Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2021-10-13
Tipo:   Prensa Escrita
Página(s):   8
Sección:   Regional
Centimetraje:   31x20
Familias Unidas reduce 6 veces la probabilidad de consumo de alcohol en adolescentes
El Divisadero
Coyhaique-. Desde 2019 es parte de la oferta programática del Sistema Lazos de la Subsecretaría de Prevención del Delito para prevenir el desarrollo de conductas problemáticas de Niños, Niñas y Adolescentes (NNA) a través del fortalecimiento familiar. La evidencia de su impacto en Chile, fue la premisa que Fundación San Carlos de Maipo quiso evaluar tras la implementación del programa Familias Unidas. En consecuencia, los resultados arrojaron, luego de tres años de terminada la intervención, que disminuye seis veces el número de ocasiones de consumo de alcohol y de tabaco en los últimos 30 días en los adolescentes que participaron del programa, en comparación a quienes no recibieron la intervención. Asimismo, disminuye ocho veces la probabilidad de consumo regular de tabaco y cuatro veces el número de ocasiones de consumo de alcohol en los últimos 90 días. Familias Unidas, cuyo foco está en las habilidades comunicacionales de las familias y consiste de 12 sesiones, 8 grupales y 4 familiares, es un programa creado por la Universidad de Miami hace más de 20 años y adaptado a la realidad chilena desde el 2015 por la Fundación San Carlos de Maipo.

Desde 2019 es parte del Sistema Lazos de la Subsecretaría de Prevención del Delito. A la fecha más de 1.200 familias han recibido el programa. Para la adaptación al contexto nacional, se realizó un estudio que señaló que el 79% de los padres, madres y cuidadores reportó tener una comunicación positiva con sus hijos, luego de haber participado en Familias Unidas. 'Es realmente gratificante ver que Familias Unidas mejoró el funcionamiento familiar y redujo los problemas de conducta juvenil en los jóvenes chilenos y sus familias, de manera muy similar a como lo hizo en los jóvenes hispanos que viven en los Estados Unidos. Estos hallazgos demuestran el impacto positivo que las intervenciones preventivas basadas en la evidencia pueden tener en las familias chilenas y apoya la idea de que intervenciones como Familias Unidas pueden y deben ampliarse en comunidades de Chile y América Latina', señala Guillermo Prado, Ph.D e investigador principal del programa Familias Unidas en la Universidad de Miami.

Por su parte, para Raúl Perry, Gerente de programas de Fundación San Carlos de Maipo, la clave del programa está en el rol protagónico de los padres, madres y cuidadores. 'No olvidemos que el programa Familias Unidas trabaja principalmente con los cuidadores de los adolescentes. En sus 12 semanas, cada una con una sesión de dos horas de trabajo, los cuidadores se transformen en agentes de cambio al incorporar una nueva forma de involucrarse y conversar con sus adolescentes que los acoge y valida. Esto permite que en el largo plazo se reduzcan las probabilidades de consumo de sustancias. Así es como se hace real prevención', sostiene. La evidencia de su impacto Los aspectos que mejoran con el programa son, entre otros, el porcentaje de adolescentes que reportan informar a sus cuidadores sobre su paradero cuando salen, o el porcentaje de efectividad de la disciplina, al comparar a quienes participaron del programa versus quienes no lo hicieron.

'La evaluación arrojó incluso, a dos años de la intervención, que tanto cuidadores como adolescentes reconocen un aumento en la frecuencia en que el adolescente da aviso sobre su paradero, dejando una nota o llamando, cuando no hay adultos en el hogar', explica el Gerente de Programas de Fundación San Carlos de Maipo. Y agrega, 'podemos observar el impacto positivo que genera el programa Familias Unidas en quienes participan. Tal como su nombre lo indica, permite tender puentes de comunicación efectiva en los integrantes de la familia, en especial en aquella etapa de la vida en que se busca una independencia. La modificación que se realiza en la forma de relacionarse permite en evitar el desarrollo de conductas problemáticas en nuestros adolescentes, dando cuenta de la efectividad de este modelo tras solo 12 semanas de ejecución'.

Si estás interesado, más información en: www.fsancarlos.org/familiasunidas