y es que la lista de avances que ha concretado China es extensa. Basta decir que bajo el modelo de 'socialismo con características chinas', tras haber impulsado un programa económico conocido como Reforma y Apertura, hoy el país asiático ha logrado transformarse en el mayor 'mercader' global, además de ser uno de los principales prestamistas e inversores mundiales, particularmente en la llamada Ruta de la Seda.

América Latina, por cierto, no escapa al ámbito de influencia de China. En el último tiempo el gigante asiático ha cobrado protagonismo a este lado del continente, donde, por ejemplo, ha llegado a convertirse en el mayor socio comercial de Chile desde que Santiago inició relaciones diplomáticas con Pekín en 1970, vínculo que alcanzó su máxima expresión en 2006 cuando entró en vigencia el Tratado de Libre Comercio (TLC).

El profesor asociado del Instituto de Estudios Internacionales de la U. de Chile e investigador de la Universidad de Fudan, en China, Felipe Muñoz, destaca el reciente proceso de modernización del TLC y releva que los flujos comerciales ya venían creciendo a ritmos importantes, pero no así los de inversión.

'En los últimos meses hemos visto un mayor acercamiento desde China a Chile para materializar inversión directa, algo que no había sucedido en gran magnitud. Esto responde al interés chino de ingresar al mercado chileno, así como de entender cómo debe participar en el contexto de una economía abierta y con reglas a la inversión, a diferencia de proyectos en otras partes de América Latina que respondían a acercamientos políticos e ideológicos', dice el docente.

INVERSIONES CRECIENTES

De acuerdo con cifras de InvestChile, en el primer semestre de este año el país con mayor número de proyectos en territorio nacional fue precisamente China que elevó en 26% el monto de las iniciativas y en 11% el número, totalizando 30 proyectos avaluados en US$5.646 millones.

En la Cámara Chileno China de Comercio, Industria y Turismo (CHICIT) destacan estos números y afirman que en los últimos tres a cuatro años se ha desplegado una ofensiva de grandes corporaciones chinas, públicas y privadas, que han llegado a instalarse en Chile, con el fin de adquirir activos clave o de extender sus negocios en la región. Para Juan Esteban Musalem, presidente de la entidad gremial, este panorama no resulta sorprendente. 'Responde a una estrategia silenciosa de exploración previa que distintos agentes económicos chinos vinieron desarrollando en años anteriores, y que era posible observar en otras regiones con diferentes grados de intensidad', dice.

Uno de los sectores que ha despertado el interés de China ha sido la industria energética chilena. El hito más reciente fue la compra de CGE por parte de la china State Grid por US$3.000 millones, la mayor operación en al menos un año en nuestro país y que posicionó a la compañía asiática como el actor más importante del sector de distribución eléctrico chileno, con más de la mitad de los clientes.

Otra megaoperación que acaparó la atención de la prensa en 2018 ocurrió en el sector de la minería no metálica cuando la china Tianqi compró el 24% de SQM, en medio del boom por el litio, un insumo clave para la fabricación de vehículos eléctricos.

Pero el apetito inversionista de la potencia oriental también se ha ampliado al área de tecnología e I+D. Hace poco la Universidad Católica, en esta dirección, firmó un acuerdo con la empresa biofarmacéutica china Sinovac Biotech Limitada, con el objetivo de instalar una planta de la firma en suelo chileno para poder elaborar alrededor de 50 millones de vacunas al año, de distintos tipos.

¿CHILE COMO HUB ECONÓMICO EN AMÉRICA LATINA?

Considerando la gran cantidad de inversiones que China ha concretado en Chile, entre otras que tiene en carpeta, cabe preguntarse entonces si el gigante asiático ve a nuestro país como un hub económico o centro de operaciones para desplegarse por el resto de América Latina.

Desde la CHICIT comparten este análisis. Su presidente releva que una de las razones es que Chile se erige como una 'excelente plataforma de negocios, con una infraestructura y sistema legal adecuados, mediante los cuales numerosas empresas pueden ver facilitado su acceso a otros países y mercados de la región'.

Por su parte, el abogado y socio internacional BDO - líder China Desk, Mauricio Benítez, coincide con este punto de vista, destacando que un factor relevante es la estabilidad económica de la que actualmente goza Chile.

Pero una opinión contraria tiene el especialista de la U. de Chile, Felipe Muñoz. El también investigador sostiene que para China, Chile es un actor interesante, sin embargo, aún queda mucho para poder ser visto como un hub económico.

'Debe decantar el proceso constituyente y la estabilidad política y social necesaria para avanzar en esas materias. Otro aspecto importante es que Chile no ha sido capaz de avanzar en su interconexión con otros países de la región. Para ser un hub se requiere de conectividad física, jurídica y legal que permita operar desde un punto las operaciones en otros territorios', enfatiza.

Por otro lado, tras la compra de CGE por parte de State Grid, varios analistas y actores de distintos rubros criticaron la operación, señalando que Chile podría 'ver amenazada su autonomía/soberanía' al permitir la entrada de capitales chinos en gran magnitud en áreas estratégicas para el país, como lo es la energía. Debate suscitado también a propósito de
Aisino, la firma china que apuesta a la licitación de cédulas de identidad y pasaportes chilenos.

Al respecto, Mauricio Benítez plantea que China es un país más, por lo que difícilmente Chile va a 'perder' soberanía en áreas productivas estratégicas. 'La jurisdicción y las leyes se tienen que respetar y el marco jurídico lo establecemos los chilenos', explica. Misma opinión tienen en la CHICIT, quienes argumentan que todo agente del mercado, por grande que sea y cualquiera sea su país de origen, está obligado a acatar las regulaciones existentes, porque de lo contrario se ve expuesto a multas y sanciones.

'No ha sido diferente en el caso de las inversiones chinas. Si existe algún tipo de riesgo, que vaya en perjuicio de los consumidores chilenos, eso es algo que debe ser determinado por las autoridades competentes de cada sector en específico', manifiesta el máximo representante del organismo, Juan Esteban Musalem.

El analista Felipe Muñoz, en tanto, va más allá y afirma que estas críticas develan que existe más un miedo hacia China en particular, es decir, que dichos capitales provengan de este país. 'Chile debe recibir capitales de todas partes para poder dar respuesta a sus necesidades de infraestructura e inversión', agrega.

¿Qué se espera? Desde la CHICIT señalan que el uso del hidrógeno y las fuentes de ERNC son las 'nuevas joyas' que ya están siendo consideradas por numerosas compañías chinas y chilenas.

'Sin ir más lejos, a principios de este año, el gobierno chileno declaró que ya hay unos 40 proyectos relacionados, con el objetivo de aprovechar las excepcionales condiciones para producir y exportar hidrógeno verde. A muchos de esos proyectos debieran sumarse capitales chinos sin excepción', adelanta Juan Esteban Musalem.

Recuadro
- En los últimos tres a cuatro años se ha desplegado una ofensiva de grandes corporaciones chinas, públicas y privadas, que han llegado a instalarse en Chile.

- El uso del hidrógeno y las fuentes de ERNC son las 'nuevas joyas' que ya están siendo consideradas por numerosas compañías chinas y chilenas.
Pie de pagina
Por Daniela Tapia-