Nex Prensa Escrita
Pais:   Chile
Fecha:   2022-01-12
Tipo:   Prensa Escrita
Página(s):   A6
Sección:   Internacional
Centimetraje:   29x27

Pie de Imagen
La crisis climática desplazó a la pandemia este año como el mayor riesgo para el mundo, siendo el fracaso en la lucha contra este fenómeno la principal preocupación.
Informe anual del Foro Económico Mundial:
Cambio climático, erosión social y enfermedades infecciosas, entre los mayores riesgos para el planeta
El Mercurio
El estudio advierte que el acceso desigual a las vacunas contra el covid-19 está ampliando la brecha entre países ricos y pobres.
Con la pandemia entrando a su tercer año, el mundo se enfrenta a sus peores récords de contagios provocados por la nueva variante Ómicron. Pero la crisis sanitaria toma un segundo plano en comparación con los riesgos a largo plazo que enfrenta el mundo por el cambio climático, según un nuevo informe del Foro Económico Mundial (WEF), publicado ayer en Ginebra, para el que se entrevistó a casi mil expertos de todo el globo sobre los principales riesgos que enfrentará la humanidad en los próximos diez años.

El informe anual de Percepción de Riesgos Globales (GRPS) del WEF señala que entre los tres principales riesgos está el fracaso en la acción climática, los fenómenos meteorológicos extremos y la pérdida de biodiversidad. Le siguen la falta de cohesión social, la crisis del empleo y de medios de vida, las enfermedades infecciosas, la salud mental, la crisis de recursos naturales, la crisis de la deuda y las confrontaciones geoeconómicas.

'Nuestro planeta está ardiendo y tenemos que enfrentar ese problema', advirtió el presidente del WEF, Borge Brende, en una conferencia de presentación del informe. Mientras que el director de riesgos de Zurich Insurance Group, Peter Giger, que colaboró en el documento, subrayó que 'no actuar frente al cambio climático puede reducir el PIB mundial en una sexta parte'.

Sus declaraciones son un indicador de que las preocupaciones mundiales hoy giran en torno a la crisis climática. Según el informe, a largo plazo un 42% de los encuestados temen al fracaso en la lucha contra el cambio climático; un 32%, a los desastres meteorológicos como inundaciones, sequías e incendios; un 27%, a la pérdida de biodiversidad y un 23%, a una crisis de recursos naturales.

Las personas consultadas, además, son abrumadoramente pesimistas sobre el futuro del planeta. '84% de los sondeados dijeron estar preocupados por su futuro, mientras que solo un 4% eran optimistas', dijo al presentar el informe en una rueda de prensa la directora del WEF, Saadia Zahidi.

Otra gran preocupación evidenciada en el reporte es el acceso desigual a las vacunas contra el covid-19 que está ampliando la brecha entre los países ricos y el mundo en desarrollo, amenazando la cooperación necesaria para enfrentar desafíos comunes como el cambio climático. 'Los líderes mundiales deben unirse y adoptar un enfoque coordinado de múltiples partes interesadas para hacer frente a los implacables desafíos mundiales y crear resiliencia antes de la próxima crisis', declaró Zahidi.

Por otro lado, un 26% de los expertos sondeados mantiene la pandemia como uno de los principales factores de riesgo para el mundo a corto plazo, en momentos en que enfrenta una fuerte alza de contagios debido a la variante Ómicron. Además, la crisis sanitaria ha contribuido a la soledad, al aislamiento social, y ello ha sido un factor importante para que aumenten los episodios de ansiedad y depresión en numerosos países.

Asimismo, ha provocado que 51 millones de personas más hayan pasado a la pobreza extrema, una desigualdad social que puede aumentar la polarización social y alimentar tensiones internas y externas, dice el informe, que erosionan la cohesión social en las naciones. Una crisis que afecta severamente a América Latina.

'La desigualdad social ha sido y sigue siendo el talón de Aquiles de América Latina. Es la región más desigual del mundo, un hecho que conlleva enormes implicaciones políticas y económicas. En general, los Estados tienen poca capacidad para atender necesidades básicas, en educación y salud, lo que ha sido manifestado de manera dramática con la pandemia', dice a 'El Mercurio' Michael Shifter, presidente de Diálogo Interamericano, quien agrega que 'en America Latina, además de los desafíos de falta de cohesión social y la crisis de empleo, los altos niveles de polarización y desconfianza dentro y entre naciones son obstáculos fundamentales para lograr avances en materia económica y social'.

Esta desigualdad unida al cambio climático ha incidido en el aumento de la migración, con una cifra récord de 34 millones de desplazados fuera de sus países en 2020, sostiene el informe.

Otro punto que destaca el estudio es la preocupación de los encuestados en torno a la recuperación económica desigual que se pueda dar tras la pandemia y que profundizaría las divisiones dentro de las sociedades. En esa línea, un 19% de los expertos considera que el endeudamiento provocado por la crisis sanitaria en gobiernos, empresas e individuos es un riesgo importante a corto plazo.

Mientras que al final de la lista se queda el alto riesgo mundial ante los ataques con software malicioso y los 'programas de secuestro' (ransomware), que se han multiplicado hasta por cinco en el último año.

Recuadro
Desafíos para América Latina

En América Latina, entre los principales riesgos políticos que enfrentará la región este 2022 está la erosión democrática y el cambio climático, según un informe del Centro de Estudios Internacionales de la Universidad Católica de Chile (CEIUC), que se basó en una encuesta no probabilística a 1.144 personas de toda la región y a 170 expertos.

El Índice de Riesgo Político en América Latina, publicado ayer por el CEIUC, indica que el mayor desafío en materia de gobernabilidad para la región es la erosión democrática a causa de los crecientes episodios de concentración del poder en presidentes populistas y autoritarios. Le sigue el cambio climático, que empeora la escasez hídrica y los desastres naturales, las protestas sociales a causa de las restricciones fiscales, el retiro de ayudas sociales y la falta de capacidad del Estado para proveer servicios públicos de calidad.

Además, el informe pone el foco en la crisis migratoria, que genera mayor informalidad y exacerba las tensiones sociales; las economías ilícitas; la polarización política por mayor uso de redes sociales y la masificación de noticias falsas; la disminución de inversión extranjera debido a la inestabilidad política y la irrelevancia regional, debido a la falta de cooperación e integración entre países latinoamericanos. Por último, destaca el riesgo de los ciberdelitos y el auge de China que genera fricciones con Estados Unidos.
Pie de pagina
Eva Luna Gatica-